La UCR y Carrió buscan acuerdos en todo el país

Una corriente de entusiasmo muy parecida a la euforia recorre por estos días desde el departamento porteño de Elisa Carrió hasta la casa de Gerardo Morales, presidente de la UCR, en San Salvador de Jujuy.
La larga charla con foto incluida que radicales y coalicionistas protagonizaron el martes último en la sede radical de la calle Alsina encendió una fuerte luz de esperanza en las huestes opositoras, que ya se ilusionan con millones de votos conjuntos en las elecciones legislativas del año próximo. "Nos preparamos para ser el nuevo oficialismo", dijo Carrió, con un Morales sonriente a su lado.

Luego del implícito apoyo al acuerdo dado por el ex presidente Raúl Alfonsín, y más allá de la prudente distancia hacia la confluencia con el titular del socialismo, Rubén Giustiniani, Carrió y Morales ya tejen alianzas en todo el país.

Ambos se entusiasman con una victoria en Córdoba, con la indispensable ayuda de Luis Juez, y en Santa Fe, con el socialismo del gobernador Hermes Binner. En Córdoba está resuelto el apoyo conjunto a la candidatura a senador del verborrágico Juez. Los radicales Oscar Aguad y Mario Negri, virtuales candidatos a diputados, deberán resolver cuestionamientos de sectores de la UCR.

En Santa Fe, el frente progresista armado por Binner para derrotar al peronismo tiene como cabeza al socialismo, que, aún dividido, apoya el acuerdo con radicales y coalicionistas. Hay consenso para que el senador Rubén Giustiniani busque su reelección. Radicales que no responden a Luis "Changui" Cáceres y coalicionistas del ex joven radical Pablo Javkin se sumarán al acuerdo, que incluirá a demócratas progresistas y a Pampa Sur.

En la Capital y en la provincia de Buenos Aires, serán los candidatos de Carrió quienes encabezarán los intentos contra el kirchnerismo. Alfonso Prat-Gay liderará la lista a diputados por la Capital, aunque hay resistencia en socialistas y radicales cobistas, como Nito Artaza.

En Buenos Aires, la radical rebelde Margarita Stolbizer se enfrentará con el aparato kirchnerista. Deberá resolver el entuerto con Leopoldo Moreau, que aún maneja el partido en el distrito, pero tiene el apoyo de Carrió y Morales, que suele decir: "Si arreglamos la provincia de Buenos Aires, tenemos arreglado el país". No se descarta un acuerdo con Francisco de Narváez para unir a la oposición, si es que éste deja el duhaldismo.

Los desafios

En Mendoza, el senador radical Ernesto Sanz logró una extraña confluencia para retener su banca: lo apoyan la UCR, Carrió y Cobos. Hay gestiones con el Partido Demócrata de Omar de Marchi.

La UCR tendrá un desafío extra: unirse -o no- en los distritos en los que los radicales K son fuertes. En Corrientes, por ejemplo, donde la UCR postuló al ex mandatario Ricardo Colombi, que competirá con su primo, el actual gobernador Arturo Colombi, alejado del kirchnerismo y hoy cercano a Cobos.

En Santiago del Estero, el gobernador radical K Gerardo Zamora se mantiene fiel a la Casa Rosada. En Catamarca, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral se alejó de los Kirchner, pero coquetea con Cobos. Habría acuerdo allí con la representación de Carrió, que encabeza Rubén Manzi. En Río Negro, el proceso de retorno de los radicales K a la UCR acaba de iniciarse, aunque subsisten diferencias con el gobernador Miguel Saiz, cercano al Gobierno.

El resto de las provincias tiene distintos grados de unidad. Salvo Jujuy, donde Morales construye para ser gobernador en 2011, el noroeste tendrá a radicales y coalicionistas unidos en confluencias modestas o en listas separadas "con programa legislativo común".

El renovador Ricardo Gómez Diez conversa con la CC en Salta, y el peronista Gerardo Conte Grand - cercano a Carrió- quiere convencer a su ex compañero del grupo Talcahuano Ricardo Falú para que aglutine a la oposición en Tucumán.

Hay acuerdos posibles en Entre Ríos, Neuquén, San Juan, Chubut, La Rioja, Formosa y Santa Cruz, que incluirán otras fuerzas. Y distritos difíciles, como Tierra del Fuego, donde el intendente radical K de Río Grande, Miguel Martín, es enemigo de la gobernadora Fabiana Ríos (ARI). Nadie anticipa paz en Chaco, después de años de guerra declarada entre Angel Rozas y Carrió.

Morales reunirá el viernes a los jefes de los 24 distritos para ordenar el mapa y Carrió sumará dos diputados más (la santiagueña Marta Velarde y la cordobesa Norma Morandini) a su interbloque en Diputados. El camino hacia 2009 está abierto.

Comentá la nota