Carrió apoyaría a Binner en 2011, pero no sería su vice

La titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, aseguró que apoyaría la candidatura presidencial del gobernador Hermes Binner, pero advirtió que no puede "ser vicepresidente de nadie", y que prefiere "la lucha" para "derribar la vieja matriz" y "terminar con este sistema".
Asimismo, admitió ser prudente con la presidenta Cristina Fernández, pero muy dura con Néstor Kirchner "como un gesto de ternura: Ella está extremadamente débil, con lo cual si todo fuera contra ella, sería muy fuerte".

En una entrevista publicada ayer por el diario Crítica de la Argentina, Carrió dijo que "hasta julio, la oposición estaba definida. En agosto aparecieron opositores que en realidad son oficialistas", como Eduardo Duhalde y Carlos Reutemann, y que hay otros políticos que ocupan "no lugares", como Julio Cobos y Mauricio Macri.

También exhortó a "habilitar el debate democrático. Lo que no se puede es robarles a los jubilados para hacer caja. No queremos la falsa ideología como religión. Pasa por ideología que la jubilación tiene que ser estatal y con eso se convalida el saqueo".

"Si yo soy presidente y propongo que sea estatal, pero en el Congreso gana un sistema mixto, será mixto. Le pasó a (Bill) Clinton cuando le bajaron el sistema de salud a la propia Hillary. A mí me encanta el debate", continuó.

Cuando se le preguntó si el proyecto opositor "requiere que usted sea presidente", contestó: "Si garantizan los principios, sí. Y si no, déjenme la lucha. ¿O usted quiere que Binner haga una denuncia por asociación ilícita?".

En ese sentido, respondió con un "sí, sí" al apoyo de una eventual candidatura presidencial del socialista.

"Pero la lucha déjenmela a mí. Hay que derribar la vieja matriz. No hay nadie que lo haga. Yo tengo unas ganas de correrme de la lucha, pero nadie tiene el coraje para terminar con este sistema. Nosotros damos la batalla y después que la gente premie la lucha o que vote una foto", indicó.

Según Carrió, "lo que no puedo ser es vicepresidente de nadie. Una conferencia de prensa mía sería trágica. Sería la peor forma de ayudar. Con semejante liderazgo puedo ayudar corriéndome. Binner está amoroso conmigo desde la aparición de Reutemann. Ahora me quiere, nos queremos. Está todo bien".

Por otra parte, aseguró que se desencantó "de los que parecen buenos y son de centroizquierda, porque son ladrones. No quiero calificar. Es todo. La mayor continuidad del poder en la Argentina en los últimos diez años la tiene gente vinculada con (Carlos) Chacho Alvarez".

"Entraron con (Carlos) Menem, se diferenciaron e hicieron la Alianza y hoy gobiernan con los Kirchner. ¿Cambiaron la distribución del ingreso? ¿Cambiaron la concentración económica? ¿Por qué los que luchaban contra la corrupción de Menem no pelean contra la corrupción de (Julio) De Vido?", se preguntó.

Carrió continuará esta semana con diversas actividades, previo al encuentro con el titular del radicalismo, Gerardo Morales, en la ciudad de Mar del Plata.

Comentá la nota