La Carrindanga, una obra paralizada

Directivos de Urma Construcciones negaron que la firma haya retirado el obrador y se mostraron optimistas en torno a la continuidad de los trabajos.
"En este momento no estamos trabajando. Hemos solicitado una neutralización de los plazos de obra hasta tanto se regularicen los pagos por parte de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), que es nuestra fuente de financiamiento".

De esta manera el ingeniero Daniel López, director de la empresa Urma Construcciones SA, confirmó la situación, a todas luces visible, de la repavimentación y reconstrucción del camino de La Carrindanga, trabajo que la firma lleva adelante desde agosto de 2009 entre el parque de Mayo y el kilómetro 3,450, a la altura del cruce con el camino de Circunvalación.

A pesar de la falta de personal y maquinarias en el lugar, desde la secretaría de Obras y Servicios Públicos se había negado esta situación, asegurando que "la obra no está paralizada" explicando que la empresa constructora había "licenciado al personal" durante la época estival.

López reconoció que efectivamente en las últimas semanas del año se había decidido, dada la ubicación de los feriados entre semana, detener las obras, dar vacaciones al personal, pero desde entonces no han retomado las tareas a la espera de recibir algunos pagos atrasados.

"Nos hemos preocupado por terminar los primeros 600 metros de la ruta, en coincidencia con la parte urbana, y esperamos se nos paguen algunos certificados antes de continuar con el resto del contrato", explicó el profesional.

La repavimentación de la Carrindanga se financia con dineros aportados por la DNV, mediante un convenio firmado con el municipio. En las últimas semanas de 2009, las autoridades viales anticiparon que las dificultades financieras hacían prever una reformulación de los plazos de varias de las obras que llevan adelante en la ciudad, como una alternativa para asegurar su continuidad.

Ese mismo análisis realiza la empresa Urma, tratando de sobrellevar los pagos demorados.

"Analizamos hacer tareas que no signifiquen una gran inversión, con la expectativa de que esto mejore en el corto plazo. De todas maneras, hasta no tener certeza de los pagos hemos decidido disminuir el ritmo o paralizar los trabajos", indicó López.

Desde el inicio de la obra, la empresa cobró un único certificado, correspondiente a lo ejecutado durante agosto de 2009, el cual se hizo efectivo en noviembre último.

"Nos adeudan tres meses de obra", resumió López.

Optimismo y buenas relaciones. Por sobre la situación a la que reconocen como "coyuntural", la empresa Urma se manifiesta "optimista" acerca de la continuidad del trabajo, reconociendo que mantiene una fluida relación con el municipio y saben de sus esfuerzos por agilizar los pagos.

"Sabemos que esta situación no es exclusiva de nuestra ciudad. Por eso estamos a la espera de que se reanude la cadena de pagos y reanudar los trabajos. Tampoco es cierto, como se ha dicho, que hemos retirado nuestro obrador. Retiramos algunas herramientas pero las maquinarias están todas a disposición", agregó.

Comentá la nota