La carrera por quedarse con las cuentas públicas de Mendoza

La puja silenciosa por quién será el próximo agente financiero del Estado ya llegó a la Legislatura. Diputadops aprobó un proyecto para que el Gobierno renueve el contrato con el Banco Nación. Mientras el Supervielle avanzó en sus trataivas con el Ejecutivo ¿Qué piensa Jaque sobre el caso? Allí parece estar la llave del asunto.
En Rentas, los empleados, relatan con tono de leyenda una reunión de la directora Alicia Chacón con los jefes de las áreas donde les anticipó que deberían adecuar sus sistemas contables porque era inminente el cambio de agente financiero del Estado y que ya no sería el Banco Nación sino que se haría cargo de ese servicio el Grupo Supervielle.

Esta alerta de la funcionaria de Rentas (en la foto, a la izquierda de Jaque) disparada hace 10 días ya no es un secreto a voces. Como tampoco es una novedad que se cumpla una característica nefasta de Celso Jaque como gobernante su dilación para definir temas centrales del gobierno.

Se sabe que en este asunto del agente financiero del Estado el contrato con el Nación ya se venció hace más de seis meses y la vinculación se ha ido prorrogando provisoriamente.

También se sabe que a causa de esta demora clásica se multiplican las versiones a medida que transcurre el tiempo.

El último hito en que esta historia se había quedado fue que la continuidad del banco estatal como agente financiero de Mendoza estaba atada a la posibilidad de obtener un crédito para cubrir el déficit público.

Avanza Supervielle

El ministro de Hacienda Adrián Cerroni, días atrás, aseguraba que nuestra provincia corría con "ventaja" por sobre otros estados provinciales que también estaban a la espera de los cambios a la ley de responsabilidad fiscal. El ministro aseguraba que "tendríamos prioridad" a la hora de solicitar ayuda económica debido a que el Nación es agente financiero del gobierno.

[Cazabán2]

De todos modos se conocen las tratativas que el secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán mantiene con representantes de Supervielle. Y de manera reservada los informantes gubernamentales aceptan que estos acercamientos pueden terminar en un contrato de servicio de resguardo de las cuentas públicas.

La única forma de acercarse a lo que ocurre entre los pliegos del poder jaquista que se asienta en el cuarto piso del Palacio de Gobierno es escuchar a los silenciosos testigos que luego relatan esos sucesos.

Cuentan que la aparición del Supervielle en escena se debe en principio a la necesidad de buscar un prestamista que tenga dinero disponible y que garantice rapidez en el otorgamiento del crédito por el cual clama Jaque para cubrir el rojo.

Esos requerimientos es una de las varas con la mide el gobierno la posibilidad de tomar un préstamo una vez que la Legislatura autorice el endeudamiento por 420 millones de pesos, algo que se presume, puede concretarse esta semana luego del tironeo entre el oficialismo y la oposición que se marcó la semana que pasó.

[Supervielle]

Por eso el Supervielle ganó varios casilleros en esta carrera, de acuerdo a los informantes oficiales. Se afianzan en la supuesta capacidad del banco privado para adecuar su infraestructura a las necesidades del Estado y como instrumento muestra las casas del Banco Regional de Cuyo que fue integrado a la cadena Supervielle.

Y en contrapartida remarcan que el Nación ha mostrado las clásicas trabas que dificultan las tramitaciones para la toma de un préstamo. Estas tensiones en las negociaciones con el Nación son atribuidas desde el gobierno mendocino a los mandos medios del banco nacional que parecen infranqueables.

Todo este escenario de acuerdo a la descripción de los voceros oficiales es poco propicio para que el Gobierno decida renovar el contrato con la entidad financiera estatal.

Desde la vereda estatal

Desde el otro lado, el estado de alarma gremial continúa. Alfredo Aruani de la Asociación Bancaria de Mendoza esperó infructuosamente la respuesta del directorio del Banco Nación a un petitorio que el gremio presentó. El planteo del sindicato fue la exigencia de un pronunciamiento de parte de la cúpula bancaria si había interés o no por parte del Nación a seguir atendiendo las cuentas mendocinas.

"Hasta ahora no hemos visto una enfática expresión de querer continuar por eso le hemos pedido que nos informen esto", dijo preocupado Aruani.

Es sabido el riesgo que corren los empleados del Nación si no se renueva el contrato con la Provincia porque entonces tendría que cerrar varias sucursales dado que muchas de ellas que están diseminadas por el territorio provincial tienen como principal objetivo atender las necesidades de los empleados públicos.

[Nestor Piedrafita-Portada]

Por eso Aruani no se quedó quieto e impulsó a través del diputado del Ari, Néstor Piedrafita (a la derecha) un resolución legislativa que la Cámara baja aprobó el miércoles 11. "Lo que digo en esa resolución es que el Gobierno renueve el contrato con el Nación recordando que el Nación fue quien se hizo cargo de las cuentas públicas luego de la privatización de los bancos provinciales.

Además que hizo una inversión para extenderse en toda la provincia. Y por otro lado que si no renueva el vínculo será el Gobierno de Mendoza responsable de que muchos empleados del Nación se queden sin trabajo", justificó Piedrafita.

El parlamentario puntualizó que en base a lo aprobado pedirá que lleguen a la Comisión de Hacienda y Presupuesto de Diputados el ministro de Hacienda Adrián Cerroni y el mismo Cazabán para que expliquen las distintas negociaciones que mantienen con los bancos por el crédito y por quedarse como operador de las cuentas estatales.

Un influyente mendocino en el Nación

Juan Carlos Fábrega es el gerente general del Banco Nación. Es mendocino y mantiene sus vínculos familiares y su residencia en la provincia. Tiene relación estrecha con el devidismo, pero su primera lealtad es con el propio Néstor Kirchner, de quien fue compañero de estudios, relató el diario Perfil.

[Juan Carlos Fábrega]

Dicen que además de esa línea directa con el poder pingüino, lo más importante es la capacidad técnica de Fábrega (ala izquierda). En el Nación, el peso político de "la línea" operativa es decisivo. Y a Fábrega tiene ese reconocimiento.

Esta presentación de este funcionario tiene sentido porque es una pieza que puede resultar decisiva en el desenlace de esta historia para que la balanza se incline a favor para que el Nación continúe como agente financiero.

Esta semana cuando el Congreso aprobó el presupuesto nacional, la diputada nacional justicialista Patricia Fadel –con llegada directa al Ejecutivo nacional a través del súper asesor presidencial Juan Carlos Mazzón-, comentó a MDZ que tenía entendido que estaban bastante avanzados los trámites para que el Nación le extendiera un crédito a la provincia y además que daría su opinión sobre la conveniencia de que la entidad financiera estatal continuara operando las cuentas mendocinas. Aunque aclaró: "No sé lo que ha hecho el gobernador sobre esto".

Justamente, ¿qué piensa Jaque?

En 1991 Celso Jaque asumió como diputado provincial y mientras cumplía ese mandato fue el legislador informante del oficialismo al momento de tratar en la Legislatura la llamada "transformación" de los Bancos Mendoza y Previsión en sociedades anónimas.

Eso habría que recordarlo para vislumbrar su posición, aún no revelada, sobre quién debería ser el agente financiero de la provincia.

[Jaque byn]

Hay que recordar que siendo senador y ya tenía aspiraciones de candidato a gobernador llegó a calificar al proyecto del banco provincial que promovió Julio Cobos como una "vuelta al pasado".

Luego como senador nacional Jaque dijo también que aquella fue "una maniobra de marketing político". Analistas de Derecho y Economía que han estudiado los argumentos del mandatario en círculos influyentes resaltan que Jaque concibe al Estado como "la empresa de servicios más grande de la provincia".

Considera que existen "funciones indelegables del Estado" como la seguridad, la educación o la salud, y otras funciones que no lo son, como un Banco.

El gobernador-contador dice que la banca pública "es ineficiente". Además ve al Estado como una "gran empresa de servicios". Entonces es entendible que entienda que el Estado debe ser "administrado". Conceptos propios de para un gerente de banco (privado).

De hecho, como alternativa, Jaque ya en campaña para la gobernación presentó un proyecto de banco regional mixto donde el Estado sería un socio minoritario de esa banca. Claro que ese proyecto fue tan marketinero como el que él denuncio de Cobos porque jamás entró en la agenda pública.

Todos estos rasgos del pensamiento de Jaque están bien presentes entre los dirigentes de la Bancaria. Y dada las evidencias, tienen razón en estar preocupados y en alerta.

Comentá la nota