La carrera del millón.

TURISMO CARRETERA: Entre todos los pilotos de TC se gastan más de U$S 1.000.000 en cada largada. ¿Quién aguanta?
"El dinero es como un brazo o una pierna. Se usa o se pierde...", dijo alguna vez Henry Ford.

Plata, plata, plata. Show me the money.. De aquí en adelante, concéntrese, los números suelen marear al ser humano.

Estamos en 1999, Juan María Traverso tenía la brújula. Gastaba 30.000 pesos (1 a 1) por carrera, igual que Fabián Acuña. José Luis Di Palma se arreglaba con 18 lucas. Y Luisito Miraldi, con diez. Pasó el tiempo. Y dice el Flaco en el 2001: "No puede ser que un auto de TC te salga 40.000 pesos por carrera. Hoy hay tipos que te venden a $2.000 una pieza de $500". Pasó la crísis, se fue De la Rúa en helicóptero y el que depositó dólares no recibió dólares, se los cambiaron por patacones. ¿Te acordás? Y llegó el 2002, ajustar el cinturón, el dólar y el euro se subieron al Concorde. Habla Pablo Satriano, motorista: "Yo cobré 6.000 pesos el alquiler por motor el año pasado, hoy no puedo cobrar eso. Tengo que aumentar el 20% porque las piezas importadas subieron eso". Se caliente Pedersoli, hoy piensa idéntico: "No me pueden decir que cobre una guita equis. Nadie le puede poner el precio al trabajo de otro". ¿Pudo procesar tantos datos? ¿Vio cómo se va engordando la billetera?

Con el dólar de los Kirchner, todo siguió aumentando. En el 2005, el alquiler de un auto de punta costaba 50.000 pesos. En el 2006 se espantaron con los 70.000 que se pidieron. En el 2007 muchos se animaron a pagar 85.000 y el año pasado, varios se animaron a quebrar la barrera de los 100.000. ¿Puede creer usted que ya más de 15 pilotos pagan más de esa cantidad? Mucho más.

Según un estudio de Olé, los 50 pilotos que corrieron en Mar de Ajó en la primera del año gastaron más de un millón de dólares. Casi cuatro millones de pesos. Alarmante. Están los que gastan 140.000 y los que se suben por 50.000. Eso indica que este año gastarán 16 millones de Obama, unos 56 de los de Cristina. Uf... Si en el 2003 comprar un Chevrolet para pelear adelante costaba 200.000 pesos, este verano se vendieron un par de Falcon a $350.000. Joya, nunca taxi.

La Asociación Corredores Turismo Carretera reaccionó hace una semana, pero parece que no alcanza. Bajó las pruebas privadas por tres meses, para los mejores 30 pilotos de la clasificación de la última carrera disputada. Y redujo los minutos en pista, más la vuelta atrás a algunos aumentos oficiales, como alquileres de carpas o licencias médicas. Una carpa para armar un box costó 2.200 pesos en Mar de Ajó. Ahora saldrá 1.700, como en el 2008.

"Si no bajamos los costos, no corre más nadie en tres meses. Hay que eliminar los viernes y concentrar todo el sábado. Un día menos de gastos de viáticos y 20 vueltas menos para el auto. Se nota", alerta Rodolfo Di Meglio, chasista.

"Hubo reuniones con motoristas y chasistas para retrotraer algunos precios. Creo que se pagan sobrevalores por la primavera económica que hemos tenido. Además, hay mucho vértigo por hacer autos nuevos. Hoy, un coche debe durar tres o cuatro temporadas, no una", opina Alejandro Solga, jefe técnico del TC. ¿Habrá alguien que les ponga el freno?

Comentá la nota