Una carrera hacia el precipicio

Por: Ricardo Roa.

Lo que todo el mundo descontaba ocurrió: el comité académico armado para revisar los números del INDEC no revisará hacia atrás. "Esto no es una auditoría", remarcó por si hiciera falta el ministro Boudou. No hay de qué preocuparse: la casa sigue en desorden.

Se sabe que el índice Moreno no puede dar otra cosa que cifras mínimas. Es simple: acomoda lo que sube más a lo que sube menos. Una fórmula perfecta para resolver el problema de la inflación: negarlo. Aunque negar el problema implique perpetuarlo. La paradoja es que montamos comisiones y nos preocupamos por un problema que oficialmente no existe.

No es la única fantasía que anima estos días a los Kirchner. Otra es la de encarnar hoy el espíritu de quienes lucharon contra los militares. Presentaron el proyecto para controlar a los medios en nombre de los periodistas desaparecidos durante la dictadura. Ellos, que han sido militantes imperceptibles en defensa de los derechos humanos: no pueden citar un solo hecho de los que supuestamente protagonizaron en esos años. Hablan como voceros de una historia que no vivieron.

El jefe de los diputados K, Agustín Rossi, dijo que la iniciativa busca "saldar una deuda que tenía la democracia". Si ese propósito fuese auténtico no se entiende que quieran hacerlo en un Congreso que después de la elección del 28J no se corresponde con lo que votó la gente. Es legal pero no legítimo. Peor aún: pretendieron restringir ese debate a las comisiones que domina el oficialismo. La democracia K escucha a todos salvo a los que no están de acuerdo. La oposición frustró la maniobra.

Como diría Bioy, hay en ellos una ansia de calamidades, aún de aquellas que les traerán su propia destrucción.

Comentá la nota