La carrera hacia las Municipales

Tras vencer con amplitud a los candidatos de Sobisch, los postulantes a concejales del sapaguismo deberán enfocar su meta en las elecciones del 23 de agosto.
Cuando Jorge Sapag asumió como gobernador afirmó que no se iba a involucrar en la conducción del Movimiento Popular Neuquino porque entendía que su función, a partir de diciembre de 2007, debía estar abocada exclusivamente a su gestión como mandatario provincial. Pensaba, por ese entonces, que el partido debía apostar a caras nuevas, a la tan mentada renovación. Pero en el camino apareció su antecesor Jorge Sobisch para intentar marcar la cancha y allí la estrategia de Sapag cambió.

El gobernador salió incluso a decir públicamente que analizaba la posibilidad de disputar la presidencia del MPN, algo que finalmente no se produjo y que desembocó en un acercamiento con Sobisch, en donde ambos acordaron autoexcluirse de esa pelea.

No sucedió lo mismo respecto a las elecciones a concejales y todo confluyó en una interna, que el propio Sapag calificó de "evitable". Ahora, el que "marcará la cancha" será el actual gobernador neuquino, quien salió fortalecido con la victoria de su candidato, el actual concejal Luis "Chito" Jalil, y que dio inicio a una nueva corriente interna, en la que están involucrados muchos funcionarios provinciales "azules" que pretenden imprimirle un sello propio al MPN.

Allí radica la importancia de la victoria de la lista sapagista, sector que ahora tendrá un peso específico dentro del partido de cara al muy posible intento reeleccionista de Sapag en 2011.

Por otro lado, el futuro político del sobischismo es un interrogante. En las elecciones del domingo estuvo en juego la conducción del partido, que es el gran objetivo de Sobisch y, por ahora, en esa carrera va perdiendo de manera categórica.

Lo que viene

Tras la interna del domingo, ahora el MPN tiene el desafío de mantener las cinco bancas que pondrá en juego en las elecciones generales del 23 de agosto en Neuquén capital, en donde se renovará la mitad del Deliberante. A priori, una tarea para nada sencilla pero no imposible debido a que la coalición que gobierna la ciudad no logró encolumnarse en un solo frente.

Una ventaja para el partido provincial es que no habrá transcurrido mucho tiempo en relación a la interna y es probable que este proceso haya servido para fortalecer a sus candidatos como ocurrió, por ejemplo, con la postulación de José Brillo para diputado nacional.

Además, en las huestes del sapaguismo se muestran confiados en conseguir el objetivo de retener los escaños porque saben que con el 30 por ciento de los votos es factible la obtención de cinco lugares ya que se utiliza el sistema d’hondt para definir quienes ingresan al Concejo Deliberante.

El hecho de que la coalición que gobierna vaya en tres listas distintas (UNE, el frente liderado por el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical, y Libres del Sur) también le genera al MPN un contexto favorable.

En el UNE existe un alto grado de confianza en hacer una buena elección que le permita reafirmar su capital electoral en Neuquén capital y reforzar la imagen de Mariano Mansilla como uno de los principales referentes de la oposición provincial. Los más optimistas, incluso, visualizan un escenario con el ingreso de, al menos, dos concejales.

Un dato alentador para este partido es que ya tienen instalados sus postulantes a ediles desde hace varios meses y en este último mes y medio sólo deberán abocarse a fortalecerlos y a definir la estrategia de final de campaña.

En tanto, la lista "oficialista" está en el comienzo de la carrera hacia el 23 de agosto porque recién la semana pasada se terminó de oficializar el orden de los candidatos, algo que le dio bastante trabajo al intendente Martín Farizano porque la radical Marta Buffolo no estaba en un principio dispuesta a ceder el primer lugar en manos del concejal peronista Darío Martínez.

Ahora, esta coalición -en el que además hay siete fuerzas políticas más entre las que se encuentran el Frente Grande, el ARI, el Partido de la Victoria, y el Frente y la Participación Neuquina- tendrá que abocarse de lleno a la tarea proselitista para empezar a ganar terreno (pone en juego tres bancas) y que la ciudadanía asocie directamente sus candidatos al proyecto de Farizano. Seguramente una parte del caudal que incremente en estas seis semanas se lo restará a Mansilla.

Es allí donde tendrán que pelear voto a voto el UNE y el PJ-UCR: en los electores capitalinos que lo único que han decidido es que votarán al MPN.

El resto

Por su parte, Libres del Sur se irá en forma independiente y tendrá la difícil misión de mantener el lugar que ocupa en la actualidad precisamente su primera candidata, Mercedes Lamarca (reemplazó a la mitad de la gestión a Jorge Salaburu).

Si este partido logra realizar una buena elección como lo hizo en la de diputados nacionales, es probable que Lamarca continúe un período más en el legislativo comunal. Aunque hacia adentro de la fuerza son concientes que el contexto es diferente al de los comicios nacionales.

Un dato no menor es que desde UNE, y en menor medida de Libres del Sur, no han dejado de remarcar que apoyan y son parte del mandato de Farizano.

Por último, Recrear (que también formó parte de la coalición que ganó las municipales en 2007) irá con su propia lista, pero esto era esperable ya que su concejal Marcelo Bermúdez había marcado las diferencias que tiene con el Ejecutivo y sus representantes en el Deliberante. Su candidato, Leandro López, debería levantar mucho su perfil si pretende conseguir una banca.

Comentá la nota