La carrera está en marcha, extraña reunión y presidencia con final abierto

La carrera está en marcha, extraña reunión y presidencia con final abierto

Largó la carrera. Afiches, actividades, frases, recorridas. La carrera electoral en Mar del Plata está en marcha. Y los distintos espacios, aunque todavía falta tiempo e importantes definiciones a nivel nacional, los dirigentes locales no quieren perder tiempo.

El primero en salir a la cancha fue Ariel “Cholo” Ciano, quien empapeló Mar del Plata con afiches. En el marco de esa “carrera”, el referente del Frente Renovador aprovechó el fin de semana para rememorar  su paso por el Ironman y correr por la costa marplatense.

A lo largo del trayecto sus hijos lo acompañaron y hasta lo ayudaron a elongar. Y en el final lo esperaban sus familiares, incluido Cholo padre, el periodista más conocido de Mar del Plata, quienes le dieron aliento. No solo por el esfuerzo físico del fin de semana, sino por lo que se viene, que será duro.

Otro que está firme en la competencia

Lógicamente, el dirigente massista no es el único. Sin afiches en la calle, el que sigue firme en la competencia es el diputado nacional Guillermo Montenegro. Luego de ser víctima del comienzo de las campañas de fake news, donde confirmaban que el exministro se bajaba de la pelea por Mar del Plata, desde su entorno ratificaron que el plan sigue inalterable.

Eso significa que las versiones no acelerarán su ansiedad y el legislador nacional continuará con sus rondas de mates y chalas con los vecinos de distintos barrios de Mar del Plata. “En 30 o 40 días empezaremos a dar definiciones más concretas”, anticiparon desde su equipo que se esperanzan con el alza en el nivel de conocimiento de los marplatenses. Todavía está lejos de los dirigentes más populares, pero sienten que los números son respetables.

Y otro

Maxi Abad se otro que quiere ser. Su campaña de afiches Imaginá futuro se pueden ver en distintos puntos de Mar del Plata mientras recorre la ciudad y mantiene encuentros con sectores productivos y sociales. El legislador provincial, jefe de la bancada de Cambiemos, llegó a un acuerdo con su compañera de partido, Vilma Baragiola, para transitar juntos esta etapa. “Los dos sabemos lo que quiere el otro. Llegado el momento se definirá quién es el candidato”, dicen desde ambos sectores.

¿Rebalsa el vaso?

Carlos Arroyo está harto. Las peleas entre sus funcionarios, las idas y venidas y las fallas que se cometen día a día hacen que el intendente esté fastidioso con varios integrantes de su equipo. La otra cara de esa moneda son los que le achacan a él falta de liderazgo político para conducir y “ordenar” a su tropa.

Pasó días atrás cuando él se reunió con Carlos Rottemberg en su despacho y al día siguiente el secretario de Hacienda Hernán Mourelle volvió a destrozar a los empresarios teatrales.

En las últimas horas, al igual que ocurrió la semana pasada, volvió a hablarse de una reunión de gabinete tensa, en la que varios funcionarios descargaron su bronca contra el secretario de Hacienda. Y por vez número mil corrió la versión de renuncia del secretario de Gobierno Alejandro Vicente.

“Arroyo ya está cansado de que todos los secretarios le generen problemas. Muchos se olvidan que están ahí por él”, advirtió un estrecho colaborador del jefe comunal.

¿De qué habrán charlado?

A propósito del polémico Hernán Mourelle, días atrás se lo vio junto a su “socio” el abogado Andrés Barbieri por la zona de Güemes. Ambos entraron al café Toto donde vieron que en una de las mesas estaba el exintendente Daniel Katz, junto al exsecretario de Hacienda Gustavo Schroeder.

Mourelle y Barbieri fueron derecho a esa mesa y pidieron permiso para sentarse. Los dos dirigentes radicales se miraron y aceptaron el convite.

Algunos testigos cuentan que el actual secretario de Hacienda hacía gala del crecimiento económico que muestra Mar del Plata, mientras el funcionario en las sombras asentía. Y hasta se animó de hablar del alto nivel de conocimiento que había logrado en los últimos tiempos. “Estoy en 25 puntos”, lanzó Mou.

Katz y Schroeder escucharon atentos y no pronunciaron demasiadas palabras. Luego de un rato de charla, los “arroyistas” se retiraron de la mesa, mientras el exintendente y el exsecretario siguieron disfrutando de su cerveza. Los testigos dicen que largaron alguna risita después de todo lo que escucharon, pero ninguno de los protagonistas se atrevió a corroborar el dato.

Sillón caliente, final abierto

Guillermo Sáenz Saralegui recorrió este jueves los pasillos del municipio  y confirmó a viva voz que cerrará los cuatros años de la gestión de Carlos Arroyo como presidente del Concejo Deliberante.

El hombre, que ya anunció su paso a las filas de Miguel Pichetto, estaba agrandado porque sabe que el intendente no lo quiere en la presidencia del cuerpo, pero está convencido que con el apoyo de su nueva socia política Vilma Baragiola, logrará retener el poder en el cuerpo legislativo en la sesión de este viernes.

Algunos no están tan seguros de eso. El arroyismo no quiere saber nada con Sáenz Saralegui y no da perdida la batalla. Esperan que los bloques opositores respeten aquel acuerdo tácito de la política de Mar del Plata que reza que el intendente elige al presidente del Concejo Deliberante. ¿Se cumplirá?

En movimiento

Luego de la visita del ministro del Interior Rogelio Frigerio, el MID Mar del Plata apretó el acelerador y cada vez se muestra más activo en la ciudad. Con el exconcejal Héctor Rosso a la cabeza, el desarrollismo busca ganarse un espacio que supo tener en Mar del Plata para sumarle una nueva pata a Cambiemos. 

Coment� la nota