Carpincho Macho: otro desalojo de viviendas usurpadas

Por orden judicial, personal policial desocupó las viviendas del barrio que habían sido habitadas ilegalmente. El ministro de Gobierno y el jefe de Policía calificaron al operativo como exitoso. No hubo resistencia ni heridos.

Mediante una orden judicial propiciada por la fiscal Lilián Irala, a cargo de la Fiscalía 10 de Resistencia, se procedió al desalojo de los ocupantes ilegales de 44 viviendas ubicadas en el barrio Carpincho Macho de esta ciudad. El operativo fue comandado por el director de Zona Metropolitana de la Policía del Chaco, según lo aclaró el jefe de la Policía, Héctor Lisboa, quien aseguró que «fue todo un éxito».

«No tuvimos ningún inconveniente, no fue necesario hacer uso de la fuerza pública, por lo tanto se cumplió con la medida sin ningún tipo de problema», aseveró Lisboa. Además, expresó que la fiscal Irala contó con el apoyo de todos los fiscales, quienes constataron los detalles del operativo.

Respecto de la medida, el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Juan Manuel Pedrini reiteró que es necesario cumplir la ley, y que el operativo se instruyó mediante orden judicial.

«La metodología aplicada fue la de siempre, no hubo sobresaltos y es por esto que felicitamos al personal de la Policía del Chaco», dijo Pedrini.

A su vez, el titular de la cartera de Gobierno expresó que «no se puede tener una política de viviendas si no se toman estas decisiones. Son dolorosas, no nos gustan, pero son necesarias. Esas viviendas ya estaban adjudicadas también a familias de trabajadores que ven burlados sus derechos por un modo de ocupación irregular».

Del mismo modo, Pedrini explicó que no sólo se ven burlados los derechos de las familias adjudicatarias, sino que los de los trabajadores de la construcción. «Los trabajadores que construyen esas viviendas también se ven perjudicados, ya que al no concluir la obra, las empresas no cobran los certificados y los trabajadores no cobran sus sueldos», mencionó.

Por último, el funcionario aseveró que cuando se toma una vivienda, los principales damnificados son los propios sectores populares. «Algunas familias han esperado años por su vivienda y han cumplido con todos los requisitos. Y ese derecho, se ve burlado por otro sector popular que, mediante un atajo, hacen lo que no hicieron los otros, las cosas como se deben. Si no hacemos esto, se estaría premiando a quienes no cumplen con las leyes, las normas y los procedimientos para acceder a una vivienda», finalizó.

ANTECEDENTES

En lo que parece ser un claro mensaje para posibles usurpadores, la Justicia en conjunto con el Gobierno provincial, está actuando de manera firme en este tipo de casos. Ya son (con la de ayer) tres órdenes judiciales de desalojo que la Policía, con anuencia del Ministerio de Gobierno, ha cumplido. La primera de ellas se realizó en la Plaza 25 de Mayo y la segunda en villa Barberán.

Comentá la nota