Carpa municipal contra la Ley Duhalde y por el aumento a los jubilados

El titular del gremio se fue a La Plata para acompañar la medida de protesta. Criticó al otro Centro de Jubilados, a los diputados provinciales, al ex titular de la Federación, Alfredo Atanasoff, y le pidió a Eseverri una solución. El IPS les debe el aumento de mayo a los jubilados pero sí les pagó a los jerárquicos.
Los municipales se colocaron nuevamente en un plano de lucha. Ayer, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales (STMO), José Stuppia, convocó a una asamblea y dio una conferencia de prensa para comunicar que hoy se instalarían con una carpa en la puerta misma de la Cámara de Diputados de la Provincia.

El objetivo es reclamarle a los legisladores, a quienes calificó de "rehenes de los intendentes del Conurbano" que deroguen la Ley 11.757, denominada Ley Duhalde, con la cual el entonces Gobernador de la provincia de Buenos Aires buscó darle una herramienta a los intendentes del Gran Buenos Aires para desprenderse de cualquier exceso de personal.

Al mismo tiempo, Stuppia atacó al IPS por no haber pagado aún el aumento de mayo a los jubilados municipales, de alrededor de un 17 por ciento, que "sí han cobrado los jerárquicos y no los proletarios", dijo.

En ese sentido cargó contra el Centro de Jubilados que conduce José Musarra, consideró que "hubo una actitud administrativa y política de discriminación hacia nuestros compañeros", y le reclamó al intendente, José Eseverri, una solución. "Tiene una excelente relación con el Gobernador y es un intendente de peso, por lo tanto, tiene la llave para solucionar esto", disparó.

Stuppia se mostró acompañado por la presidenta de la comisión de jubilados del sindicato, Lidia Kaltembach, y la secretaria, Olga Kessler, entre otros dirigentes.

Después de hablar con los medios, la dirigencia condujo una nutrida asamblea que se había convocado en la sede del gremio, Rivadavia entre Las Heras y Balcarce, que respaldaría la actitud gremial de ir a protestar en el corazón mismo del poder provincial.

La ley eterna

La llamada Ley Duhalde se dictó a mediados de los '90, cuando los jefes del Conurbano absorbían gran parte de los desocupados que quedaban en la calle por las privatizaciones llevadas a cabo por el Gobierno de Carlos Menem.

Nació así el mayor clientelismo político de la historia, aunque paradójicamente, la Ley Duhalde puso en situación de disponibilidad a todos los agentes públicos y los transformó en mercancía política de los intendentes.

Por lo tanto, una ley que pretendía limar algo del clientelismo político, terminó colocando a los empleados en una situación de riesgo, a merced del poder político de turno, con lo cual acabó generando más relaciones clientelares. Efectivamente, quienes hasta ese momento no lo eran, terminaron siéndolo o colocándose en situación de serlo para no ser despedido.

"La Ley 11.757 nos ha perjudicado y la familia municipal todavía la sigue padeciendo", dijo Stuppia, tras lo cual calificó al ex jefe de la Federación, Alfredo Atanasoff, como quien "nos ha minado todos los derechos de los trabajadores", ya que lo involucra con Duhalde en la gestación de esa norma.

"Por eso vamos por una respuesta a la misma Cámara de Diputados y no nos vamos a ir de allí hasta que no se derogue la ley", adelantó.

Luego pasó al otro tema, los jubilados, y los aumentos que sólo habrían recibido los jerárquicos. "Los pasivos no han cobrado el aumento de mayo pero sí los que tienen alguna jerarquía. Por eso vemos en esto una maniobra administrativa política de discriminación hacia nuestros compañeros trabajadores", señaló. Ese será el otro tema por el que reclamarán en la carpa que armarán en La Plata.

Los unos y los otros

Respecto de la Ley Duhalde, admitió que "no hemos tenido despidos en Olavarría, pero sí en el Conurbano, donde despiden a los trabajadores de planta permanente y toman contratados hasta la próxima elección.

Añadió que "el artículo 9 es inconstitucional porque les quita la estabilidad a los trabajadores. Esa ley nos quitó la antigüedad y hubo a través de ella una formidable transferencia de fondos del bolsillo de los trabajadores a los de los intendentes que hoy representa un porcentaje del 36 por ciento, y eso se lo están debiendo al trabajador".

La ley 11.757 siempre estuvo en el debate parlamentario para derogarla pero nunca se pudo hacer. ¿Por qué?, para Stuppia es porque "el Gobernador es rehén de los intendentes y los diputados son empleados de éstos".

Con los aumentos no cobrados, el titular del STMO no tiene dudas que "hubo una maniobra discriminatoria y me parece que también fue política. Lo concreto es que quienes más necesitan del aumento todavía no lo recibieron. Me dijeron que fue a causa de un problema administrativo, pero el Presidente del IPS no dio ninguna solución".

Agregó que "casualmente los del otro Centro de Jubilados han cobrado, son los jerárquicos y los trabajadores, los proletarios, no lo han percibido. Está a la vista que hubo una mano negra", espetó.

A su juicio, "el intendente, José Eseverri, tiene la llave de todo esto porque tiene muy buena relación con el Gobernador. Es un hombre de peso y me parece que tendría que estar la solución por ese lado".

Comentá la nota