La carne subió 20% y esperan más aumentos

Se disparó el precio de la hacienda, en la mayor alza registrada en 3 años. Es porque el consumo creció y hay menos stock de ganado. Por eso, se prevé nuevos ajustes en los próximos días. Los precios de la carne acumularon en diciembre una suba del 20% y, según diversos especialistas, ya no retrocederán. Todo lo contrario, después de un verano más o menos calmo, seguiría la escalada de los valores del alimento favorito de los argentinos, que deberán así ajustar su elevado consumo actual, de más de 70 kilogramos anuales por habitante.

A pesar de las "baratas" realizadas por los supermercados y de las restricciones que se impusieron en las últimas semanas a las exportaciones, ya es un hecho que los precios internos del alimento se ubican en un nuevo escalón. La registrada en diciembre fue la mayor suba de los últimos tres años, signados por las intervenciones del secretario Guillermo Moreno. Los productores, por ello, no hablan de aumento sino de "recuperación".

El disparador de las fuertes subas fue un notorio faltante de ganado, al que se llegó por diversos factores. A nivel mayorista, el precio del kilo de media res de ternero arrancó el mes en poco más de 8 pesos y ahora supera los 10 pesos. En las carnicerías, que abastecen 70% del consumo, hay que duplicar ese valor para aproximarse a un "promedio" de los diferentes cortes. Ese mix daría 22 pesos.

¿Pasó la tormenta? Los expertos dicen que los valores tenderán a estabilizarse durante enero y febrero, debido a la caída del consumo estival y el ingreso al mercado de vacunos engordados "a pasto". Los feed lots o corrales de engorde, que aseguraron oferta de carne a precios bajos durante mucho tiempo, están trabajando a pérdida y no cobran las compensaciones de la ONCCA. Por eso, muchos se están vaciando de animales y no aportarán en los próximos meses.

La calma no sería demasiado duradera. A partir de marzo, según industriales frigoríficos, se esperan nuevos incrementos de los precios al consumidor, porque volverá a hacerse visible la escasez de ganado. Daniel Urcía, de la Federación de Industrias Frigoríficas (FIFRA), pronosticó tiempos duros para ese sector (emplea a más de 70.000 personas) y una caída del consumo. Miguel Schiariti, de CICCRA, aseguró que las subas de precios podrían llegar al 50% a lo largo de 2010, y que el consumo per cápita podría bajar 10 kilos anuales. Por cierto, debido a que la carne estaba "barata" en relación a otros alimentos, este año cierra con un consumo históricamente alto, de más de 70 kilos anuales.

El por qué de semejante cimbronazo lo aporta el analista ganadero Ignacio Iriarte, que para este año vaticina una caída de la oferta de carne de entre 15 y 30%.

El experto explica que la oferta mensual, que estuvo últimamente entre 270 y 300 mil toneladas, se verá limitada a una cifra menor: entre 200 y 230 mil toneladas en el segundo semestre, cuando se note la caída en la zafra de terneros que provocó la sequía.

Comentá la nota