Carne: "El aumento llegó para quedarse y ahora no lo puede frenar ni Moreno"

Dice que la suba de precios "no es un capricho de los productores". Explica que la demanda es alta y la oferta prácticamente inexistente. "No hay hacienda, eso es lo que pasa", comenta Cajén.
El aumento en los precios de la carne es un hecho que inquieta a los consumidores. En la mayoría de los casos, los valores de las pizarras mostraron en el último mes un incremento superior al 20 por ciento, mientras que algunos puntos de venta la suba alcanzó el 40 por ciento. El experimentado productor olavarriense Luis María Cajén definió que el aumento "llegó para quedarse" y descartó que se deba a "un capricho" de los productores de carnes y los propios carniceros. "Esto es el resultado de la oferta y demanda, y ya no lo puede esconder ni el mismísimo (secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno".

Cajén, ex secretario municipal de Obras Públicas durante la gestión de Helios Eseverri y productor de larga data, apuntó contra el gobierno nacional porque "mal administra a nuestro país y aniquila nuestras riquezas naturales", en declaraciones radiales a EL POPULAR Medios.

Para él, "la provincia de Buenos Aires, y especialmente Olavarría, históricamente habían sido criadores de lanares. Pero resulta que hoy, si querés llenar una jaula de 200 ovejas tenés que salir, recorrer y buscar durante un largo tiempo, porque no hay más. Bueno, perdimos las ovejas y vamos en camino a perder las vacas. Pareciera que esta administración ya no puede hacer más daño del que ha hecho. Ya se están dando cuenta y uno empieza a ver que algunos obsecuentes ya se están dando vuelta. Queda el pueblo sumergido, los valores y la inflación se escapan, y la carne no es ajena a eso".

Mientras los consumidores se quejan y buscan una explicación, Cajén recordó que el aumento era previsible y que los productores venían advirtiendo sobre la situación. "Esto no es un capricho de los productores, sino que es el resultado del juego de la oferta y la demanda. La suba en los precios es una necesidad impulsada por el mercado. Hay mucha demanda y poca oferta de hacienda, porque no existe hacienda... Nosotros somos feedloteros y el intento famoso del Gobierno a través de las compensaciones, no se cumple tampoco", se quejó.

"La Presidenta

no tiene ni idea"

Cajén también abordó las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández, respecto del consumo de carne de cerdo y sus poderes afrodisíacos. "Es ridículo lo que ha dicho. Y no sólo eso, sino que también infringió una reglamentación que es sagrada. Nadie puede pasar carne de cerdo al Sur porque está transgrediendo las medidas fitosanitarias, respecto del problema de la aftosa. Sin embargo ella, haciendo gala de su poder, dice haberse comido un lechoncito que tiene propiedades afrodisíacas. Le mandaron un lechoncito crudo, que a ningún otro se lo dejarían pasar, y se dio el gusto de comerlo en El Calafate", cuestionó.

Con evidente molestia, agregó que "quiere hacerse la graciosa, pero como decimos en el campo 'tiene menos cintura que un pollo' desde el punto de vista político. Demuestra que no tiene ni idea de lo que habla, y se está estrellando. Pareciera que estamos viviendo una novela, pero lo peor es que el país se estrella".

Cuando se le consultó si los dichos de Cristina podrían haber apuntado a una reorientación del consumo alimenticio, Cajén contestó en forma tajante que "no. Es como el tero. Hace ruido en un lado y esconde los huevos en otro. Nosotros somos carnívoros por excelencia, y cuando digo carnívoros digo de carne vacuna. A veces nos distraemos un poquito con un pollo o un lechón, pero enseguida volvemos al vacuno. Es nuestra cultura".

Luego volvió a enfocarse en el aumento de los precios de la carne, a los que estimó cercanos al 40 por ciento. "Si tomamos como ejemplo a las operaciones que se hacen en el Mercado de Liniers, donde oficialmente el precio puede llegar a estar a 4,80 pesos, tenemos que tener en cuenta que por debajo de la mesa va un peso más, por lo que ya estamos hablando de 5,80 pesos. Y de esas cosas el ciudadano, el vecino común, ni se entera. Entonces digamos que el kilo vivo está alrededor de los 6 pesos, que al carnicero se lo deben estar bajando a 12 pesos, y el carnicero lo pone al público a 25 ó 30 pesos los cortes de primera", precisó. "Y ese 40 por ciento de aumento del que se está hablando llegó para quedarse, y la gente tiene que saberlo", remarcó.

Entonces volvió a criticar las políticas de la administración kirchnerista. "Lo que está saliendo a la luz es que vos no podés vivir con un país subsidiado. Algún día tenés que destapar la olla. Y al destapar la olla uno se encuentra con este tipo de cosas. Hoy arranca con la carne y sigue con el resto...", dijo.

En la misma sintonía que los dichos de Cajén, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, sostuvo que el valor de la carne "viene subiendo desde antes de Navidad" y resaltó que "esto comenzó cuando el Mercado de Liniers empezó a no tener entradas normales" de cabezas de ganado. En declaraciones reproducidas por distintos medios nacionales, el dirigente precisó que "de las 40.000 cabezas por semana, están entrando (en el Mercado de Liniers) 6.000, 3.000 ó 2.000 desde diciembre".

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carne (Ciccra), Miguel Schiaritti, vaticinó que, por los aumentos que tendrá la carne, el consumo per cápita anual en el país, que actualmente ronda los 67 kilos, bajará unos 20 kilos.

Comentá la nota