Carmona lucha por el género

A través de dos proyectos, la representante correntina en la Cámara de Diputados de la Nación, María Araceli Carmona, intenta establecer nuevos marcos legales que apunten a resguardar las discriminaciones de género en el ámbito laboral y en el plano político.
Uno de ellos pretende la creación de un régimen de promoción, por tres años, en el que se deducen hasta la mitad de los Impuestos a las Ganancias del empleador que tome a mujeres, además de una reducción de un tercio de las contribuciones de Seguridad Social. La otra propuesta buscará elevar el mínimo del cupo obligatorio de cargos electivos resguardado a mujeres desde un 33 a un 50 por ciento, incluyendo también a puestos de alta jerarquía pública.

Carmona sostiene que mediante el proyecto de incentivos fiscales "se contemplan las dificultades que enfrentan las mujeres en la búsqueda y selección de un puesto de trabajo derivadas del estado civil, de la maternidad y de las principales barreras que encuentran en el desempeño de su actividad profesional".

Es por ello que trata de impulsar y promover "la necesidad de incorporación y permanencia de las mujeres en el mercado de trabajo, contribuyendo a paliar el problema del desempleo, fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, estimular el ascenso y promoción profesional de las mujeres, conciliar la vida familiar y laboral y hacer efectiva la no discriminación y la igualdad".

En el mismo tono, Carmona pretende que las empresas comprendidas en el régimen de promoción de empleo invocado no podrán efectuar despidos sin justa causa al personal que integra la nómina salarial al adherirse y por el plazo de vigencia del mismo. Es más, si el empleador no demuestra que existió una causa justificada, deberá pagar -además de la indemnización- un resarcimiento equivalente a un año de remuneración.

Una segunda iniciativa parlamentaria de Carmona apunta a que "las listas a comicios que se presenten deberán tener igualdad de porcentaje de ambos sexos de los candidatos a los cargos a elegir", aunque va más allá y aspira a que "los ministros se designen respetando la igualdad de sexo, garantizándose la paridad del 50% de mujeres y el 50% de hombres", medida extensiva a secretarios en la plana nacional.

Al respecto, Marita Carmona manifiesta que "el ámbito de la política se construyó sobre un modelo masculino y a la sociedad le cuesta abandonar esa discriminación tan arraigada". En este sentido, asegura que "las mujeres siguen siendo objeto de importantes discriminaciones violándose los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana, y si bien la Convención de los Derechos Políticos de la Mujer proporciona un marco global para hacer frente a las diversas fuerzas que han creado y mantenido la discriminación basada en el sexo, es nuestro deber legislar específicamente sobre el tema".

Comentá la nota