Carlotto visitó Salta para agilizar los juicios por la represión

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación, Remo Carlotto, sostuvo ayer que las causas por violaciones a los derechos humanos cometidas durante el Proceso de Reorganización Nacional se "tiene(n) que resolver en dos años" como máximo.
El legislador hizo esta afirmación durante una reunión con familiares de víctimas de la dictadura y militantes de derechos humanos.

En todo momento mantuvo la consigna, anunciada por la presidenta Cristina Fernández, de que deben encontrarse caminos para agilizar el trámite de estos procesos.

Aunque aclaró que se interesa por estos procesos "dentro de nuestras limitaciones" por la división de poderes.

Junto al secretario del Consejo de la Magistratura, Claudio Cholakian, Carlotto se entrevistó ayer con miembros de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta y los fiscales federales Eduardo Villalba, Ricardo Toranzos y José Pérez (fiscal general) para interiorizarse sobre el trámite de las causas por delitos cometidos en el marco de la represión estatal.

Los miembros de la Cámara, Jorge Villada y Roberto Loutaif Ranea, "plantearon las dificultades que tienen con el Tribunal Oral Federal y la necesidad de que se cree otro Tribunal Oral", contó Carlotto a Nuevo Diario.

Es que el único tribunal de sentencia existente en Salta ha quedado desintegrado debido a la suspensión de José Antonio Solá Torino y la jubilación de Rogelio Saravia Toledo. Además, como debe realizar los debates de numerosas causas por narcotráfico (la mayoría por transporte de estupefacientes), tiene fijadas audiencias hasta marzo de 2010.

Carlotto dijo que se conversó también sobre la posibilidad de que otro tribunal, de una provincia vecina que no esté tan cargado de audiencias (se habla del de Formosa) se constituya como subrogante para realizar los juicios por crímenes de lesa humanidad.

De las expresiones del diputado se desprende que en los Tribunales Federales salteños estiman que en poco tiempo estarán en condiciones de ser elevadas a juicio "58 causas individuales" que podrían unificarse en el juicio oral.

De la reunión con los camaristas participaron además familiares de Jujuy y Salta. Por la tarde, en el salón José Luis Cabezas del ex rectorado de la Universidad Nacional de Salta, el legislador conversó con familiares y militantes de derechos humanos.

Una vez más, plantearon sus quejas por la demora en estos procesos, la falta de investigación de la vinculación de la represión ejercida en Salta, Tucumán y Santiago del Estero, y la falta de controles sobre los detenidos, estén en cárceles o con el beneficio de la prisión domiciliaria.

Comentá la nota