Carlos Reyna: "Hacemos responsable a la clase política de la situación que estamos viviendo"

En rueda de prensa convocada ayer, el secretario general del Sindicato de Municipales reclamó "un acto de grandeza" de la dirigencia política para solucionar la situación que atraviesan los trabajadores de la administración pública - El panorama, en rigor, es sumamente complejo - Se mantendrán los servicios básicos esenciales en la salud pública, pero se suspende la recolección de residuos y el trabajo administrativo entre otros - Se espera un alto grado de acatamiento a la medida en todas las áreas públicas
A la hora 0 de la presente jornada, y en principio -es decir, siempre y cuando se obtenga la respuesta que espera el gremio- hasta el viernes inclusive, los trabajadores municipales de Rojas iniciaron un paro total de actividades con presencia en los lugares de trabajo pero sin realizar ningún tipo de tareas, salvo la prestación de servicios esenciales de la salud pública. Esto quiere decir que no habrá recolección de residuos y montículos, como así también atención restringida en la mayor parte de las áreas de la administración pública.

"Esta decisión que ha tomado nuestro sindicato se basa en la situación que vivimos los municipales desde hace ya mucho tiempo, en cuanto a materia salarial", indicó ayer el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rojas, Carlos Alberto Reyna, quien convocó ayer a la prensa local para "clarificar la situación" en torno a la medida de fuerza.

Ésta fue decidida el sábado al mediodía en asamblea realizada en la sede gremial, al continuar demorándose las definiciones en torno al ajuste de tasas que evalúa el HCD (ver información aparte) y del cual, en definitiva, depende la posibilidad de que los municipales reciban el incremento salarial del 20 por ciento pautado ya en diciembre del año pasado.

Este incremento debía comenzar a obrar con los haberes de enero, ya que así estaba pautado, en su primer escalón del 5 por ciento, más una suma fija por "garantía de piso salarial". Hacia mitad de año, el aumento global del 20 por ciento se completaría con otro 5 por ciento.

Pero los municipales ya percibieron sus haberes de enero, sin el aumento esperado.

SITUACIÓN

Reyna, acompañado de la conducción en pleno del STM, recordó que en julio del año anterior, al producirse una situación similar de controversia en torno al presupuesto municipal -finalmente rechazado por la oposición- se convino en que, cada cuatro meses, los municipales y los concejales se reunirían para evaluar la evolución de los salarios municipales, en atención a su postergación crónica, y para que los sucesivos presupuestos contemplasen las mejoras que fuera menester.

Así quedó ratificado según acta refrendada entre las partes el 11 de julio de 2009. "En noviembre, así, fuimos convocados por el Concejo; y en diciembre fuimos a hacer nuestro planteo a los concejales y al Ejecutivo. Discutimos nuestras pretensiones, que fueron tomadas, y en base a ella se formuló el presupuesto (2010), reseñó Reyna.

Pero, agregó, "a la fecha ya han pasado más de sesenta días y no hemos tenido respuesta en cuanto al aumento salarial" pautado.

"Ese aumento debía comenzar a percibirse a partir del 1ro. de enero de 2010; el viernes (29 de enero) recibimos nuestros salarios y lamentablemente no hemos tenido la mejora esperada que, en promedio, estaría en el orden de los 200 pesos por trabajador", subrayó el dirigente municipal.

POSTERGACIÓN

En el mismo orden, Reyna reveló que un agente municipal de administración, ingresado a la planta a 2004, percibe un básico de 823,20 pesos; un agente abocado a los servicios urbanos, cobra 901 pesos de básico. En el área de la salud pública, el personal auxiliar percibe básicos de 1300 pesos, mientras que personal profesional de enfermería no redondea más que entre 1400 a 1500 pesos de básico. El personal contratado, en líneas generales, percibe básicos de 815 pesos.

Estas cifras, remarcó Reyna, clarifican la situación de postergación que atraviesan los trabajadores municipales en general, y juzgó oportuno que la comunidad las conozca puntualmente, porque constituyen la base del reclamo que plantean hoy los trabajadores públicos.

"Está a la vista lo bajo de nuestros salarios, pese a todas las mejoras que hemos venido recibiendo; así que piensen en qué situación nos encontrábamos antes incluso. Los trabajadores municipales estamos por debajo del salario mínimo, vital y móvil", denunció el dirigente.

GRANDEZA

Más adelante, Reyna salió con todo: "Nos vemos envueltos en toda esta mezquindad política", aseguró, y directamente dijo que "hacemos responsable absoluta a la clase política de no solucionar los problemas de los trabajadores municipales de Rojas".

En términos más amplios, y aludiendo a la problemática de los municipales a nivel bonaerense, Reyna dijo, en consonancia con los planteos de la Federación de Sindicatos Municipales provincial, FESIMUBO, que hay un sector de la dirigencia política -marco en el cual individualizó a los intendentes del conurbano en primer lugar- que "está planteando la destrucción de la carrera municipal".

Volviendo a la situación local, Reyna dijo que "pedimos un acto de grandeza de la dirigencia política de Rojas; que revea esta posición, que dialogue".

"Nosotros no podemos seguir siendo rehenes de esta situación; basta: les pedimos que tengan la grandeza de solucionar estos inconvenientes", pidió.

Afirmó que "muchos dicen que les cuesta llegar a fin de mes; pero los únicos que de verdad no podemos hacerlo somos los trabajadores municipales: cobramos el viernes 29 y el sábado 30 ya no tenemos más plata".

E ironizó señalando que "tal vez la dirigencia política se piensa que como los municipales cobramos por Caja de Ahorro eso quiere decir que podemos ahorrar algo sobre nuestros salarios..."

CLARIFICANDO

Por otro lado, Reyna aprovechó para solicitar "comprensión" a la ciudadanía de Rojas, por los inconvenientes que, eventualmente, sufrirá la población hasta el viernes.

"Les pedimos que nos entiendan", pidió Reyna, quien además, como lo había hecho antes con respecto a la cuestión salarial, aclaró puntualmente algunas versiones sobre la presunta "sobrepoblación" de la planta municipal de Rojas.

Esta se compone de 620 empleados; pero Reyna insistió en que debe hacerse una lectura profunda: quitando los empleados que se desempeñan en la colonia municipal de vacaciones, que son contratados estacionalmente; o el personal del Concejo Deliberante y la planta política.

"En realidad, la planta municipal ronda los 530 empleados; no está sobredimensionada, de ninguna manera", subrayó.

Y afirmó que "a pesar de ello, a pesar de no tener salarios dignos, a pesar de que a veces no tenemos elementos, realizamos nuestra tarea con toda responsabilidad, réditos que a veces se quiere llevar el sistema político, pero que es mérito de los trabajadores", y remató aduciendo que "a veces se comentan muchas cosas, pero los que corren atrás de los camiones son los municipales; somos los ejecutores de las políticas del Ejecutivo..."

En ese sentido, remarcó el desempeño de los municipales en inundaciones, en emergencias sanitarias y hasta por su colaboración con otros distritos, como en Salto, durante el tornado que afectó al vecino distrito.

RESPUESTA

Finalmente, Reyna aseveró que la medida de fuerza es indeclinable, y se extenderá hasta el viernes; sólo podrá levantarse en caso de que se obtenga una respuesta puntual al planteo salarial expuesto.

Caso contrario, anticipó, el viernes "estaremos discutiendo cómo continuamos" la acción gremial iniciada a la hora 0 de hoy martes.

"Nos llama poderosamente la atención que no se nos comunique nada; esperamos y esperamos; esperamos hasta el 20 de enero, cobramos nuestros salarios sin el aumento... ¿Hasta cuándo vamos a seguir esperando? Por eso hemos tomado esta determinación; no podemos seguir en ascuas...", remató, y aseveró que "este no es un paro: es la respuesta que nosotros, como dirigentes, le estamos dando a los compañeros que nos eligieron para conducir este gremio, y por eso nos ponemos al frente, como corresponde..."

Comentá la nota