Carlos, el príncipe destructor

Un diario acusa al heredero de la corona británica de vender productos elaborados con aceite de palma, cuyas plantaciones están devastando zonas selváticas.
Un diario británico acusa al príncipe Carlos de Inglaterra de inconsecuente por ir dando lecciones por todo el mundo sobre protección de la naturaleza, mientras una empresa de su propiedad vende productos que contienen un ingrediente que destruye la selva tropical.

El diario The Independent, que lanza esa acusación, se refiere en concreto al aceite de palma, utilizado en cinco productos de la marca "Duchy Originals" de productos biológicos, propiedad del heredero del trono.

En los últimos meses, Carlos voló al Amazonas y a Indonesia para dar lecciones a políticos, empresarios y al público en general sobre la urgencia de salvar la selva tropical, cuya rápida destrucción amenaza la biodiversidad y el clima del planeta.

Hace dos años, el primogénito de Isabel II creó el Rainforest Project (Proyecto Selva Tropical) con apoyo de dieciocho empresas, desde Goldman Sachs hasta McDonald's, para luchar contra la deforestación, recuerda el periódico.

Varios grupos ecologistas, como Greenpeace, el Fondo Mundial para la Naturaleza o Amigos de la Tierra, expresaron su preocupación por la destrucción de las selvas de Sumatra y Borneo en beneficio de las plantaciones de aceite de palma, que se cultiva también en Papúa Nueva Guinea y Colombia.

The Independent publicó un informe que revela la presencia de ese tipo de aceite en cuarenta y tres importantes marcas de productos que se venden en el Reino Unido, entre ellas la del príncipe Carlos, que lo utiliza en galletas, varias sopas y pasteles.

Un portavoz de la empresa del príncipe defendió, sin embargo, esas prácticas al señalar que sólo cinco de un total de más de doscientos productos diferentes contienen aceite de palma, que se usa en ellos "en pequeñas cantidades" y sólo "si no hay alternativa".

Comentá la nota