Carlos Fernández aclara sobre gastos y se pone duro con la cúpula municipal

El actual jefe de Gabinete minimizó las observaciones del Tribunal de Cuentas y las denuncias de la oposición. Pero, por otro lado, cargó contra la cúpula sindical municipal.
El jefe de Gabinete local y senador provincial electo, Carlos Fernández, respondió ayer a los cuestionamientos de la oposición en lo que respecta a las observaciones que el Tribunal de Cuentas hizo a la gestión Lunghi. En dialogo con El Eco de Tandil, el funcionario minimizó la cuestión, y dijo que son procesos "meramente administrativos", que concejales opositores aprovecharían para instalarlos como "hechos de corrupción".

En otro sentido, cambió el tono ante las demandas de los municipales, a los que les pidió mirarse el ombligo y "no inmiscuirse en el manejo del Municipio".

-Volvieron las denuncias opositoras y las observaciones del Tribunal de Cuentas. ¿Qué opina?

-Lo del Tribunal de Cuentas forma parte de un proceso absolutamente normal. Todos los años sucede exactamente lo mismo y todos los años asistimos a la misma telenovela, planteando cuestiones que son incidentales como si fueran absolutamente centrales. Estamos en el medio de un proceso, en el que es cuestionada una ínfima parte del gasto que realiza el Municipio. Son cuestiones formales, que además, por otro lado, merecen respuestas de los funcionarios. Puntualmente, en los últimos días se tomó conocimiento de observaciones desde 2005; empezamos con observaciones sobre casi cinco millones de pesos y estamos quedando en una multa de 800 pesos. Y además todavía no terminó la instancia administrativa, que es el Tribunal de Cuentas. Si eventualmente no se llegara a terminar allí, todavía falta la instancia en el Poder Judicial. Es simplemente eso, colocar en términos relativos la cuestión.

-Se desprende que hay varias instancias y hasta cuestiones de interpretación y política...

-Le repito, no se agotan las instancias en el Tribunal de Cuentas, y en estos casos que se han conocido ni siquiera se han agotado allí las instancias administrativas. Por lo tanto, plantear la cuestión de la manera que se planteó, me parece exagerado.

Un clásico

-Pero la oposición aprovecha para machacar....

-Es un clásico, en los últimos años, la aparición de algún concejal de la oposición planteando estas cuestiones como si fuera el emporio de la corrupción en el Municipio y olvidándose de los sectores políticos que defendían. Además, le ha sucedido a (Indalecio) Oroquieta, a (Julio) Zanatelli y a muchos otros intendentes. De hecho, actualmente, la absoluta totalidad de los 134 intendentes de la Provincia tienen observaciones en el Tribunal de Cuentas. Es un procedimiento es normal y está bien que haya un organismo que controle el cumplimiento de la legalidad de los actos.

La realidad es que el Municipio a veces está obligado a tomar decisiones, sobre todo en temas de salud, que después puede ser que haya algún fallo en alguna cuestión formal, que es lo que venimos explicando.

-En el momento hay que ejecutar...

-Claro. Le doy un ejemplo concreto: Se rompe esta noche un camión de la recolección, no se puede esperar a hacer todo el circuito administrativo para mandarlo a arreglar, porque el lunes no realizaría su trabajo. Primero se lo manda a arreglar, y después se hace el circuito administrativo, ésta es la realidad.

-Vale la pena explicarlo...

-Claro, porque si no los temas parecen planteados como si fueran hechos de corrupción, y acá lo que puede haber es un fallo administrativo, y con las explicaciones del caso se han ido levantando todos los cargos.

-Los municipales hicieron un banderazo, analizan ir a un paro y volvieron a cuestionar a "ñoquis" y sueldos políticos...

-Forma parte de un clásico, cada vez que hay reclamos salariales aparece este tipo de cuestiones. Tomamos las decisiones dentro del marco que hay. Fíjese que la medida de fuerza a la que está estudiando adherir el sindicato municipal es para el pago de los aguinaldos y para que se pague el sueldo completo, y en Tandil se pagó todo en tiempo y forma, lo que no está sucediendo en muchos otros municipios. Hay que mirar un poco el contexto: Tandil tiene uno de los salarios municipales más altos de la Provincia y los sigue pagando en tiempo y forma. Me parece que no se está comprendiendo la situación que está atravesando el país, no sólo el Municipio.

-¿Insiste en que no hay un peso para incrementos?

-Sí. Siempre partimos de la base de la legitimidad de un reclamo salarial. Creo francamente que a nadie le alcanza lo que gana, pero también creo que hay que ponerlo en términos relativos con lo que gana la gente que va a pagar ese salario, que son los contribuyentes. Seguramente que no le alcanza a un municipal lo que gana, como no le alcanza a un periodista o a un empleado de comercio, o a un obrero de la metalmecánica.

-Pero el sindicato argumenta que sí le alcanza y le sobra, a los funcionarios...

-Sí, sí, seguramente dicen eso. Yo lo que digo es que también hay que ponerlo en términos relativos: Si un secretario de un Departamento Ejecutivo no puede ganar una vez y media lo que gana un capataz, no tenemos en cuenta ni los roles, ni las responsabilidades, ni la falta de estabilidad entre unos y otros. Con el mismo criterio habría que preguntarse por qué no hacen este mismo reclamo sobre funcionarios públicos, que son los dirigentes y los representantes de los trabajadores municipales. Digo, nunca vi una solicitada del gremio municipal de Tandil exigiéndole rebajas salariales a sus representantes gremiales, que además ocupan normalmente y han ocupado cargos públicos. Y ganando el doble o el triple de lo que ganan los funcionarios municipales. Por ahí lo que habría que discutir es la justicia o no de determinados niveles salariales, pero esa cuestión debería plantearse absolutamente completa. Y cuando buscan inmiscuirse en el manejo del Municipio sin pasar por las elecciones que legitiman, están pretendiendo avanzar sobre competencias que no les corresponden. Es lo mismo que si yo me pusiera a opinar cómo se debe manejar el sindicato municipal.

Comentá la nota