Carlos Dellepiane desmintió que sea candidato a diputado Nacional

Carlos Francisco Dellepiane, dirigente de reconocida trayectoria en el peronismo, desmintió que sea candidato a diputado Nacional por "Es posible", el partido que lidera Alberto Rodríguez Saá.
La información circuló el fin de semana, y Dellepiane la desmintió durante una entrevista por Radio del Centro: "No soy candidato por ninguna de las expresiones que conforman lo que se ha dado en llamar ‘peronismo disidente’, que está en la vereda de enfrente del presidente Néstor Kirchner".

Señaló que su vinculación política es con el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, "pero sin revestir la condición de candidato en ninguna de las expresiones políticas".

Dijo que su actividad política es acompañar "desde la opinión las posiciones de quienes se han dado en llamar ‘peronismo disidente".

Al respecto indicó que "en el peronismo se está operando una reacción muy extendida de rebeldía respecto de la administración del ex Presidente. Digo la administración del ex Presidente, porque en los hechos está actuando como si fuera el Presidente, desplazando de ese lugar a quien ha sido elegida para ello, que es su esposa Cristina".

"Estamos viviendo un sinnúmero de anormalidades que, todo indica, muy pronto van a tener fin".

-¿Qué opina de las "candidaturas testimoniales?

-Para ser benévolo, digo que es un mamarracho institucional.

Es un absurdo, pero estamos asistiendo a lo que en términos políticos se denomina un fin de época. El kirchnerismo se está alejando gradualmente del poder. Todos lo sabemos, incluidos quienes todavía participan de ese esquema.

Todo dependerá de la voluntad de la población, pero hay cosas que ya no admiten la menor consideración: hay un hombre en dificultades, que es Néstor Kirchner, que ha maltratado a la sociedad argentina durante estos años. Eso se está terminando.

La reacción es muy extendida. Cualquiera que sea la medición que se realice, el kirchnerismo representa, en el mejor de los casos, el 30 por ciento en la provincia de Buenos Aires.

En el resto del país su situación es más comprometida. Kirchner está perdiendo Santa Fe, Córdoba, Mendoza, San Luis, y ni hablemos de la Capital Federal donde sus candidatos no superan el 8 por ciento.

Estamos asistiendo al fin de época. El 29 de junio tendremos un nuevo escenario en el país.

Yo confío en la fortaleza, en la lucidez de la dirigencia argentina para dar una salida razonable a todo este proceso. La Presidenta tendrá que aceptar esta realidad, y gobernar escuchando al resto de los argentinos.

-Esto que plantea resulta difícil con el perfil que ha mostrado el kirchnerismo en el ejercicio del poder…

-Así es, pero tendrá que estar a la altura de las circunstancias y de la investidura que reviste.

Sé que no es sencillo para una categoría política como la del kirchnerismo aprender a escuchar a los demás, a consensuar, en función de la representatividad de cada uno, y no mandar e imponer en forma desconsiderada.

Tendrán que hacer un curso abreviado para hacerlo, porque el país lo necesita. Deberá colocarse en el lugar donde la ha puesto la ciudadanía, y hacer todo lo que tiene que hacer la Presidenta para que la nueva etapa que se abre el día 29 no signifique un problema para los argentinos.

-¿Qué destino ve para el peronismo?

-El peronismo va a dar en todas las provincias liderazgos, y esos líderes territoriales habrán de buscar una salida adecuada a este proceso.

Lo que quedará atrás es el kirchnerismo tal como lo hemos conocido.

Comentá la nota