Carlos Bonicatto es el primer Defensor del Pueblo de la provincia

Tal cual se preveía, la Cámara alta bonaerense refrendó la candidatura del diputado platense, que se convirtió de esta manera en el primero en este cargo, que figura en la Carta Magna provincial desde 1994.
La Cámara de Senadores bonaerense designó ayer en sesión extraordinaria a Carlos Bonicatto como el primer Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, cargo al que accedió por sobre la candidatura del miramarense Enrique Honores.

La aprobación de la candidatura del oriundo de La Plata se dio con los dos tercios de los votos, aunque el bloque de la Coalición Cívica anticipó su voto negativo, no por la figura de Bonicatto en sí misma (de la que no tenían queja alguna), sino porque creían que la dirección de la Defensoría del Pueblo no tiene que ser asumida por alguien del oficialismo, ya que es un organismo de contralor.

El lunes, la Cámara baja había aprobado la propuesta oficialista, y con la única oposición de la Coalición Cívica-ARI y la abstención del senador del GEN, Luis Malagamba, el cuerpo había refrendado la designación, que finalmente se terminó de cristalizar en la sesión de ayer de la Cámara alta.

La figura del Defensor del Pueblo está en el artículo 55 de la reforma que se le hizo en 1994 a la Constitución de la provincia de Buenos Aires. Allí se remarca que ?tendrá a su cargo la defensa de los derechos individuales y colectivos de los habitantes. Ejerce su misión frente a los hechos u omisiones de la administración pública? que impliquen el ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario o negligente de sus funciones. Supervisa la eficacia de los servicios públicos que tenga a su cargo la Provincia" y además se aclara que ?Tendrá autonomía funcional y política? y esta autonomía a la que se hace referencia en el articulado, es la que cuestionó el Senador Javier Mor Roig a la hora de justificar su voto negativo.

Bonicatto estará entonces durante los próximos 5 años al frente de la Defensoría del Pueblo bonaerense, pudiendo ser removido de la misma si en la legislatura se reúnen los votos de las dos terceras partes de los integrantes de las cámaras para tal efecto.

Comentá la nota