Cáritas inauguró un nuevo Salón de Usos Múltiples en San Carlos

El flamante espacio, que ocupa una superficie de 130 metros cuadrados y es fruto de más de un lustro de trabajo, quedó habilitado con una sencilla ceremonia. Es un anexo de la Casa de Tía Margarita, ámbito dedicado a colaborar con personas carecientes.
Después de seis años de ininterrumpida labor, la delegación de Cáritas Parroquial en la ciudad de San Carlos Centro, dejó oficialmente inaugurada una nueva obra, consistente en un Salón de Usos Múltiples. El mismo viene a cubrir una necesidad, en la medida en que servirá para el desarrollo de las distintas actividades y talleres que se llevan adelante en ese ámbito.

Este flamante inmueble fue levantado en terrenos propios que fueron adquiridos gracias a la colaboración de la comunidad toda a partir del año 2000. Los trabajos tuvieron su inicio tres años después y cubrieron en total una superficie de 130 metros cuadrados.

Es necesario señalar que el nuevo salón constituye un anexo a la Casa de Tía Margarita "un lugar abierto al afecto" dependiente de Cáritas de San Carlos Centro. El origen de este espacio se remonta a julio del año 1993, cuando el cura párroco sancarlino, Juan José Botta, recibió como donación el inmueble que se encuentra ubicado en la intersección de las calles Belgrano y Anselmo Gaminara.

En ese emplazamiento funciona la Casa de Tía Margarita desde el año 1996, un espacio que trabaja fundamentalmente en la articulación, a través de la acción desarrollada por Cáritas, de un programa que tiene como finalidad la contención y la asistencia en colaboración abierta con la comunidad para cooperar con aquellos sectores de la sociedad que tienen menos recursos.

El acto

En la sencilla ceremonia a través de la cual se dejaron inauguradas las nuevas instalaciones, participaron autoridades políticas y religiosas. Se sumaron también representantes de las industrias, comercios y entidades intermedias locales, además de miembros de delegaciones de Cáritas vecinas.

Durante el desarrollo de la apertura, se hizo una reseña histórica del accionar que tiene la institución, tan inserta dentro de la comunidad y las distintas etapas y actividades que viene desarrollando con el aporte de mas 80 voluntarias.

A este nuevo salón se impuso el nombre de Noemí "Pocha" Mermet y Ludovina "Chita" Serra, quienes fueron las primeras directoras que tuvo Cáritas y en reconocimiento a la incansable y desinteresada tarea que comenzaron allá por los albores de la década de 1960.

Después del descubrimiento de la placa que lleva el nombre de ambas por parte de las señora Serra y familiares de la señora Mermet, el párroco Juan José Botta procedió a realizar la bendición de la nueva obra y luego, en su interior, celebró una misa.

Comentá la nota