Carignani volvió a defender el polémico asfaltado de Somisa.

Luego de recibir críticas contra los valores fijados para la obra de pavimento de barrio Somisa, el Intendente explicó las razones por las cuales esa obra costará a algunos vecinos más que la de General Rojo. También dijo que las críticas provinieron de un sector menor "con evidentes intereses políticos". También realizaron mantenimiento en plazas.
La obra de pavimento que la Municipalidad proyectó para barrio Somisa viene cosechando algunas críticas. Las más recientes provinieron de un sector que Carignani vinculó con "intereses políticos" y tuvieron que ver con la circunstancia de que los aportes que deberán hacer los somiseros serán mayores a los que deben hacer los habitantes de General Rojo por una obra semejante. El Intendente aprovechó ayer una recorrida por el barrio de antigua fábrica metalúrgica para salir al cruce de esas críticas.

"La mayoría de la gente del barrio tiene las mejores intenciones, pero hay un grupo no muy grande que no tiene buenas intenciones. Lo primero que hay que saber es que toda obra de pavimento hay que pagarla. Además, se trata de obras que se hacen a voluntad: si la gente las quiere, se hacen. Y por ordenanza está establecida un tarifa a pagar", advirtió inicialmente Carignani.

El Intendente se refirió luego a la obra proyectada para Somisa, y señaló que "la comisión vecinal viene trabajando de forma honesta, desinteresada y con mucho empuje".

"Pero se encuentran con un grupo minúsculo que tiene intereses políticos y que incide en la opinión de algún sector del barrio, a través de comentarios que están fuera de lugar", completó el Intendente, quien se abstuvo de puntualizar nombres.

Sin embargo, el tenor de sus respuestas coinciden con las críticas públicas que el Gobierno municipal había recibido recientemente.

Carignani sí alimentó la polémica al señalar que las críticas provinieron de "gente no confiable", y al advertir que "no nos dejaremos llevar por lo que puedan opinar ellos, y sí por lo que opina la mayoría de la gente del barrio y la comisión vecinal".

En concreto, la polémica más reciente tiene que ver con la circunstancia de que los aportes que deberán hacer los somiseros serán mayores a los que deben hacer los habitantes de General Rojo por una obra semejante.

"Cada frentista de Rojo deberá aportar, por cada diez metros de frente, 1.580 pesos. Este es el mismo valor que paga un vecino de Somisa que vive sobre las calles angostas, de 4,80 metros de ancho. Pero en Somisa hay otra circunstancia que agrega al valor de cada aporte, que tiene que ver con la cantidad de bocacalles que tiene aquí cada cuadra. Y a esto hay que agregarle el prorrateo de la Avenida Central", explicó el titular del Ejecutivo.

En definitiva, y según lo explicara Carignani, el aporte que debe hacer el vecino de Somisa por cada diez metros de frente, y para calles con un ancho de 6,10 metros, incluidas las bocacalles, es de 1.924 pesos. Con el agregado correspondiente al prorrateo de la Avenida Central, el aporte asciende a 2.240 pesos.

Las plazas

La respuesta de Carignani a esas críticas fueron formuladas en el propio barrio Somisa, donde la Municipalidad realizó trabajos de mantenimiento para La Plaza del Niño, sobre la Avenida Central y limitando casi con las orillas del arroyo Ramallo.

En ese predio de esparcimiento fueron pintados y acondicionados los juegos, y el Intendente comentó que la convocatoria a los medios tuvo que ver con la intención de "mostrar cómo se invierte en los espacios públicos el dinero que la gente aporta a través de las tasas".

Recordó además que esa plaza, armada sobre los terrenos donde anteriormente funcionaba una escuela, fue recientemente forestado con nuevos ejemplares vegetales a través de "un gran trabajo" diagramada y desarrollada por la comisión vecinal del barrio.

En esta perspectiva, Carignani comentó que "estamos sosteniendo el trabajo que venimos realizando desde antes de las elecciones, vinculado al mantenimiento de los espacios públicos", y señaló además que el mismo tipo de tareas de mantenimiento también se llevarán a cabo en la plaza central del barrio, vecina a las escuelas y la Iglesia.

Los trabajos allí serán más amplios, puesto que a las reparaciones de los deteriorados juegos se sumará la colocación de nuevas luminarias.

Para ambas plazas, el Intendente apeló al cuidado de los vecinos y recordó que se trata de "espacios para que las familias los puedan disfrutar".

Comentá la nota