Cargnello pidió a Salta salvar a sus jóvenes y niños de las drogas

Directo fue el mensaje del arzobispo y pidió compromiso para evitar que siga creciendo el flagelo de las drogas. Antes de renovar el pacto de fe convocó a la sociedad local a trabajar para mejorar el sistema educativo.
Las drogas, el abandono, la prostitución, el aborto: para cada uno de esos males el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, pidió una respuesta urgente de toda la sociedad para que el presente de los niños y jóvenes salteños no sea "tan agresivo" y un mejor futuro sea posible para ellos. La homilía de monseñor se fue endureciendo hacia el final, minutos antes de convocar al pueblo católico a renovar el pacto de fidelidad con el Señor y la Virgen del Milagro.

Las palabras del sacerdote ayer hicieron foco en la necesidad y urgencia de entender la gravedad de la situación y crear condiciones de igualdad social para evitar que la droga siga extendiéndose en los barrios como un cáncer, "aumentando el miedo, la inseguridad de la muerte. Permitánme exhortar a los muchachos y a las chicas a no ceder a los mercaderes de la destrucción... No les es lícito continuar matando, ese ataque que se libra contra la sociedad para llenar de comerciantes de la muerte exige una respuesta urgente de todas las fuerzas sociales que asuman el presente, haciéndonos cargo de la gravedad de la hora".

Medio millón de personas se comprometieron este año con los santos patronos, ofreciendo su entrega incondicional como muestra de la necesidad de mantener inalterable el vínculo con esta provincia que los venera desde hace 317 años. Los fieles siguieron la procesión movidos por la fe, fortalecidos por el espíritu de la fiesta, cantando y rezando, llenos de esperanzas.

En esta época, la devoción al Señor y la Virgen del Milagro se impregna aún más en cada rincón de la ciudad. Desde el inicio de la novena hasta la procesión, miles de historias hacen fuerte este período de entrega. La Catedral Basílica recibe a fieles de todos los rincones de la provincia, la Argentina y otros países, convocatoria que convirtió a la fiesta del Milagro en la segunda manifestación de la fe católica más popular de la Argentina.

En el zona de la Cruz del Congreso, donde tradicionalmente se renueva el pacto de fe, Cargnello pidió con firmeza al Señor del Milagro por la niñez. "Tú los elegiste con ternura y sin embargo tenemos tanto que crecer para construir una ciudad que no agreda a los niños, niños a los que se les niega el derecho a ver la luz de este mundo, niños en la calle trabajando sin contención alguna, niños y niñas engañados y entregados a la prostitución, niños huérfanos de padres vivos, niños excluidos a la educación a la que tienen derecho, niños que se drogan, niños sin derecho a ser niños", dijo. Y reconoció que "constituye para nuestra sociedad y nuestra comunidad eclesial todo un desafío el trabajar por ellos, para que el presente sea menos agresivo y un futuro mejor sea posible".

Acentuando cada palabra el arzobispo dijo "joven eres persona, no cliente; eres hijo de Dios, no mercadería", antes de advertir que "cada joven que sucumbe es una cachetada a una sociedad que tiene el riesgo de anestesiarse contemplando impávida su propia destrucción. Frente a las amenazas que se ciernen sobre todo contra el mundo de los niños y los jóvenes, hemos de reafirmar como Iglesia y como sociedad un compromiso real con la educación, trabajando para mejorar el sistema educativo, cultivando la calidad y procurando incluir a todos".

Los pañuelos blancos acompañaron la procesión durante todo su recorrido, el canto y el rezo sólo fueron callados por el llanto de los fieles. Como es tradicional autoridades de todos los poderes y fuerzas, entre ellas el gobernador Juan Manuel Urtubey, compartieron la procesión; ya de regreso, el mandatario salteño participó también en el acto de descubrimiento de una escultura de cemento que recuerda a Juan Pablo II, papa que visitó la provincia en 1987.

El Señor y la Virgen del Milagro fueron despedidos por una plaza colmada de peregrinos.

Una nueva mirada

del pacto de siempre

A las 5 de la tarde la procesión "despuntaba", seguida por un número de devotos que bien podrían haber marcado o no un récord de asistencia, pero cuya cantidad fue de las más altas en la historia del ritual. Simultáneamente un helicóptero de la Provincia se elevaba, desde Aviación Civil, con representantes de algunos medios. El Tribuno

integraba el pasaje.

Minutos después la nave sobrevolaba una marea humana indescriptible: los fieles de los patronos salteños ni siquiera "parecían hormigas" como suele decirse: era tal la cantidad que daba la sensación de que formaban parte del suelo, un suelo que se movía uniformemente con un paso aletargado, en solemne procesión.

En la plaza 9 de Julio y en las calles Mitre y Belgrano, por donde ya se desplazaba la primera columna, la marea humana desorientaba a quienes la observaban desde arriba más que los propios avatares del vuelo.

Numerosas arterias de las adyacencias a la Catedral y al recorrido de la procesión también estuvieron colmadas. El espectáculo, tan fascinante como espontáneo, no podría causar más impresión si la intención fuera ésa.

Luego de dar una o dos vueltas al circuito, el piloto, más acostumbrado al espectáculo que sus pasajeros, por las dudas avisó: "Ya pueden empezar a sacar las fotos ¿eh?". Es que todos en la cabina habían quedado conmocionados ante la deslumbrante multitud que seguía, como cada año, a sus patronos por las calles de la ciudad, en un eterno pacto de fidelidad, varias decenas de metros más abajo.

Al cabo de unos 30 minutos en el aire, y después de dar varias vueltas para que ningún fotógrafo o camarógrafo se pierda plano, se emprendió el regreso. Las fotos y filmaciones llenarán páginas de diarios y portales digitales de noticias y canales de televisión, tal vez por mucho tiempo. La experiencia de apreciar la fe de un pueblo, desde un lugar estratégico entre la tierra y el cielo, permanecerá inalterable en la memoria.

Medio millón de fieles en la procesión

El subjefe de Policía Mario Paz informó anoche que, según estimaciones, entre 450 y 500 mil fieles participaron ayer de la procesión en honor al Señor y la Virgen del Milagro. La cobertura de seguridad de la celebración estuvo a cargo de 4.100 efectivos. "El operativo fue un éxito", destacó Paz. En la oficina de Prensa de la Jefatura de Policía informaron anoche que cuatro mujeres y un hombre "punguistas" fueron detenidos durante el desarrollo de la procesión.

Por otra parte, el director general de Seguridad, Néstor Hugo Méndez, informó que personal de la Brigada de Investigaciones realizó un procedimiento en la intersección de las calles España y Bolívar, en el que apresaron a dos personas mayores que se movilizaban en un automóvil y habían sustraído dos baterías y dos cuchillos de vehículos estacionados.

Una mujer también fue aprehendida anoche en el parque San Martín, acusada de sustraer un teléfono celular. "Todo se desarrolló con normalidad y no hubo que lamentar incidentes ni hechos de gravedad", dijo Méndez anoche al concluir la celebración. Destacó que "favoreció la ampliación del recorrido de la Virgen del Milagro para el desplazamiento de las personas. El retorno a la Catedral fue sin inconvenientes".

El despliegue

Méndez remarcó que la fuerza movilizó 40 móviles con policías de Seguridad Urbana, de la Brigada de Investigaciones, de Drogas Peligrosas y de las comisarías de los distintos barrios para prevenir robos en las viviendas. Sucede que algunos delincuentes aprovechan la ausencia de los fieles que concurren a la procesión para saquearlas. A las 21 el funcionario destacó que "por el momento no hemos recibido denuncias de robos en inmuebles. Estamos esperando que la gente retorne a sus hogares".

Destacó que para el desarrollo del operativo de prevención "hemos dividido a la ciudad en un cuadrante y la estrategia, al parecer, dio resultado".

La prensa

Para la cobertura periodística de las instancias del Milagro llegaron a nuestra ciudad varios medios de comunicación nacional. Entre ellos se contaron a Crónica, América TV, C5N, Canal9, TN, Clarín y las agencias de noticias Télam, DIN y NOA.

Comentá la nota