La carga tributaria asfixia al comercio

El trabajo analiza el peso tributario sobre el sector comercial y establece que es la actividad económica que más impuestos paga.
Preocupa la creación de tasas en municipios. Desde el sector se pidió la homogenización de la base tributaria en el país.

En el ranking de carga tributaria global aplicada al comercio, Salta ocupa el séptimo lugar y se ubica entre las provincias en las que el sector está más sobrecargado con impuestos nacionales, provinciales y municipales sobre las ventas brutas netas de IVA. Un estudio realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal muestra además que se encuentra unos puntos por encima del promedio nacional -fijado en el 3,1%-con el 3,6% después de Entre Ríos (provincia que grava con el 4,9%), Buenos Aires, Córdoba, Misiones, Santa Fe y Santiago del Estero. Con el relevamiento realizado por la entidad que dirige el economista Nadin Argañaráz, la Cámara Argentina de Comercio, presidida por Carlos de la Vega, salió a demostrar con cifras que la presión fiscal que denuncian los empresarios existe y hace pesada la marcha del sector, calificado por la entidad como uno de los más importantes de la economía nacional ya que genera -en conjunto con el de servicios-el 62% del Producto Interno Bruto y es el que más trabajo da en todo el país (registra el 70,27% del total del empleo registrado). Para armar esa matriz, el estudio abarcó a las 24 provincias argentinas y a 100 gobiernos municipales. Luego de plantear semejanzas y diferencias con seis países y con lo que sucede a nivel subnacional, Argañaráz concluyó que el sector del comercio es uno de los más castigados con impuestos. Más datos: de los principales grupos económicos, el sector servicios está gravado con el 3%, industria y la construcción con el 1,2% y las actividades primarias con el 0,8%. "De la comparación de la carga tributaria ejercida en promedio sobre los diferentes grupos de actividades, surge que la presión aplicada sobre el comercio es la más elevada, seguida por el sector de servicio", se estableció como conclusión del trabajo al que el analista comenzó a darle forma en marzo y presentó el miércoles en Buenos Aires, en la jornada "La discriminación impositiva al sector comercial. Nación, provincias y municipios", que organizó la Cámara Argentina de Comercio. Argañaráz cree que la entidad está en condiciones de liderar un debate sobre la problemática tributaria a nivel nacional, discusión que debería conseguir -opinó- la homogenización de la carga tributaria global para acabar con la alta dispersión que hoy rige. Eso porque el gobierno nacional, los Estados provinciales y las administraciones municipales echan mano a la creación de impuestos cuando necesitan cubrir baches "en vez de pensar en bajar o eliminar gastos para recuperar fondos". Argañaráz sostuvo que Argentina se caracteriza porque el consumo general es accionado desde tres costados: a nivel nacional con la tasa del IVA del 21%, en las provincias con el cobro del impuesto a los Ingresos Brutos con tasas promedio del 3,5% y por los municipios que crearon tasas a cambio de ninguna contraprestación.

El "disfraz" de los municipios

El 70% de los gobiernos comunales del país percibe Ingresos Brutos, "disfrazado de tasas, situación que opera con distorsiones". El 30% restante cobra impuestos fijos. El indicador de carga tributaria global sobre el comercio para los municipios elaborada por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal establece el promedio nacional en el 3,1%: en ese listado las comunas de Salta y de Orán también superan ese valor con el 3,61% y 3,43%. Además existen comunas que aplican impuestos que avasallan derechos constitucionales, como ser el libre tránsito, con el objeto de recaudar más. El analista comentó que la evolución tributaria de los últimos siete años aumentó un 50%, y en el mismo porcentaje lo hizo la presión impositiva. Este año, además, es el que mayor carga registró en comparación con los anteriores. "El impacto en las provincias se dio en 2009, en los municipios en 2008", puntualizó, al recordar que la carga formal sobre cada empleado es del 50%. "Si el Estado sigue gastando como lo viene haciendo, se profundizará la precarización y la evasión terminará siendo el actor del sistema",

Un sistema distorsivo favorece la evasión

Nadin Argañaraz, responsable del trabajo realizado, destacó que es inédito, no sólo por los parámetros considerados sino por la metodología utilizada. Anticipó que el tema amerita un urgente debate de los sectores involucrados, tratando de corregir el alto impacto que la carga tributaria provoca en la economía. Además un sistema distorsivo favorece la evasión.

"Si el Estado sigue gastando al ritmo que lo está haciendo, cerca del 30% anual, las provincias tendrán que salir a recaudar más y la manera más fácil será a través de la creación de nuevos impuestos, pero no alcanzará para corregir la distorsión", aseguró.

Consultado sobre la dificultad que atraviesan muchos gobiernos provinciales y la posibilidad de la emisión de bonos, el economista fue categórico. "Creo que la última bala que les queda a las provincias es la emisión de cuasimonedas. Lamentablemente, cuando una largue la serie, la seguirán otras, y ya conocemos el final de esa práctica. Considero que la Nación va a evitar que se emitan bonos, y menos con el antecedente que hay en el país. Si en 2005 los eliminamos, sería muy triste que empecemos ahora", resaltó.

Sobre el trabajo, confesó que analizaron dos elementos fundamentales: "La comparación internacional de la carga tributaria sobre el comercio y la carga tributaria subnacional en Argentina. Se creó un indicador de carga tributaria, tratando de incorporar la mayor cantidad de elementos para aproximación de la muestra. Una especie de unidad económica que sea representativa para cada provincia".

Al profundizar el tema del análisis, afirmó que en la Argentina la cuestión subnacional es importante porque se aplica a través de tres vías: Nación, Provincia y municipios. "En esta muestra fueron considerados impuestos al consumo e impuesto a la renta, no así otros gravámenes, que a pesar de su existencia no pueden ser convalidados. Hay que plantear una homogenización de códigos tributarios de cada provincia y de cada municipio".

Finalmente, aseguró que la base está en la fijación de un sistema federal y no la aplicación de un régimen, cómo sucede en estos momentos, dónde no todas las cuestiones impositivas están resueltas", consideró finalmente.

Comentá la nota