El cardenal Karlic ofició una misa en un galpón del astillero Contessi

El cardenal Karlic ofició una misa en un galpón del astillero Contessi
En su sermón relacionó la importancia el trabajo como muestra de amor que dignifica al hombre y lo inicia en la vida eterna.
El cardenal Estanislao Karlic ofició ayer una misa concelebrada, junto con el obispo diocesano, monseñor Juan Alberto Puiggari, y el vicario, monseñor Armando Ledesma. El hecho resultó inédito porque tuvo lugar en un taller del astillero Contessi. Allí se improvisó un altar entre dos barcos de más de 26 metros de eslora, que le dieron un marco único a la celebración religiosa, que estuvo muy concurrida, por empresarios locales, encabezados por el propio Federico Contessi, representantes de entidades y fieles en general.

Tras la lectura del evangelio a cargo de monseñor Ledesma, el cardenal Karlic pronunció un sermón, en el que relacionó la fecha de la víspera (el Día de los Santos Difuntos) con la vida y la dignidad que aporta el trabajo.

En un momento de su alocución sostuvo que "el amor es la vida eterna ya empezada" y con respecto a la construcción de la Argentina de la que somos responsables todos, dijo que "el preámbulo de nuestra Constitución, que hemos aprendido en la escuela, afirma que nuestro país es para todos los hombres de buena voluntad que la quieran habitar. Pero tiene que ser una tierra de amor y esperanza".

Previo a la misa, un representante del astillero leyó un discurso de bienvenida en homenaje del cardenal Karlic.

El evangelio del trabajo

Destacó que "sabemos que usted quería predicar el evangelio del trabajo, y por eso, nos llena de alegría poder recibirlo en este lugar, junto a las obras y las herramientas que utilizamos en nuestra labor cotidiana".

"En este astillero- prosiguió- hemos tratado de que Dios siempre esté presente en cada una de sus jornadas de trabajo e invocando su protección y bendiciones, no sólo para los que aquí trabajamos, sino para los que tripulan los barcos que construimos y reparamos"·

Recordó que ésta es la segunda vez que se celebra una misa en este balcón -claro que sin la presencia de un primado como el cardenal Karlic-, sino que fue "cuando las condiciones de trabajo eran tan adversas que decidimos manifestarnos con una jornada de labor de 24 horas ininterrumpidas, que finalizaron con la celebración de un oficio religioso".

Posteriormente, durante el sermón, Karlic comenzó exponiendo que "en este día que recordamos a los hermanos que han muerto, pensamos en que tenemos que prepararnos para ese momento solemne y ello lo quiero relacionar con el trabajo y lo que esta actividad significa: inteligencia, voluntad, esfuerzo, heridas, fracasos e infidelidades".

"Un paso a la vida que no pasa"

"Nosotros no celebramos lo que desaparece -argumentó-; la muerte para nosotros no es un fin absoluto, sino un paso hacia la vida que no pasa. Es decir hacia Dios. Eso es lo que creemos".

Y continuó: "por eso decimos que Jesucristo, que vino para amarnos hasta la muerte, vino para llevarnos por ese amor hacia la vida. Pero a la vida eterna".

Después se refirió a la esencia el hombre y su misterio, afirmando que "sólo se esclarece en el misterio de Dios, porque somos su imagen".

Tras señalar que el valor supremo sobre la Tierra es el propio hombre, y que ese es el sinónimo de su dignidad, puntualizó que "la parte que le corresponde al hombre en esta tarea es la libertad del amor. El trabajo también es amor que dignifica al hombre y el amor es lo que nos lleva a la vida eterna".

Enfatizó que "la única respuesta del hombre es el amor, no lo es la indiferencia, ni la inconsciencia, ni la locura de la droga que es una de las expresiones más brutales que se puedan concebir. El amor es la vida eterna ya empezada. Porque el que ama al prójimo como a sí mismo y de verdad alcanza la eternidad".

Huésped de Honor

El intendente interino, Marcelo Artime, declaró Huésped de Honor de General Pueyrredon al cardenal Estanislao Karlic, en un acto del que participó el obispo de la diócesis de Mar del Plata, monseñor Juan Alberto Puiggari.

Marcelo Artime explicó que "hicimos este reconocimiento al cardenal como forma de reconocer y agradecer el compromiso que tuvo con el país en los momentos más difíciles".

Por su parte, Karlic manifestó su agradecimiento. "Es un gesto de gratitud, condición que debemos incorporar a la relación humana porque es propia del amor y el espíritu".

Comentá la nota