Cardelli, el docente de Río Cuarto que fue parte del fenómeno Pino Solanas.

Aseguró que el resultado se debió a la claridad de las propuestas en una campaña con escasos ejes de discusión y que, en el fondo, enarbolaron un discurso del peronismo y del yrigoyenismo histórico.
El fe­nó­me­no Pi­no So­la­nas fue una de las no­tas dis­tin­ti­vas de la par­ti­cu­lar elec­ción le­gis­la­ti­va que rear­mó el ma­pa po­lí­ti­co ar­gen­ti­no. Des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral, te­rri­to­rio don­de Mau­ri­cio Ma­cri lo­gró cons­truir una pro­yec­ción na­cio­nal, Pro­yec­to Sur se eri­gió co­mo el con­tra­pe­so ideo­ló­gi­co, y des­de un dis­tan­te ter­cer pues­to ter­mi­nó ce­rran­do a tan sólo 6 pun­tos del del­fín ofi­cia­lis­ta: Ga­brie­la Mi­chet­ti que ga­nó las elec­cio­nes.

En me­dio de ese pro­ce­so, el do­cen­te rio­cuar­ten­se Jor­ge Car­de­lli, que ocu­pó el ter­cer lu­gar en la lis­ta de can­di­da­tos a di­pu­ta­dos de So­la­nas, ase­gu­ró que la cla­ve fue abrir la agen­da de dis­cu­sión y plan­tear te­mas co­mo la de­pre­da­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, la preo­cu­pa­ción por la po­bre­za y la in­di­gen­cia, y la ne­ce­si­dad de con­tar con una pe­tro­le­ra es­ta­tal.

En diá­lo­go con PUN­TAL, el elec­to di­pu­ta­do na­cio­nal ana­li­zó lo que de­ja­ron los co­mi­cios y el po­si­cio­na­mien­to de Pro­yec­to Sur a fu­tu­ro.

¿Es­pe­ra­ban es­ta res­pues­ta del elec­to­ra­do?

No es­pe­rá­ba­mos tan­to. Es­pe­rá­ba­mos el 15%, pe­ro de­pués los en­cues­ta­do­res co­men­za­ron a de­cir que su­bía­mos y pen­sa­mos que po­día­mos al­can­zar el 18%. Eso lo em­pe­za­mos a sen­tir en la ca­lle, con gen­te que no creía­mos que nos vo­ta­ría y nos da­ba su apo­yo. Por ejem­plo, un in­di­ca­dor en Bue­nos Ai­res im­po­rtan­te es el de los ta­xis­tas, que ha­bla­ban mu­cho de nues­tra lis­ta.

¿Por qué cree que la gen­te se vol­có por Pi­no so­bre el fi­nal?

Creo que no­so­tros he­mos he­cho un plan­teo bien de­fi­ni­do so­bre el país que que­re­mos, in­cor­po­ra­mos al de­ba­te ejes y un ni­vel que no exis­tían, vol­vi­mos a ha­blar de re­cur­sos na­tu­ra­les, la ne­ce­si­dad de una pe­tro­le­ra es­ta­tal, de em­pre­sas pú­bli­cas con­tro­la­das por el pue­blo, plan­tea­mos que la po­bre­za y el ham­bre son un te­ma cen­tral. Y que pa­ra im­pul­sar un mo­de­lo de de­sa­rro­llo ha­ce fal­ta una fuer­te in­ver­sión y pa­ra eso se re­quie­re la apro­pia­ción de la ren­ta mi­ne­ra y pe­tro­le­ra que nos co­rres­pon­de por­que de úl­ti­ma to­dos los ar­gen­ti­nos so­mos pro­pie­ta­rios del sue­lo y no es po­si­ble que unos po­cos se be­ne­fi­cien con es­to.

A par­tir de ahí hi­ci­mos una pro­pues­ta que no se da de un día pa­ra el otro, pe­ro a par­tir de un mar­co ideo­ló­gi­co, de un mar­co con­cep­tual, nos per­mi­te ir pe­lean­do por es­tas co­sas, co­mo por ejem­plo por un tren pa­ra to­dos, por la re­cons­truc­ción fe­rro­via­ria que per­mi­ta lle­gar a to­dos los lu­ga­res del país o re­cu­pe­rar las em­pre­sas ae­ro­náu­ti­cas co­mo la de la pro­vin­cia de Cór­do­ba. To­do es­to en una pro­pues­ta de de­sa­rro­llo que es el que que­re­mos ex­pan­dir a lo lar­go y an­cho del país.

¿Có­mo se con­for­mó fi­nal­men­te el elec­to­ra­do de Pi­no?

Hay una rea­li­dad de que la Ca­pi­tal tie­ne un elec­to­ra­do con fuer­te in­de­pen­den­cia de cri­te­rio, y en ese sen­ti­do mu­chos que vo­ta­ron go­bier­nos de cen­troiz­quier­da an­tes, can­sa­dos de que no les so­lu­cio­nen nin­gún pro­ble­ma, co­mo el de (Aní­bal) Iba­rra, ter­mi­na­ron op­tan­do por (Ga­brie­la) Mi­chet­ti.

Esos su­pues­tos go­bier­nos no re­sol­vie­ron pro­ble­mas edu­ca­ti­vos, de sa­lud; la bre­cha con los sec­to­res del nor­te de la ca­pi­tal es ca­da vez más cre­cien­te, la mi­tad de los jó­ve­nes van a una es­cue­la pri­va­da, y to­do eso no lo re­sol­vie­ron los go­bier­nos de cen­tro-iz­quier­da, que fue­ron go­bier­nos dis­cur­si­vos e ino­pe­ran­tes.

En­ton­ces las pro­pues­tas nues­tras creo que los han in­ter­pe­la­do, igual que a mu­chos pe­ro­nis­tas y ra­di­ca­les por los dis­cur­sos his­tó­ri­ca­men­te pe­ro­nis­tas o yrigoye­nis­tas co­mo la pe­lea por el pe­tró­leo, na­da más que ac­tua­li­za­dos a es­tos tiem­pos. Por eso no­so­tros plan­tea­mos es­ta­ti­za­ción pe­ro con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la con­duc­ción. Eso tam­bién ha in­ter­pe­la­do a la ju­ven­tud.

Le ga­na­ron la pul­sea­da pro­gre­sis­ta a He­ller...

Cla­ro. Lo que pa­sa es que He­ller se pre­sen­ta­ba con un dis­cur­so de cen­troiz­quier­da, a su vez co­mo re­pre­sen­tan­te del Go­bier­no y asus­tan­do con que se ve­nía la de­re­cha. Y eso fue muy po­bre, por­que ade­más en la rea­li­dad se hi­cie­ron muy po­qui­tas co­sas y en los te­mas cen­tra­les me­nos.

Es­te es un país que si­gue sien­do de­pen­dien­te y el co­ra­zón de la de­pen­den­cia si­gue es­ta­do en sus oli­gar­quías te­rra­te­nien­tes y aho­ra se agre­gan las oli­gar­quías mi­ne­ras y el ca­pi­tal ex­tran­je­ro que se si­guen lle­van­do la ren­ta afue­ra del país de una ma­ne­ra asom­bro­sa. Un país que no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pre­ser­var su aho­rro in­ter­no y que no pue­de rein­ver­tir pa­ra de­sa­rro­llar­se. En es­to los Kirch­ner re­pro­du­je­ron el mo­de­lo de Me­nem y ni si­quie­ra re­cu­pe­ró la vie­ja mís­ti­ca in­dus­tria­lis­ta que su­po te­ner el pe­ro­nis­mo en los `50 y `60.

Mien­tras Pi­no hi­zo una gran elec­ción en Ca­pi­tal, De Nar­váez ga­na­ba en pro­vin­cia, ¿es­ta­mos pa­ra el di­ván?

Pue­de ser. Sí y no. Uno tie­ne que acep­tar que las rea­li­da­des pro­vin­cia­les exis­ten. Y es­tá la rea­li­dad de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, que tie­ne cier­ta par­ti­cu­la­ri­dad. Ade­más la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es his­tó­ri­ca­men­te pe­ro­nis­ta, atra­ve­sa­da por las con­tra­dic­cio­nes pro­pias del pe­ro­nis­mo.

Ade­más el jus­ti­cia­lis­mo se ha de­re­chi­za­do y al pro­ce­so de de­re­chi­za­ción kirch­ne­ris­ta le sa­lió otra con­tra­po­si­ción tam­bién de de­re­cha. En ese sen­ti­do es­te pro­ce­so de de­re­chi­za­ción no es so­la­men­te De Nar­váez, a lo su­mo es su ex­pre­sión más bru­tal, pe­ro ya ve­nía un pro­ce­so pre­vio. Por eso creo que son rea­li­da­des dis­tin­tas.

¿A los sec­to­res pro­gre­sis­tas los afec­tó el dis­cur­so de Kirch­ner de cen­troiz­quier­da?

En la prác­ti­ca eso que­dó en la na­da. Fí­je­se en los de­re­chos hu­ma­nos, el Go­bier­no se que­dó es­tan­ca­do en el te­ma de de­sa­pa­re­ci­dos y en el jui­cio y cas­ti­go a los cul­pa­bles, que es muy bue­no.

Pe­ro hay otros de­re­chos hu­ma­nos que son gra­ví­si­mos y que no ha he­cho na­da. El te­ma de los jó­ve­nes en la cár­cel, don­de la edad pro­me­dio es de 22 o 23 años y vi­ven ha­ci­na­dos; el pro­ble­ma de la tra­ta en la ciu­dad, con más de 100 pros­tí­bu­los. El Go­bier­no to­mó cier­tos íco­nos del pro­gre­sis­mo y des­pués no fue con­se­cuen­te con es­to.

Cómo imaginan la carrera de 2011

"No­so­tros va­mos a es­tar con Pi­no, que no le que­pan du­das. Pe­ro hay co­sas que no se ter­mi­nan de sa­ber. Creo que Co­bos va es­tar, lo que es el so­cia­lis­mo de San­ta Fe y la Coa­li­ción van a re­sol­ver una can­di­da­tu­ra. Des­pués ha­brá que ver qué pa­sa con el jus­ti­cia­lis­mo, có­mo re­suel­ve es­ta si­tua­ción, y si ha­brá uno o dos can­di­da­tos tal vez", se­ña­ló Car­de­lli mi­ran­do las pre­si­den­cia­les.

Comentá la nota