En las cárceles bonaereses mueren dos personas cada dos semanas

La Comisión Provincial por la Memoria realizó un relevamiento sobre la violencia en las cárceles bonaerenses y advirtió que “cada dos semanas mueren dos personas dentro de las unidades penitenciarias”.
El informe realizado por el Comité contra la Tortura da cuenta de que "durante el primer semestre del año murieron 52 personas en cárceles bonaerenses y 4.500 resultaron heridas en hechos de violencia", por lo cual los agentes penitenciarios "reprimieron", en promedio, cuatro veces por día.

Según el organismo “existen 6.500 expedientes relacionados a violación de derechos humanos en cárceles e institutos de menores edad bonaerenses, y la mayoría de ellos esperan ser investigados”.

En este sentido, Roberto Félix Cipriano García, coordinador del Comité dijo que "las fuerzas de seguridad todavía mantienen prácticas de la dictadura, hay torturas de manera sistemática y es esto lo que provoca que la violencia sea estructural".

El informe parcial de la Comisión fue realizado en base a datos oficiales que el Servicio Penitenciario envía a la Justicia cada vez que sucede un hecho de violencia, y que a su vez es remitido al organismo, donde aclararon que las cifras "pueden ser más altas debido a que la información es parcial".

Las 52 personas que murieron durante los primeros seis meses de este año fueron víctimas de algún hecho violento o alguna enfermedad, como sida, tuberculosis o cáncer, entre otras, de donde se deduce que en promedio perdió la vida una persona cada tres días y medio.

"El sistema de salud dentro de las cárceles es bastante precario, si bien es destacable la separación que se hizo del penitenciario, ambos dependen de la misma subsecretaría, por lo que se generó una interna terrible para aplicar políticas de salud, al tiempo que faltan muchos recursos", explicó Cipriano.

Según el abogado, "la Justicia se niega a investigar esta violación de derechos", pese las convenciones internacionales que apuntan a la rehabilitación integral de los detenidos mediante educación y trabajo.

La información obtenida por la Comisión advierte que los hechos de violencia llegan en promedio a ser casi 19 por día, debido a que en los primeros seis meses de 2008 fueron 3.226, de los cuales 603 fueron múltiples, por lo que se deduce que hubo al menos más de tres detenidos heridos.

En total, como mínimo, 4.426 presos sufrieron algún tipo de heridas producto de estos más de 300 hechos de violencia mensuales, los cuales fueron reprimidos con balas de goma y palos en 564 ocasiones. Según el informe, "hay nuevas modalidades de violencia", como los traslados sistemáticos de los detenidos mediante los cuales pierden contacto con familiares, pasan varias veces al año por buzones de aislamiento o pabellones de admisión y "es donde los presos dicen sufrir mayor grado de violencia".

"Cuando los presos son trasladados pierden aún más sus derechos, porque en admisión no realizan ningún tipo de actividad y los maltratos detectamos que son mayores, ni siquiera acceden a los patios", dijo Cipriano García.

En tanto, según datos del año 2007, las unidades de traslado del Servicio Penitenciario de la provincia recorrieron durante el año 1.950.000 kilómetros y movilizaron de un lugar a otro al menos al 36 por ciento de la población carcelaria.

"Un dato importante que se suma a estos traslados sistemáticos que implican mayor pérdida de derechos y posibilidades es el negocio que implican, debido a los gastos en combustible y horas extras, debido a que se realizan siempre de noche por seguridad", agregó el letrado.

La población carcelaria es de 26.000 detenidos, de los cuales el 78 por ciento no tiene sentencia firme, están procesados.

De acuerdo a ministerio de Justicia, a partir de datos de noviembre de 2007, al menos el 40 por ciento de los detenidos conseguirá la absolución.

"La situación este año no ha cambiado mucho, es similar, a lo que hay que sumarle que el 20 por ciento de la población no tiene espacio y tiene que turnarse hasta para dormir", finalizó Cipriano García

Comentá la nota