Carbonetti: “Caserio es el presidente natural del PJ en Córdoba”

Tras prorrogarse los mandatos de autoridades partidarias, el presidente del Congreso provincial aseguró que el actual titular del Partido Justicialista debería continuar en ese cargo el año próximo, una vez que se cumpla la formalidad de la elección partidaria.
El Congreso provincial del Partido Justicialista de Córdoba, realizado el sábado en Villa Carlos Paz, se desarrolló sin mayores sobresaltos. Y, tal como se había adelantado, logró consenso en la prórroga de los mandatos de las autoridades partidarias, sin fijar fecha para elecciones internas.

Ni siquiera la carta que Jorge Montoya leyó del ex gobernador José Manuel de la Sota, donde solicitaba ser excluido como autoridad partidaria en esta nueva etapa (actualmente, se encuentra bajo licencia en su cargo de presidente del PJ), perturbó el Congreso.

La esquela fue en coincidencia con la decisión de que el presidente alterno, Carlos Caserio, siga al frente del Justicialismo cordobés, al menos hasta que se realicen elecciones internas.

En el mismo acto, se facultó a la Mesa Ejecutiva a fijar fecha de elecciones partidarias en forma coincidente para elegir candidatos legislativos nacionales.

Desde diversos sectores se preocuparon por subrayar “la unidad del partido” a la luz de que el encuentro de los militantes justicialistas no se extendió por más de una hora y no hubo oposición a la moción presentada.

Cabe destacar además que la decisión de prorrogar los cargos fue tomada un día antes de que vencieran los mandatos de las autoridades partidarias.

Finalizado el encuentro, el presidente del máximo órgano partidario, Domingo Carbonetti, aseguró a LA MAÑANA que el candidato “natural” para presidir el PJ cordobés el año próximo es Carlos Caserio, quien viene ejerciendo esas funciones desde el año pasado en el que José Manuel de la Sota solicitó licencia por entender que “quien gobierna la Provincia debe conducir el partido”.

Una formalidad

“Como fueron prorrogados los mandatos, Caserio continuará siendo el presidente del partido. Y creo que lo seguirá siendo el año próximo. Hay que cumplir con la formalidad de que la Mesa Ejecutiva le ratifique la conducción. Creo que así va a hacer porque el gobernador Juan Schiaretti ha renunciado hace algún tiempo a ser titular del partido, y en este congreso José Manuel de la Sota hizo llegar su renuncia. Así que, prácticamente, hasta por sucesión institucional y natural, Carlos Caserio va a seguir siendo el presidente del partido”, indicó Carbonetti.

- ¿Schiaretti no puede asumir la presidencia del partido?

- No, porque renunció cuando fue electo gobernador. El entendió que debía abocarse a la gestión. Y que no podía coexistir su responsabilidad partidaria con la institucional.

- ¿Qué lectura hace de la carta de renuncia de De la Sota a ser autoridad partidaria?

- De la Sota expresó que quien hoy conduce al justicialismo de Córdoba es Schiaretti y quiere que el gobernador tenga las mismas posibilidades que tuvo él mientras ejerció el mandato. Es un gesto que refuerza la unidad absoluta del peronismo en Córdoba.

- ¿Quedaron atrás las diferencias de criterio que pudieron haber existido reciéntemente entre Schiaretti y De la Sota?

- Quizás para quien no está dentro del PJ, algún disenso u opinión contraria, parecería poner en riesgo la unidad partidaria o pude leerse como una pelea entre dirigentes. Cuando quien expresa su opinión lo hace en forma auténtica, sin ningún tipo de especulación, y después está dispuesto a aceptar el resultado de la mayoría, en buena hora que opine distinto.

A nadie debe asustarle que alguien tenga un pensamiento o una opinión divergente. Lo que sí hay que exigir es que si esa opinión no es la de la mayoría, después se subordine a la de un proyecto político es común. En este caso la soberanía del partido ha demostrado que estamos todos detrás del mismo objetivo: un peronismo unido, militante, que fije estrategias comunes que nos permita seguir gobernando la Provincia.

- El 2009 será un año electoral difícil en lo económico y político. Si los Kirchner le piden un “gesto” a Schiaretti en los comicios legislativos, ¿podrán surgir diferencias con De la Sota y los dirigentes más críticos de la administración nacional?

- Cuando (los Kirchner) le pidieron a Schiaretti alguna exigencia desmedida, el gobernador se distanció del gobierno nacional. Dijo: “Yo llego hasta acá, porque mi mandato es el que me han dado los cordobeses”.

A veces nos quedamos con fotografías coyunturales, pero hay que recordar que el gobernador De la Sota, antes y mientras fue presidente del partido, estuvo ocho años y medio distanciado de Menem, como presidente del PJ cordobés. En ese tiempo, criticábamos lo que nos parecía mal y apoyábamos lo que a nuestro juicio hacía bien.

Hoy Juan Schiaretti debe tener una excelente relación institucional como gobernador con la Presidenta en su rol de primera mandataria electa por los argentinos. Esto es así más allá de que tenga diferencias en lo personal.

Comentá la nota