Carbap elogió las acciones de Jorge ante la sequía.

La reunión entre las autoridades provinciales y los ruralistas tuvo un corolario casi amical, con elogios mutuos. Carbap destacó la estructura de créditos y subsidios provinciales. ¿Un desaire a los dirigentes locales?
El gobierno provincial descomprimió en parte uno de los focos de conflicto que debía enfrentar en estos primeros compases del año. O al menos esa es la sensación que quedó tras la audiencia con las autoridades de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) Incluso, el presidente de dicha entidad, Pedro Apaolaza, se permitió elogiar la ayuda oficial pampeana para los productores afectados, que había sido duramente criticada por los ruralistas locales.

El encuentro se extendió por más de tres horas. Junto a la plana mayor de Carbap participaron dirigentes pampeanos como Héctor Torroba, Jorge Arocena y Andrés Souto, entre otros. Por parte del gobierno provincial, junto al gobernador Oscar Mario Jorge estuvieron el ministro de Hacienda, Ariel Rauschenberger, el titular de la cartera de Producción, Abelardo Ferrán, el subsecretario de Asuntos Agrarios, Enrique Schmidt, y el director de Agricultura, Pedro Goyeneche.

Recién sobre las 13.45 (la reunión había comenzado pasadas las 10.30) los ruralistas dejaron el despacho de Jorge anunciando una posterior conferencia de prensa en la sede de la Agrícola, mientras que el gobernador atendería a los periodistas en su despacho. Minutos después, la gente de Carbap volvió a Casa de Gobierno: la conferencia iba a ser conjunta.

Ya sin los dirigentes locales, Apaolaza anunció que se acordó la organización de una comisión técnica con profesionales aportados por la entidad rural. La idea es hacer un diagnóstico "muy claro" de cómo es la situación en la provincia y las soluciones puntuales que se deberían gestionar. Esas gestiones serían llevadas adelante ante el gobierno nacional por el mismo gobernador pampeano.

Jorge destacó que la reunión tuvo "intercambios de puntos de vista muy positivos", y que el objetivo es tener el diagnóstico de la comisión para "apuntar los recursos y decisiones del estado para apoyar al sector".

"Nosotros queríamos tomar contacto con el gobernador y saber qué estaba pasando", señaló Apaolaza. "Nos hemos encontrado con todo un esquema de créditos, con subsidios y unos cuantos elementos que bien administrados y bien destinados nos parece que son de mucha utilidad y para mí ha sido una sorpresa", resaltó. Y siguió endulzando los oídos del mandatario provincial indicando que "el esquema de créditos que tiene esta provincia para el sector es más importante aún que en la provincia de Buenos Aires".

Estas palabras del dirigente nacional sorprendieron. Más teniendo en cuenta la durísima solicitada que se publicó ayer en algunos diarios, firmada por Andrés Souto en nombre de la Comisión de Enlace de las entidades pampeanas, donde señalaba que los montos dispuestos por el ejecutivo provincial eran "absolutamente insuficientes". Apaolaza aclaró ayer que, desde su punto de vista, no dice que sea "suficiente ni que alcance" pero es "lo que la provincia puede hacer y lo importante es que esté hecho".

Los ruralistas además le pidieron a Jorge que "acompañe" sus reclamos a la hora de plantearlos ante el gobierno nacional. De la misma forma, indicaron que la comisión técnica se pondrá en marcha "la próxima semana ni bien lleguemos a Buenos Aires y los técnicos se puedan empapar bien de los temas que hay que evaluar de esta provincia".

También ratificaron que las medidas de protesta "están postergadas a partir del llamado de la presidenta de la Nación". Sobre la situación puntual de La Pampa ante la crisis del sector, Apaolaza describió que "la sequía ha devastado todo el aparato productivo, en lechería y ganadería el impacto ha sido feroz. Es probable que por su estructura (La Pampa) sufra mucho más esto, otras provincias tienen más desarrollo de tipo industrial".

La reunión, más allá de los anuncios, dejó en claro que Jorge y sus funcionarios dejaron conformes a los dirigentes de Carbap. Será ahora cuestión de esperar para ver si esas "flores" que se repartieron fueron parte de una estrategia para buscar descomprimir el conflicto por parte de los ruralistas o de un real acercamiento de posiciones que, al menos hasta ayer, parecían bastante alejadas entre el campo y el gobierno provincial.

Comentá la nota