Caravana de vecinos se trasladó al camping para pedir por Sofía, con fuertes críticas al accionar de la Justicia

Cerca de un centenar de automóviles se trasladaron este domingo por la tarde en una caravana discontinua hacia el sector del camping John Goodall, al cumplirse la primera semana de la desaparición de la pequeña Sofía Herrera.
Un importante grupo de vecinos se congregó en el acceso al camping que permanece cerrado, el cual a partir de hoy quedó bajo custodia y control de la Policía. Fuerte críticas y reclamos al accionar de la Justicia predominaron a lo largo de la concentración en la que cientos de personas oraron y volvieron a pedir por la aparición de la pequeña.

Cientos de vecinos se trasladaron esta tarde de domingo en varias caravanas que se formaron en diversos puntos de reunión en la ciudad, con destino final en el acceso al camping John Goodall, distante a unos 50 kilómetros al sur de Río Grande por la ruta nacional 3.

Al cumplirse exactamente una semana de la desaparición de la pequeña Sofía Herrera, fue que estos vecinos se trasladaron hacia esta zona para la realización de una concentración simbólica en el frente del camping para orar y pedir por la aparición con vida de la pequeña.

La concentración se realizó en las puertas del camping, toda vez que el mismo permanece cerrado bajo custodia de la Policía Provincial, que a partir de hoy, por orden del juez de la causa, es la única institución que queda a cargo del predio para su custodia y rastrillaje.

La concentración de vecinos tuvo la palabra de varios de los que se llegaron hasta este lugar, aunque resultaron por demás significativas las palabras de un vecino y amigo de la familia Herrera, quien acompañó a las dos abuelas de Sofía, que fueron los únicos representantes de la familia presentes en el lugar.

Esta persona se mostró indignada en primer término por la prohibición del ingreso al camping: “es una vergüenza que el juez no le permita a la abuela poder pasar al baño del camping, ellas querían pasar a estirar un poco las piernas y recorrer el lugar. Nosotros sabemos que estamos pegados a la familia, que la nena desde el lunes se podía saber acá ya no estaba. Por que no le permiten a las abuelas ingresar, y por orden judicial se lo niegan, los mismos jueces que después van y largan un delincuente”.

Las críticas comenzaron a centrarse en el rol de la Justicia, lo que era seguido con la aprobación del resto de los presentes: “si cumplieran la ley esto no pasaría, y siguen viniendo delincuentes a la provincia que entran y salen, y toda una ciudad tenemos que padecer lo que hoy estamos sufriendo con Sofía”, agregó en tono crítico.

El tono más álgido de esta alocución se produjo cuando se retomaron los cuestionamientos a la conducción de la investigación: “que carajo hicieron que a las 10 de la noche le avisaron a la Gendarmería para que cortara la frontera, si lo hubiesen hecho a las pocas horas hoy tendríamos otra tranquilidad sobre quien pudo hacerlo o adonde está la nena, son unos inútiles”, expresó.

Mañana nueva marcha del silencio

Finalmente los allegados a la familia pidieron una vez más que no se reiteren los rumores que dudan de la vinculación familiar de Sofía con sus padres, y se continuó pidiendo más información a los investigadores del caso ante la ansiedad del esclarecimiento del mismo.

Los presentes oraron y finalmente pautaron para este lunes a las 20 horas una n ueva concentración en la rotonda del Cristo, desde donde marchar hacia Belgrano y San Martín.

Comentá la nota