Caranta: "Un dirigente de Boca me acercó la posibilidad de ir a River"

El arquero dijo "puede ser" cuando se le consultó si había sido el presidente, Amor Ameal; ya se entrenó en Lanús
La satisfacción de Mauricio Caranta contrasta con el fastidio que reflejan los dirigentes de Boca. Mientras el arquero se entrenó ayer por primera vez junto con el plantel de Lanús, después de la medida cautelar que dictaminó la jueza María Juanes Hernández, los abogados de la entidad xeneize apelaron la resolución, esperan que la Justicia se vuelva a expedir y analizan romper relaciones con sus pares del Sur. Pero el contrapunto no termina ahí: los cruces mediáticos que comenzaron en enero, cuando se desató el conflicto entre el N°1 y Boca, siguen.

"Soñé muchísimo con este momento de volver a trabajar y hoy tengo la posibilidad en Lanús, que se la jugó por mí. En estos casi seis meses pasé por momentos muy duros. Los responsables de esto no dan la cara y hoy están con trabajo", manifestó el cordobés, que acordó un contrato por tres años y medio. El vínculo se rubricará cuando la Justicia ratifique la sentencia, y de confirmarse el fallo Boca recibirá otro duro revés: deberá abonarle al arquero 1.500.000 dólares.

Pero en medio de la alegría, Caranta impresionó con una frase. "Un dirigente de Boca me acercó la posibilidad para ir a River. Me dijo que un grupo empresario compraba el pase... Me sorprendió, aunque en ese momento no lo veía viable", explicó el arquero, que atinó a decir "puede ser", cuando se le consultó si la propuesta se la presentó el presidente Jorge Amor Ameal.

El último partido de Caranta en Boca fue el 29 de septiembre de 2008, cuando los xeneizes cayeron por 4 a 1 frente a Godoy Cruz, de Mendoza. Igualmente, el arquero dejó entrever que le resta trabajo para equipararse con los dos guardavallas que tiene el plantel: Carlos Bossio y el juvenil Agustín Marchesín.

Con su llegada se abre un interrogante respecto de la permanencia de Bossio en el club. El contrato del capitán y referente termina el 30 de junio. "Fue el primero en recibirme, me dio la bienvenida como referente del grupo. No vengo a pelear nada con él. Vamos a tratar de ayudar para que Lanús siga creciendo y se clasifique para las copas internacionales y, obviamente, a que se mantenga puntero en el torneo local", relató Caranta.

* Bossio advierte las prioridades para continuar

"Nadie me habló de renovar mi contrato. Tendré que ver si tengo las mismas posibilidades de Caranta. Si las tengo, me quedo. Si no, prefiero ir a lucharla a otro lado", avisó Bossio. Y agregó: "Si trajeron a un arquero es porque pensaron que es un puesto por reforzar".

Comentá la nota