Caracoles es una de las grandes maravillas de la ingeniería

La construcción del dique Caracoles, sobre el río San Juan, es considerada junto con la ampliación del Canal de Panamá, como una de las principales megaobras en América Latina, fruto de las grandes maravillas de la ingeniería mundial.

Caracoles, el tercer dique de la provincia, es considerado también como el proyecto hidroeléctrico más importante de las últimas décadas de Argentina, después de Yacyretá.

El proyecto está enmarcado dentro del mecanismo para un desarrollo limpio de acuerdo a lo establecido en el protocolo de Kyoto, por lo cual los beneficios económicos consideran la futura venta de CER (Certificados de Reducción de Emisiones, comúnmente conocidos como "bonos verdes").

Así se desprende de un reciente informe elaborado sobre los principales proyectos de infraestructura de los últimos años en Latinoamérica y que fue publicado recientemente por los principales diarios.

El estudio destaca que entre "las megaobras en Latinoamérica se encuentran la expansión y profundización del Canal de Panamá, vínculo entre los océanos Atlántico y Pacífico y construido por Estados Unidos, que corre riesgo de ser obsoleto debido a que muchos de los nuevos cargueros son demasiado grandes para transitarlo".

La obra requiere que unos 5,370 millones de pies cúbicos de tierra y rocas sean talladas, derribadas y dragadas para la expansión equivalente a tres cuartas partes del material que fue excavado durante el proyecto original, la mayor movilización de suelos de la historia.

El dique Caracoles

El informe destaca al mismo tiempo que en Argentina, la presidenta Fernández está promoviendo grandes proyectos para mejorar su capacidad energética. En la provincia de San Juan construirán una central eléctrica de 350 millones de dólares y 62 megavatios en el río San Juan.

Subraya que "el gobernador de San Juan José Luis Gioja firmó el contrato con un consorcio formado por la firma argentina de ingeniería Techint y la constructora Panedile Argentina S.A. para poner en pie al dique Punta Negra, el último encarado hasta ahora de una serie de proyectos hidroeléctricos a lo largo del río San Juan. A 30 kilómetros de Punta Negra se ubican las centrales Caracoles y Ullum".

La presa más alta de Argentina

El dique es un enorme terraplén de gravas compactadas de más de 10.200.000 metros cúbicos, que demandó la excavación de 910.000 metros cúbicos de roca a cielo abierto, la excavación de unos 180.000 metros cúbicos en túneles, más de 5.300.000 metros cúbicos de suelos, además de la fabricación de unos 100.000 metros cúbicos de hormigón con unas 9.000 toneladas de acero de construcción y una inversión superior a los 9.000.000 de horas hombre trabajadas.

El dique Caracoles, inaugurado oficialmente el 10 de octubre de 2008, posee el paredón más alto de construido hasta ahora en la Argentina, con 136 metros de altura y una extensión de 620 metros de longitud.

El paredón, que sirve de tapón del agua para que se acumule entre los cerros, fue impermeabilizado con una losa de hormigón armado con juntas verticales, sobre el paramento aguas arriba, equivalente a 93.000 metros cúbicos de hormigón y 8.000 toneladas de acero de construcción, que insumió 14 meses de construcción.

Para los ingenieros, se trata de simplemente de "la obra más alta de estas características que hay en la Argentina, y ubicada en una zona de alta complejidad sísmica".

Caracoles posee una capacidad de embalse de hasta 565 hectómetros cúbicos, sobre una superficie inundada de 1.200 hectáreas.

Esta capacidad de administración del escaso recurso hídrico en la región permite ampliar la superficie cultivada en 17 mil hectáreas, además de alimentar las dos turbinas tipo Francis de 62,5 MW de potencia cada una, que generan 125 MW de potencia para entregar una media de energía anual de 715 GWh, que representa el 40 por ciento de la energía anual que consume la provincia de San Juan que es de 1.800 GWh al año y que es aportada al mercado eléctrico mayorista.

El 13 de abril de 2009, Caracoles comenzó a generar energía.

Comentá la nota