Caracoles generará energía por primera vez la semana próxima.

Será a modo de prueba. Se trata de un paso clave en la última etapa de la obra y asistirá Gioja.
En el gobierno lo esperan con mucha expectativa y dicen que se trata de un momento histórico, después de la larga espera de diez años que demandó su construcción. La semana que viene, el dique Los Caracoles pondrá en marcha una de sus turbinas y por primera vez generará electricidad. Será a modo de prueba y para verificar el funcionamiento de los equipos, pero es una etapa fundamental y el punto de partida para que produzca energía continuamente. El cálculo oficial es que en mayo ingresará al sistema integrado nacional en forma permanente.

Fuentes calificadas aseguraron que el gran momento llegará el lunes o martes de la semana entrante. En gobierno ultiman detalles del acto, pero dicen que con seguridad estará José Luis Gioja y se está analizando si los periodistas serán invitados al nuevo dique que fue inaugurado el año pasado (Ver estrenos).

El plan que manejan en Energía Provincia Sociedad del Estado (EPSE), la empresa estatal encargada de la obra, es accionar desde la casa de máquinas la turbina del primero de los dos generadores que tiene instalados Los Caracoles. Las pruebas se extenderán hasta fines de abril y si todo marcha bien, el generador entraría en régimen comercial y empezaría a venderle de manera continua al Mercado Eléctrico Mayorista que distribuye la energía por todo el país, explicaron en el organismo. Cumplida esa etapa, en mayo esté previsto empezar a testear el segundo generador.

Será la primera vez que se hace una prueba de este tipo en los Caracoles. El personal se EPSE viene controlando y ajustando piezas y el arranque de la turbina será al último paso para verificar si el sistema de generación es capaz de hacer correr electricidad por el circuito.

En el gobierno no dudan en decir que es un paso fundamental para que la obra rinda a pleno. Pasa que además de su función de riego, el dique debe producir energía eléctrica para explotar al máximo la utilidad que ofrece. Y la prueba de los generadores, es el comienzo del último trayecto que hace falta transitar para que la central hidroeléctrica funcione sin dificultades.

Sin ir más lejos, hay que recordar lo que pasó con el dique Cuesta del Viento. La obra se terminó en 1999, pero por errores y desinteligencias oficiales no generó electricidad sino hasta ocho años después.

La potencia máxima de generación de Los Caracoles es de 124 megavatios, entre un 40 y un 50 por ciento de lo que consume toda la provincia, y la turbina que se probará tiene una capacidad de 62 megavatios (Ver Mapa...). La energía que genere el lunes o martes irá al MEM y la provincia cobrará por su venta, aunque en EPSE explicaron que será muy poco porque la primera prueba durará sólo unas horas.

La producción de electricidad será el corolario de más de una década de idas y venidas y pujas políticas que le trajeron varios dolores de cabeza a la provincia. Los primeros ladrillos se pusieron en 1998 y el gobierno de la Alianza suspendió la obra en 2002 por supuestos incumplimientos de las empresas constructoras. Los trabajos recién se pudieron retomar en 2004, cuando la gestión de Gioja logró destrabar en la Nación el entramado legal que había heredado.

Comentá la nota