La cara oscura del paisaje: un hospital

El diputado Rodolfo Canini volvió impactado de Aluminé, a tal punto que pedirá la interpelación (otra vez) del ministro de Salud, Daniel Vincent. Dice que los médicos tuvieron que comprarse celulares y que un comerciante les dona tarjetas para usarlos, porque el hospital tiene el teléfono restringido.
El diputado Rodolfo Canini anunció que presentará un proyecto de resolución para que la Cámara de Diputados de Neuquén interpele al ministro de Salud, Daniel Vincent.

El legislador hizo el anuncio después de visitar y constatar impactantes carencias en el hospital de Aluminé, donde se reunió con médicos, agentes sanitarios y empleados administrativos.

"Desde el teléfono cortado hasta las ambulancias sin ruedas son parte de las problemáticas que tiene el nosocomio para funcionar, además de la falta de medicamentos como anticonceptivos, por ejemplo", dijo Canini.

La realidad no parece ser la mejor, sino parte de una pobreza estructural que se acrecienta en lugar de achicarse. Refirió el diputado que los médicos aseguraron que "es la primera vez después de muchos años de servicio, que en la zona rural se ve que la gente pasa hambre", y que los niños en los parajes rurales "no crecen, no suben de peso".

Siempre a juzgar por lo contado por Canini, el personal del hospital le refirió que desde la subsecretaría de Salud se impuso una restricción al uso del teléfono, porque la Provincia "le adeuda 5 millones de pesos a Telefónica de Argentina".

"Los médicos tuvieron que organizarse entre ellos para resolver la comunicación para las guardias, compraron un celular, y un comerciante les dona las tarjetas", sostuvo el diputado.

Comentá la nota