De cara a la campaña, la ANSeS pisa los gastos y reorienta sus inversiones

El organismo dejó de participar en licitaciones y varios fideicomisos. Ahora recompra bonos, tapa agujeros fiscales e interviene en salvatajes de empresas en apuros
La campaña electoral amenaza con teñir de proselitismo a la mayoría de las esferas del Ejecutivo. La Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) no es la excepción. El organismo que dirige Amado Boudou se convirtió desde hace meses en el principal artífice del escaso financiamiento al sector privado, y con ello marcó el ritmo del alicaído mercado de capitales local. Pero ahora son los mismos inversores privados los que se sienten desconcertados.

A 46 días de las elecciones la cúpula de la ANSeS evidencia un cambio significativo en el manejo de sus operaciones. Al mismo tiempo que decidió recortar los fondos que habitualmente desembolsaba en determinados sectores, avanza hacia una reorientación de la estrategia de sus inversiones.

Ello tiene que ver con un doble objetivo que exigen desde la Rosada: pisar gastos como reaseguro frente a eventuales partidas adicionales que demande la campaña, y hacer más efectivo el derrame de los fondos previsionales sobre la economía.

La demanda de fondos que soporta la ANSeS se multiplicó en las últimas semanas. Debió utilizar partidas para recomprar títulos públicos en el mercado y hasta para tapar agujeros fiscales del Tesoro Nacional. "Estamos en una etapa de evaluación y seguramente ya comenzaremos a implementar cambios. No se trata de nada cerrado, sino de ver cómo logramos que los fondos de los jubilados logren convertirse en la mejor inversión, la más trasparente, y la que más apuntale el nivel la economía", admitió una fuente del organismo a El Cronista.

En las últimas semanas se redujo significativamente la participación del organismo en los fideicomisos. A último momento se bajó de dos operaciones que lo tenía como actor casi excluyente.

Asimismo, hasta el momento no se realizaron nuevas licitaciones de plazos fijos entre los bancos para otorgar líneas de crédito al consumo y a la compra de automóviles. Desde la ANSeS reconocen por lo bajo que los resultados obtenidos en este caso fueron modestos.

En cambio, se notó más activo a Boudou en las intervenciones directas y puntuales sobre compañías. Con desembolsos y mayor presencia oficial. En el medio está en juego la mayor billetera oficial en muchos años: $ 94.000 millones en activos heredados de las AFJP y un flujo anual de dinero fresco por $ 13.000 millones de los aportes previsionales.

En este contexto, en las últimas semanas la todopoderosa ANSeS –para muchos hoy el principal brazo financiero del Gobierno– se abocó a intervenciones puntuales y selectivas. Los ejemplos más concretos son los rescates en curso sobre la papelera Massuh y la automotriz General Motors.

Ayer Boudou se reunión con el decano de la facultad de Económicas de la UBA, Edgardo Barbieri, quien le entregó al funcionario las primeras evaluaciones del Programa de Asistencia Técnica sobre los proyectos de inversión de los que participa el organismo. Se efectuó el análisis de la rentabilidad de los proyectos y su impacto social. Boudou comentó que "el objetivo es lograr un manejo transparente, consistente y adecuado de los fondos de la ANSES".

Por otra parte, hoy se reunirá por primera vez la Comisión Bicameral de Control de los Fondos de Seguridad Social para elegir sus autoridades, tras cinco 5 de demora. Los legisladores tienen previsto convocar a Boudou. "Las expectativas con la comisión son pocas, porque el oficialismo tiene número y autoridades como para manejarla", afirmó la diputada mendocina de la UCR Silvia Lemos.

Comentá la nota