De cara a 2011, los sindicatos empiezan a definir horizontes

Petroleros, Camioneros, Jerárquicos, Dragones, UOCRA, Vigiladores, Comercio, Luz y Fuerza, CTA, estatales, municipales y la CGT pretenden tener un rol protagónico en las próximas elecciones generales de 2011.
En todos los niveles de gobierno hay promesas de cargos y espacios de poder en entes estratégicos como Petrominera y la Secretaría de Hidrocarburos. Algunos ya están definidos, otros esperan propuestas y unos pocos quedarán afuera de una mesa que parece tener muchos invitados y una torta cada vez más codiciada.

Como sucede desde los gobiernos populares de Juan Domingo Perón en la política argentina el rol de los sindicatos y el denominado movimiento obrero es considerado "vital" para los sectores de poder ya que su apoyo público se traduce luego en votos seguros para las elecciones, según creen algunos sectores de la política.

A esta altura de las circunstancias, la pregunta es qué tan real es la obtención de sufragios, con la simple decisión de brindar cargos a los gremios que en las últimas elecciones de 2007. Donde aportaron concejales, diputados y funcionarios de diversas jerarquías para los gobiernos municipales, provinciales y nacionales.

ESCENARIO PROVINCIAL

Si se observa "lo que viene" a nivel provincial, apenas un puñado de sindicatos aún no definió el rol que tendrá en las próximas elecciones. Acostumbrados a construir poder desde las bases trabajadores, la dirigencia peronista "kirchnerista" ya cuenta con el aval sindical de los camioneros bajo el mando de Jorge Taboada, los vigiladores disidentes de Julio Gutiérrez, la UOCRA Comodoro de la mano del interventor Américo Palma y los resabios de Ricardo "Chiquito" Cheuquepal junto a SMATA (mecánicos) de Lloris Agostinelli. Acá también se puede encolumnar Luz y Fuerza, aunque habrá que esperar porque los muchachos de Héctor González están enfrentados con el oficialista Gerónimo García pero también con el intendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche, un alto referente del peronismo disidente.

Por el otro lado, los "dasnevistas" han aceitado su relación con el gremio de los trabajadores de la construcción en yacimientos también conocidos como "Dragones" y, por decantación, podrían tener el apoyo de los vigiladores oficialistas que responden a la conducción nacional de Angel García, alineada en la CGT de Luis Barrionuevo.

También Provincia mantiene un fuerte respaldo del Centro Empleados de Comercio, cuyo titular José González es uno de los referentes más importantes que se mantienen fiel a su gestión desde 2003.

Así, el gobernador Mario Das Neves volvió a mover una de sus habituales piezas de ajedrez y convocó a dos de los gremios más representativos del golfo San Jorge para integrar la Secretaría de Hidrocarburos.

En este caso, elogió el rol de los Petroleros Privados (en especial de su diputado provincial Carlos Gómez) y compartió un asado con los Petroleros Jerárquicos que agradecieron en la voz de José Lludgar la convocatoria del Gobierno provincial.

Justamente, los elogios vertidos tanto por el gobernador como por la cúpula de los Petroleros Privados puso en duda la indefinición que pretenden mantener los petroleros, quienes dialogan de forma directa con el "dasnevismo" pero también gozan de llegada directa al Gobierno nacional gracias a la amistad entre el secretario general Mario Mansilla y el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal de la Nación, Roberto Barata.

A la hora de analizar el posicionamiento de los gremios ante el próximo turno electoral, los sindicatos nucleados en la Confederación General del Trabajo, liderados por Juan Carlos Fita, aparentan estar a la expectativa y esperando propuestas.

De hecho, Fita se enfrentó con Das Neves cuando amagó a pelearle una elección interna, recuperó su amistad gracias a un supuesto compromiso de cargos electivos para 2011 y luego aclaró: "estoy esperando que me llamen, si son de Kirchner todo bien y son de Das Neves también todo bien, ya que lo importante es que los trabajadores tengan representación en el armado de las listas".

En el caso de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la participación no pasa exclusivamente por el aporte de candidatos, en todo caso muestran mayor afinidad con los partidos considerados chicos y el objetivo es marcar posturas en temas concretos. Aunque han coincidido claramente con políticas "kirchneristas".

Lo mismo sucede con ATE que mantiene un lugar crítico en cuanto a la gestión provincial, pero igualmente están muy lejos de comulgar con el resto de los espacios como el radicalismo o el peronismo disidente de Néstor Di Pierro, Norberto Yauhar y Carlos Eliceche. En tanto un sector del justicialismo interviene esperanzado en las elecciones de la Asociación de Trabajadores de la Educación, a través de una de las listas. Enfrente estarán las líneas más críticas a la política provincial.

A nivel municipal, la situación no está tan clara. En general los gremios se han mostrado cerca de la gestión municipal pero sin grandes pronunciamientos. No existe un interés marcado por aportar lugares a los estamentos públicos de la ciudad, como sí se ha demostrado para los espacios provinciales. Incluso se habló que del gremio de los municipales puede salir algún candidato pero esa posibilidad todavía es remota.

Comentá la nota