Capturan al principal narco colombiano

Capturan al principal narco colombiano
Daniel Rendón, alias "Don Mario", está acusado de enviar 100 toneladas de cocaína a EE.UU. y de por lo menos 3000 homicidios
BOGOTA.- En un nuevo triunfo para el gobierno de Alvaro Uribe, la policía colombiana capturó ayer al narcotraficante más buscado y poderoso del país, Daniel Rendón, alias "Don Mario", acusado de enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos y responsabilizado de por lo menos 3000 homicidios.

Uribe recibió como "un alivio" la captura de "Don Mario", a quien calificó como "uno de los narcotraficantes más temibles del mundo", en una declaración desde Brasil, donde participó en el Foro Económico Mundial para América Latina. "Esto demuestra que Colombia puede deshacerse de toda la criminalidad", añadió el mandatario.

Rendón, de 43 años, será pedido en extradición por Estados Unidos, anunció el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, al revelar detalles de la captura, que tuvo lugar en una zona selvática cerca de la población de Necoclí, departamento de Antioquia, en el noroeste del país.

Según la policía, "Don Mario" envió a Estados Unidos más de 100 toneladas de cocaína por América Central y tenía una importante alianza con los principales carteles de drogas de México. También era el jefe de la Oficina de Envigado, una red de sicarios al servicio del narcotráfico, integrada por unos 1500 hombres, muchos de ellos ex miembros de las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un grupo paramilitar de extrema derecha.

Tras la captura, el narcotraficante fue trasladado de Medellín a Bogotá, donde descendió de un avión en una base de la policía, con las manos atadas con una cuerda y una incipiente barba.

En una conferencia de prensa en la base aérea, Santos dijo que la operación duró nueve meses y que en la última fase se logró romper su anillo de seguridad, integrado por más de 50 hombres armados, muchos de los cuales fueron capturados, hasta dejar solo y aislado a "Don Mario". Fue detenido al cabo de una persecución policial de ocho días; sus últimas cinco horas en libertad las vivió en un cerco tendido por 300 comandos policiales.

"Estaba virtualmente como un perro, abrazado, acurrucado alrededor de una palma. Ahí llevaba dos días", reveló Santos, que admitió que en dos ocasiones había logrado evadir la captura. "No hay lugar en Colombia ni en el mundo donde, por más poderosos que sean estos capos, se puedan esconder", añadió.

Santos dijo que era, sin lugar a dudas, "el narcotraficante más buscado" de Colombia. Rendón era considerado el nuevo heredero del narcotráfico colombiano, un lugar que sólo unos pocos cabecillas ocuparon desde la muerte, en 1993, de Pablo Escobar.

"Don Mario" obtenía de la venta de drogas más de dos millones de dólares al mes, el mismo monto de la recompensa que ofrecía el gobierno por su captura. Es considerado responsable de 3000 asesinatos en los últimos 18 meses, según informó ayer el jefe de la policía colombiana, Oscar Naranjo.

Formó parte de los escuadrones paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron y entregaron las armas en una negociación de paz con el gobierno de Uribe, pero se apartó del proceso y poco a poco se fue convirtiendo en uno de los principales narcotraficantes del país. Es hermano de Freddy Rendón, alias "el Alemán", un antiguo jefe paramilitar que permanece encarcelado en cumplimiento del acuerdo de paz con el gobierno.

Fuentes policiales señalaron que la captura de 18 integrantes de las bandas delictivas de "Don Mario", el 6 de abril -entre ellos, un hombre cercano al narcotraficante-, fue el punto de partida para la operación que terminó ayer con su captura. Una disputa interna entre jefes de las bandas de sicarios dejó en los primeros días de la semana pasada un saldo de 31 personas muertas en Medellín, capital de Antioquia, donde tenía su centro de operaciones la Oficina de Envigado.

La ola de violencia que vivió Medellín, la segunda ciudad colombiana, con unos 2 millones de habitantes, obligó a la realización de un Consejo de Seguridad el lunes pasado, y al desplazamiento de unos 500 hombres del ejército y 6800 de la policía a los barrios pobres de las montañas que rodean la ciudad.

Según la prensa colombiana, el narcotraficante, que enfrenta 11 procesos penales, venía buscando una negociación con las autoridades antidrogas de Estados Unidos

Comentá la nota