Cappiello pidió "bajarle la psicosis a la gente" por la gripe A

El ministro de Salud de la provincia llevó tranquilidad ante el avance de la Gripe A. Se mostró contrario a las decisiones adoptadas por los municipios de Chabás y Casilda de no permitir actividades públicas. "Nunca nos consultaron", indicó. Dijo que la educación en Santa Fe "no está paralizada". E insistió con informar sin alterar a los ciudadanos.
Consultado sobre las decisiones tomadas por los gobiernos de Casilda y Chabás de cerrar por 72 horas todas las actividades que impliquen aglomeración de público, Cappiello indicó que "no consultaron nunca, es una decisión pura y exclusiva del intendente de cada localidad. Tendrán sus motivos. Al resto de la provincia, por parte del gobierno santafesino, esa medida no se va a extender. Son decisiones unilaterales y habrá que preguntarles porqué lo hicieron" (ver aparte).

Al preguntársele si consideraba esa medida como inadecuada, el titular de Salud expresó que "en realidad las medidas correctas son las que estamos diciendo nostros y que tienen que ver con el distanciamiento social, es decir darle a la gente de darle a la gente la oportunidad de que cuide su salud y la de otros ciudadanos. O sea todas las medidas de prevención que hay que tomar en estos casos y que la gente sepa que en ciertos lugares no deberían estar. Pero estas medidas así no son las que recomienda por ahora la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación".

Consultado sobre la situación general de los cuadros de gripe A en la provincia, el funcionario binnerista indicó que "estamos trabajando en ver la evolución de la pandemia. Vamos a seguir trabajando de acuerdo a las normativas del ministerio de Salud Nacional teniendo en cuenta lo que hemos dicho en el Consejo Federal de Salud, es decir, de la necesidad de ir viendo otras alternativas de tratamieto, esperando que las recomendaciones del Consejo hechas el jueves pasado se cumplan. El Consejo pidió que el Comité de Crisis Nacional declare la emergencia sanitaria y a su vez que se recomiende posponer los viajes a los lugares donde hay más circulación de viajes. Por otro lado estamos trabajando qué situación se va a plantear a partir del lunes, cuando se reinicien las actividades escolares".

Al respecto, y cuando se le preguntó si no consideraba que la educación tenía cierto grado de paralización el ministro fue muy enfático: "Eso no se puede decir porque acá hay 5.000 escuelas en toda la provincia y nosotros tenemos cerradas creo que unas 113 entre cierres parciales y totales. Esa cantidad es un porcentaje muy ínfimo. En Rosario solamente hay 996 escuelas y hay 47 cerradas totalmente. La educación no está paralizada, la educación está. Que haya otra situación de ausentismo tiene que ver con que los padres no manden a los chicos a la escuela".

El ministro reiteró en enviar un mensaje tranquilizador a la población: "A la gente hay que bajarle la psicosis y por eso nuestro mensaje tiene que ver con darle tranquilidad a la gente y decirles que estamos haciendo las cosas como coresponde. Necesitamos la colaboración de la prensa para que nos ayude. Nuestro mensaje es de tranquilidad y de comunicarle cómo debe proceder en estos casos. Así, también con la participación comunitaria, vamos a poder resolver esta enfermedad. Por eso insistimos con que el distanciamiento social es lo que permite que tengamos una mayor posibilidad de disminuir la contagiosidad. Y si cerramos una escuela que los chicos permanezcan en sus casas y no que sigan juntándose en otros lugares. Si no las medidas no sirven de nada".

Respecto al pico de la enfermedad, Capiello señaló que "todavía no está instalado, faltan una cantidad de casos más. Probablemente entre la primera y sergunda semana de julio tengamos muchos más casos. Pero nada que no se aabsolutamente manejable por el sistema de salud".

Comentá la nota