Capítulo final en la Bicameral

Capítulo final en la Bicameral
Cobos declaró ayer que la renuncia de Redrado "no cambia nada", confirmando que la comisión especial se expedirá, pese a la postura de la UCR. En igual sentido se pronunció Marconato (FpV). El bloque de la CC se reúne hoy para definir su postura.
El conflicto en torno de la presidencia del Banco Central tendrá mañana su capítulo final en el Parlamento, cuando emita su consejo la comisión especial que debe analizar la remoción de Martín Pérez Redrado. Independientemente de la renuncia del ex Golden Boy, anunciada el viernes pasado, los integrantes de la comisión emitirán su dictamen que, tal como informó este diario, sería a favor de la remoción del funcionario. A partir del martes, entonces, el conflicto sólo quedaría pendiente de resolución en el Poder Judicial, que incluso verá inevitablemente extinguirse su participación una vez cumplidos los pasos formales para la salida del ex titular de la entidad.

La comisión había analizado este escenario mucho antes de que Redrado anunciara su alejamiento del Banco Central. En las primeras reuniones entre el vicepresidente Julio Cobos y los diputados Gustavo Marconato (Frente para la Victoria) y Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica) conversaron sobre una eventual renuncia y en aquel entonces se acordó que continuar trabajando en cualquier caso. El último viernes, cuando aquel escenario virtual se concretó, los integrantes de la comisión se tomaron parte del fin de semana para estudiar la situación con asesores y compañeros. Poco después ratificaron que mañana emitirán su consejo, tal como estaba previsto.

"De acuerdo con lo que dice la ley, Cristina Fernández convocó a la comisión y ésta debe darle su consejo, cuyo único destinatario es el presidente de la Nación. No puede dejar de emitir su consejo. Incluso cuando se hizo lo de Pedro Pou, la comisión aconsejó la remoción de un director que ya no estaba en el cargo", recordó una fuente del Congreso.

Siguiendo la posición marcada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, Marconato argumentó ayer que pese a la renuncia de Redrado, la comisión debe "seguir con el procedimiento porque hay una medida cautelar en la Justicia, que dice que el Ejecutivo no puede nombrar un nuevo presidente del Central hasta que el propio Congreso se expida".

Desde Mendoza, Cobos apenas respondió escuetamente unas preguntas de un medio que lo tomó por sorpresa al salir de la casa de la senadora y economista Laura Montero. Allí, dijo que la renuncia "no cambia en nada" el funcionamiento de la comisión, algo que confirma que mañana habrá consejo. Según pudo saber Página/12, el vice está bastante lejos de adoptar la postura de las máximas autoridades del radicalismo, que calificaron como "absurdo" que se emita un consejo luego de la dimisión del ex Golden Boy.

Para la cúpula radical, la comisión especial debería, en todo caso, presentar un "informe" sobre la situación. Así lo expresaron el presidente del partido, Ernesto Sanz, y el titular del bloque de senadores, Gerardo Morales, quien interpretó que la comisión "puede ahora brindar un informe de todo lo que ha producido, pero un dictamen ya se vuelve en abstracto". "El Julio no les va a hacer caso a los radicales, porque no es una persona que vaya a quedarse en el medio. Si la comisión evalúa que tiene que emitir el dictamen, lo va a hacer", respondió una persona de contacto permanente con el vicepresidente.

Se trata de un nuevo cortocircuito entre Cobos y la estructura orgánica radical, que no logra aceitar la relación con su hasta hoy mejor candidato para las elecciones presidenciales de 2011. En tanto, los hombres más cercanos a Cobos continúan inclinándose por acompañar la remoción, aunque trabajan en argumentos que lo diferencien de la posición del kirchnerismo. La senadora Montero, el ex presidente de la Comisión de Hacienda de Diputados, Raúl Baglini, y el ex secretario de Legal y Técnica de Mendoza, Jorge Albarracín, mantuvieron ayer contactos con el vice.

De todas formas, en este momento la discusión más fuerte se da en el seno de la Coalición Cívica, que hoy a la tarde reunirá a su bloque de diputados para analizar la postura más conveniente. Prat Gay es partidario de remover a Redrado, no por los argumentos del oficialismo, sino por diferencias en torno del manejo de toda la gestión. Sin embargo, para algunos dirigentes de la fuerza que conduce Elisa Carrió, la coyuntura política hace más conveniente plantarse totalmente en contra de las posiciones del Gobierno y del vicepresidente opositor.

Comentá la nota