Capitanich valoró el acuerdo con el agro y calificó a los avances de promisorios.

CHARATA: El gobernador Jorge Capitanich valoró ayer el acta acuerdo sellado entre el gobierno nacional y la Mesa de Enlace Agropecuaria, con medidas que apuntan a mejorar la situación del sector cárnico, lácteo y de la comercialización de trigo.
“Son avances promisorios que permitirán transitar un sendero hacia la solución de los problemas”, ponderó el mandatario chaqueño en diálogo con Radio Nueva Era de Charata, desde Buenos Aires, donde esperaba la firma del convenio con la presidenta de la Nación por el Programa de Asistencia Financiera.

Insistió Capitanich en que las retenciones son sólo un componente de la rentabilidad de cada explotación agropecuaria y dijo que es preferible “encapsular” el tema porque se trata de una cuestión de carácter nacional. “Muchas veces hay segmentos de productores que pueden tener, con este nivel de retenciones, alta productividad y rentabilidad. Por eso deben entender que necesitamos parte de ese financiamiento para proyectos de reconversión productiva destinados a pequeños productores”, sostuvo.

Sobre el corte de la Ruta 95 que productores autoconvocados del Chaco realizaron durante toda la tarde del martes en Gato Colorado (Santa Fe), el gobernador recordó que con ese mismo grupo se reunió en varias ocasiones —desde enero— para cumplir una extensa agenda de temas que incluyó la declaración de emergencia agropecuaria, avances en la normalización de las deudas impositivas y previsionales, las compensaciones por las pérdidas en la campaña de girasol y asistencia crediticia para la siembra de soja, aspectos sobre los cuales su gestión sigue trabajando.

“Atacamos problemas de carácter estructural, independientemente de la cuestión coyuntural. Lo importante es que la política agropecuaria goce de consenso y se pueda instrumentar”, señaló el mandatario provincial. Sin embargo, reconoció que no todos los problemas pueden resolverse “tan fácil e integralmente”. “Es importante entender que en materia agrícola y ganadera siempre hay revancha, mientras se puedan modificar las condiciones para que la rentabilidad funcione”, indicó.

Capitanich valoró el diálogo como una herramienta importante para lograr consensos. “Cuando uno tiene posiciones diferentes, los acuerdos no significan ceder a favor de la posición de un solo sector”, reflexionó. Por eso, calificó como positivo el hecho de “pasar de un conflicto a un diálogo constructivo por etapas”.

En coincidencia con los pedidos del sector agropecuario, dijo también que se buscan medidas de fondo y no sólo paliativos circunstanciales. “Es necesario establecer una estrategia de modelos productivos en materia forestal, ganadera y agrícola, para lograr mejor rentabilidad”, expresó.

Repasando los principales puntos del acta firmada por las entidades agropecuarias y el ministerio de la Producción de la Nación, el primer mandatario chaqueño valoró la discusión que se planteará en el Congreso por la Ley Nacional de Carnes, luego del proyecto que el gobierno prometió enviar a las cámaras legislativas para su tratamiento. “Pretendemos establecer, sobre una estrategia de mayor federalización, los sistemas de comercialización con un esquema que permita fijar trazabilidad y seguridad alimentaria”, explicó, en referencia a los objetivos que persigue el Chaco en cuanto al mercado cárnico y la base que pretende el gobierno “para evitar la apropiación del excedente de una parte de la cadena por algunos sectores”.

“La cadena cárnica tiene dos puntas: el productor que no recibe una compensación justa por su esfuerzo y el consumidor que paga más caro. En la fase intermedia están desde el consignatario hasta el carnicero. Entonces, resulta imprescindible ordenar la cadena”, reveló el jefe del Ejecutivo provincial. Así, dijo que el envío de la ley de carnes es “un avance cualitativo importante”.

Además, ponderó la asignación de 60 mil toneladas adicionales al cupo exportador de carnes para determinados cortes, lo que según dijo, permitirá buscar mejores mercados y precios. “Son avances significativos tendientes a destrabar la comercialización y a mejorar los sistemas de compensación de precios al productor”, destacó, al tiempo que admitió que algunos productores podrán tener al respecto “posiciones maximalistas y pretenderán más”.

También Capitanich consideró importante el avance para establecer los mecanismos de compensaciones por sequía, para los productores del país que perdieron las últimas cosechas por directa acción de las inclemencias climáticas. Y destacó la incidencia que tendrán las medidas tomadas mejorar la comercialización del trigo, con mayores facilidades para la exportación y los mecanismos de incremento del precio de abastecimiento (de 370 a 420 pesos).

Comentá la nota