Capitanich ratificó a Ivanoff como referente del diálogo político y rechaza “bravuconada” de los intendentes

Mientras intendentes y diputados de la Alianza esperaban en el entrepiso de Casa de Gobierno confirmar su plan para encadenarse en reclamo de que el gobernador los reciba, Capitanich ratificaba en conferencia de prensa, a una pared de distancia, la voluntad del Ejecutivo de canalizar el diálogo político con la oposición vía el vicegobernador, pero rechazando también “bravuconadas políticas” que además pretenden alterar la agenda institucional.
“Queremos dialogar en el marco estricto del respeto adecuado del funcionamiento institucional”, señaló Capitanich para dar lectura al artículo 141 de la Constitución Provincial, que establece en su segundo inciso, las facultades del Ejecutivo en la discusión de leyes en trámite en la legislatura.

Señaló que se establece allí que, incluso en el debate de los proyectos vetados, la intervención “por medio del vicegobernador y los ministros”.

Recordó que, en esa línea, ya se comunicó el cumplimiento del rol asignado al vicegobernador y planteó la necesidad de respecto al marco legal como una condición “absolutamente imprescindible”.

“El diálogo no se interrumpe, está abierto. Pero es necesario que las partes respetemos los canales, porque no se puede todos los días alterar la agenda”, apuntó.

Capitanich admitió no entender a los intendentes por el reclamo de una audiencia en medio de un proceso de discusión formal con el Ejecutivo en respecto a lo reglado por la Constitución.

“El diálogo sigue abierto sobre bases racionales”, insistió para recordar los argumentos ya planteados personalmente a los intendentes opositores, de la imposibilidad de que se modifique el fondo de participación municipal. “En definitiva lo que ellos quieren es que nosotros, en el Estado provincial, tengamos menos dinero”, sinceró para plantear todo lo que esta pretensión quita a la responsabilidad provincial.

“Significa menos recursos para comedores escolares, no poder proveer de tecnologías, uniformes o salarios para una mejor seguridad pública; significa incapacidad para atender las demandas sociales”, enumeró.

Explicó que, tal como ya transmitió a los intendentes, la provincia no puede resignar distribución primaria, pero sí atender puntualmente cada caso de demanda de inversión en las comunas. “Si cada municipio nos presenta los problemas particulares, por supuesto que vamos a buscar los mecanismos”, aseguró para recordar la asistencia que ya se viene dando a muchos.

“No somos magos y no podemos resolver automáticamente todos los problemas de los municipios”, defendió señalando que éstos tampoco aceptan discutir la reforma de la participación secundaria, que se distribuye entre los municipios. “Vamos a analizar caso por caso y adicionalmente hagamos un plan de obra pública (...), no podemos admitir actitudes intempestivas o bravuconadas políticas”, señaló ratificando la designación del vicegobernador para esa tarea.

Capitanich volvió a presentar los datos sobre las transferencias giradas a los municipios, señalando que en el 2008 fueron de $ 457 millones, que se llevaron en el ejecutado a 508 millones de pesos hasta fin de año.

“En el 07 los municipios recibieron 398 millones, y han tenido un incremento neto respecto al presupuesto original de 125 millones de pesos”, detalló.

Respuestas numéricas

El gobernador se ocupó de responder algunas de las apreciaciones volcadas por diputados de la Alianza sobre la ejecución presupuestaria de su gobierno. Anotó que los mil millones de gastos incrementados en el presupuesto 2009 respecto del de este año, reflejan el impacto del crecimiento de los sueldos estatales. Contrastó que de los 2149 millones en salarios previstos en el presupuesto original del 2008, se pasó ahora a los $ 2661 millones, debido a “los sucesivos aumentos que ellos se encargaron de estimular y motorizar permanentemente a través de acciones inconsultas con el Ejecutivo”.

Estos aumentos proyectan para el 2009 un gasto salarial de 3.016 millones, que aumentan ese gasto en 867 millones lo proyectado en el Presupuesto 2008.

Contrastó con este incremento que el rubro “bienes y servicios no profesionales” que incluye a los contratos de obra y otros bienes adquiridos por el Estado, se incrementaron sólo 14 millones para el año que viene.

También anotó que los intereses de la deuda presupuestados en 126 millones de pesos en el 2008 se van a 156 millones en el 2009, unos 30 millones más.

“Este humilde ciudadano chaqueño no es responsable del endeudamiento público de la provincia y lo que pagamos es por deuda heredada de gestiones preexistentes, de los que 12 años fueron de la Alianza”, recordó.

Luego de detallar los mayores recursos con que cuentan los municipios, el gobernador concluyó con probar que el aumento de presupuestario denunciado por los diputados opositores responde a los incrementos salariales, de las transferencias a los municipios y por el aumento de los intereses de la deuda.

Comentá la nota