Capitanich: La presidencia de la Legislatura es innegociable

El gobernador Jorge Capitanich marcó ayer que el oficialismo no negociará bajo ningún término la presidencia de la Cámara de Diputados con la Alianza liderada por el radicalismo chaqueño, rechazando terminantemente el convite a negociar el tema sugerido en la última reunión del Comité Provincial de la UCR.
En declaraciones a los medios locales para evaluar su viaje a los Estados Unidos integrando la comitiva presidencial, Capitancih señaló la pretensión de la Alianza como "golpismo absurdo" y como el intento de "un golpe institucional encubierto" para violentar la voluntad expresada en el resultado de las elecciones de este año.

"No hay ninguna posibilidad de diálogo, se trata simplemente de respetar la voluntad popular. No vamos a discutir con la Alianza la presidencia de la Cámara, de ninguna manera", planteó bajo el argumento de que el manejo del Poder corresponde a la fuerza que ganó las elecciones legislativas de este año.

Frente a la actitud permanente de hostigamiento de la Alianza, opongo firmeza y condiciones. Nuestra primera definición es que no vamos a resignar la presidencia de la Cámara de Diputados de la provincia. Esto sería vulnerar el principio esencial de respeto irrestricto a la voluntad popular. Ganamos las elecciones el 28 de junio. En forma contundente y plebiscitando el 50,1 % de los votos válidos emitidos. Por lo tanto, vamos a defender la voluntad irrestricta del pueblo de la provincia del Chaco", definió.

"La mayoría la tiene el que gana las elecciones" remarcó luego de anotar la importancia decisoria que tiene el doble voto de la presidencia del poder. "No vamos a discutir la presidencia de la Cámara de ninguna manera; los antecedentes de 1983, 1985 determinan enfáticamente que quienes ganan las elecciones, tienen la presidencia de la Cámara ante paridad de legisladores. Es un principio inobjetable, ineludible y no discutible; es un principio absoluto e inmanente. Si aceptamos estas acciones que pretenden modificar el reglamento para tener doble voto, es un golpismo absurdo, un intento muy claro para burlar la voluntad popular‘, definió.

Capitanich adelantó que si ese intento se consagra, la provincia recurrirá a la Justicia para garantizar el control de la institucionalidad. "En democracia se puede tener cualquier discusión, pero lo que no se puede aceptar es un golpe institucional encubierto, que significa burlar la voluntad popular", planteó. "Lo que no se gana en las urnas, no se puede ganar urdiendo maniobras legislativas desdeñables", calificó.

Comentá la nota