Capitanich se juega todo con la lógica del plebiscito.

El conflicto con el campo condiciona el futuro del gobernador.
Los cientos de afiches de fondo azul y letras blancas que rodean la plaza central de esta ciudad multiplican el rostro sonriente del gobernador. En cada uno, se promociona un logro del gobierno provincial y se repite una frase: "Respondemos con hechos".

El parecido con el eslogan del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, "Nosotros hacemos", no es pura coincidencia. Aunque no optó por una candidatura testimonial, el gobernador Jorge Capitanich confirmó en estas elecciones su condición de genuino soldado de Néstor Kirchner: volcó a todo su gobierno en la campaña y planteó los comicios del 28 como un auténtico plebiscito de su corta gestión. Dieciocho meses en los que le puso como pocos el cuerpo al conflicto de la Casa Rosada con el campo y en los que sufrió como ningún otro gobernador la epidemia del dengue, hoy aplacada por el frío.

"El esquema no es tan de campaña, sino más institucional, casi plebiscitario de la gestión de gobierno", reconoce Capitanich, en su despacho de la Casa de Gobierno. Como parte de esa estrategia, colocó al frente de la lista de diputados nacionales a su ministra de Educación, María Inés Pilatti Vergara, y a su esposa y ex ministra de Salud, Sandra Mendoza, protagonista de una escandalosa salida del gobierno, en medio de la crisis del dengue. Sin casos nuevos hace casi un mes, la epidemia que superó los 11.000 casos y dejó 6 muertes en la provincia no es un eje de campaña.

Las coincidencias entre el gobernador y los Kirchner tampoco pasan inadvertidas para la oposición. La alianza que aglutina al radicalismo del ex gobernador Angel Rozas, al ARI de Elisa Carrió y al Partido Socialista apuesta todas sus fichas a una "campización" de la campaña: puso al frente de su boleta a Pablo Orsolini, vicepresidente 1º de la Federación Agraria Argentina (FAA) e invita a los chaqueños a elegir entre Kirchner y el campo.

Ese fue el concepto sobre el que martillaron Orsolini y Rozas el jueves, en un acto en General San Martín, que cerró Alfredo De Angeli, con una arenga que hizo delirar a los 2000 asistentes. "Si estamos todos juntos, ¡minga que nos van a poner de rodillas!", gritó el dirigente entrerriano desde el palco, ubicado al fondo de un galpón con techos de chapa y sin paredes.

"El 28 de junio se ponen en juego dos modelos de país. El modelo de los Kirchner es el modelo de la confrontación, de esos que nos dicen que vivimos en la abundancia, pero que si vienen a Chaco se van a dar cuenta de que hay productores que se están muriendo de hambre", había dicho antes Orsolini, un militante socialista que en 1999 llegó a ser concejal en su pueblo, Villa Angela, pero que en 2000 dejó la política para secundar a Eduardo Buzzi en la FAA. La segunda candidata a diputada nacional es la legisladora provincial Alicia Terada, una descendiente de japoneses cercana a Carrió.

"La decisión de llevar a Pablo de candidato -explica Rozas, líder opositor e ideólogo de la campaña del Frente de Todos- surgió de que creemos que el conflicto de Kirchner con el campo no hay que dejarlo pasar inadvertido. Y hay que recordar que Capitanich fue el que llamó idiotas útiles a los productores que se unieron a las protestas."

Alineado

Aunque no está prevista una próxima visita a la provincia de la presidenta Cristina Kirchner, que el año pasado tuvo a Chaco como uno de sus destinos predilectos, el gobernador no reniega de su alineamiento con la Casa Rosada: "Los chaqueños saben que tenemos una fuerte afinidad con el gobierno nacional".

Los 718.602 chaqueños habilitados para votar deberán elegir 4 diputados nacionales y 16 diputados de la Legislatura provincial, que hoy está bajo el control de la oposición. Tras la cerrada elección de septiembre de 2007, en la que Capitanich dio la sorpresa y se impuso a Rozas por apenas 1172 votos, pocos se atreven a dar pronósticos.

Lo que está claro es que la alianza opositora perderá bancas: de los 4 diputados nacionales en disputa, tres son radicales y sólo uno del PJ. De los 16 diputados provinciales en juego, 11 son de la UCR y el ARI y sólo 5 responden al gobernador. Pero los radicales explican que un triunfo por un solo voto les permitirá conservar el control de la Legislatura y encaminarse para recuperar la provincia en 2011.

Capitanich sabe de antemano que será uno de los pocos gobernadores que engorden el bloque de diputados kirchneristas en el Congreso. Pero es consciente de que para hacerse con el control de la Legislatura deberá sacar una ventaja mayor que cinco puntos. Dice que no piensa en 2011, pero que le gustaría terminar bien su mandato. Su destino y el de los Kirchner parecen atados.

Chaco

* Cantidad de electores: 718.000

* Porcentaje del padrón nacional: 2,7%

* Cargos que se eligen: 4 diputados nacionales

EN NOMBRE DEL ESPOSO

Sandra Mendoza

Segunda candidata en la lista del PJ

Es la esposa del gobernador. Como ministra de Salud, dejó el cargo en medio de críticas por el manejo de la crisis del dengue.

EL DESAFIO DEL CAMPO

Pablo Orsolini

Primer candidato opositor

Es el segundo de Buzzi en la Federación Agraria y encabeza la lista del acuerdo entre radicales, socialistas y la Coalición Cívica.

Comentá la nota