Capitanich apoyó a su mujer: "Yo hago los cambios de gabinete, no los medios".

Luego de la maratónica exposición ante la Legislatura provincial, la oposición chaqueña salió a reclamar la renuncia de la primera dama y ministra de Salud, Sandra Mendoza, por su rol en la batalla con el dengue. Incluso, evalúan pedirle el juicio político a ella y a su marido, el gobernador Jorge Capitanich. "Ojalá me lo pidan", desafió el mandatario, antes de respaldar la gestión de su esposa, que continúa sumando polémicas.
"Ojalá me hagan juicio político", desafió ayer el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, después de que la oposición exigiera su renuncia y la de su esposa, la ministra de Salud Sandra Mendoza, por su actuación frente a la epidemia de dengue que afectó a la provincia. Así quedó en evidencia que el vendaval político que, se desató en la provincia no pudo ser contenido tras la interpelación, de más de 12 horas, a la que fue sometida Mendoza en la Legislatura provincial.

"Me quieren pedir el juicio político (en referencia a la Alianza Frente por Todos) porque saben que en las elecciones van a perder por 30 puntos", se defendió Capitanich ante PERFIL, al tiempo que evitó una tajante definición sobre el futuro de su mujer en el cargo, que enfrenta el peor brote de dengue con 10 mil casos contabilizados y 9 muertes.

No obstante, el gobernador aclaró: "Voy a hacer el cambio de gabinete cuando yo lo crea necesario, no cuando me lo pidan los medios de comunicación, los chaqueños me votaron a mí". La respuesta de Capitanich, uno de los gobernadores con más llegada al matrimonio presidencial, se refiere al rumor periodístico que indicó a principios de semana que la renuncia de Mendoza al frente del Ministerio era un hecho. El propio mandatario salió a desmentirlo. No fue la primera vez que tuvo que negar la renuncia de su esposa. (ver recuadro)

El diputado provincial del Frente de Todos, Eduardo Siri, denunció que la funcionaria se mantiene en su cargo ya que "extorsiona al gobernador para impedir que se concrete su renuncia".

El abrupto final de la maratónica interpelación frente a los legisladores provinciales de la ministra generó un sinfín de críticas desde la oposición. Sucede que luego de más de 12 horas de alocución de Mendoza, la ministra pidió retirarse al baño. "Ahí nos enteramos que había ido a dar una conferencia de prensa y cuando regresó para responder las preguntas, la sesión ya se había levantado", contó el diputado nacional de la UCR, Carlos Urlich, quien presenció la situación en la Legislatura.

Mendoza hizo uso de una estrategia que no es atípica en el plano institucional chaqueño, ya que una cláusula del reglamento provincial establece que los ministros tienen derecho a una primera exposición sin interrupciones y que luego llega el tiempo de las preguntas de los diputados. De esta forma, la esposa del gobernador evitó responder los interrogantes de los legisladores de la oposición, que consideran tardío y lleno de irregularidad su combate ante la epidemia de dengue.

Pero la ausencia de preguntas no fue lo único que generó crispación entre la oposición, sino el propio y extenso discurso de Mendoza. "La ministra habló de cualquier tema menos del dengue. El camino que nos queda es pedir juicio político, es increíble que aún se mantenga en el cargo luego de someter al Chaco a la peor epidemia del dengue", se quejó Urlich, y luego agregó: "A ella le pediremos el juicio político por su desempeño ante la epidemia y al gobernador, por mantenerla en el cargo".

La oposición asegura contar con 19 de las 32 bancas de la legislatura para poder impulsar el juicio político. El oficialismo confía poder evitarlo.

Una primera dama polémica

Sandra Mendoza es una mujer que se vio envuelta en varias polémicas. Nació en Presidencia Roque Sáenz Peña el 20 de abril de 1963. Es hija del ex ministro de la Corte chaqueña, Guillermo Mendoza, un apellido con una fuerte e histórica presencia dentro de peronismo provincial. Se casó con Jorge Milton Capitanich hace 14 años, con quien tuvo dos hijas. Una de ellas, Guillermina, festejó el sábado pasado sus 15 años con una gran fiesta en un salón del Tattersall en Capital Federal. En medio de la peor epidemia de dengue en el Chaco, la oposición local se unió en la condena de semejante festejo. El año pasado, la primera dama provincial protagonizó un escándalo en la legislatura local, cuando aún era diputada, al pelearse con gritos e insultos con otra legisladora. En febrero pasado, supuestamente enojada porque su marido le había pedido su renuncia como ministra para postularse como diputada, Mendoza estrelló su auto contra una pared de la gobernación. Según relató la ministra, el accidente se debió a que perdió el conocimiento mientras manejaba.

Comentá la nota