El capitán Fernando Rossi asumió en Luján Primera

El viernes a la tarde asumió la titularidad de la Comisaría Luján Primera el capitán Fernando Rossi. Días previos al cambio de mando se había desatado una nueva crisis entre el poder político y la Policía local. La capitana Nora Cavallero aspira a que la designen al frente de la Distrital de Navarro o de San Andrés de Giles.
El ciclo de la capitana Nora Cavallero, la única mujer en alcanzar la titularidad en la Comisaría Luján Primera, llegó a su fin. Su etapa al mando de la seccional más importante y conflictiva que tiene la Departamental Mercedes no alcanzó a cumplir un año: concluyó el viernes a la tarde cuando se produjo el traspaso de mando de manera oficial y formal. A partir de entonces, el nuevo jefe policial es el capitán Fernando Rossi.

El nombramiento del capitán Rossi se conocía desde hacía no menos de 15 días, casi el mismo tiempo que había quedado descartada la llegada del capitán de Policía y vecino de esta ciudad Walter López por motivos aparentemente políticos.

Pero como sucede en estos casos, Rossi fue el último en enterarse. De hecho, el viernes al mediodía, y mientras manejaba rumbo a Buenos Aires, lo llamaron para notificarle que debía presentarse a las 17 en Luján para asumir por primera vez en su carrera policial la titularidad de una Comisaría.

Luego de 12 años de prestar servicio en el conurbano y una década como segundo de infinidad de comisarios, la designación a Rossi le llegó en un momento crucial de su vida policial. De hecho, se había replanteado continuar en la fuerza o dedicarse por tiempo completo a conducir un camión.

SE VEIA VENIR

El relevo de Nora Cavallero era previsible. La propia capitana en varias oportunidades había manifestado su deseo de dar un paso al costado de Luján Primera. Es más, su alejamiento estuvo a un paso de concretarse hace unos meses pero un motín en la seccional congeló los planes de manera imprevista.

Su estilo frontal y su fama de honesta fueron virtudes apreciadas en el ámbito político y sectores de la comunidad, pero subestimadas dentro de la fuerza, al tiempo que le criticaban el trato que tenía con algunos de sus subalternos y cuestionaban por lo bajo la falta de mando para conducir la tropa policial.

Prácticamente desde que asumió Cavallero careció de medios materiales para dar respuestas acordes a la situación que presentaba la jurisdicción. La falta de personal también fue una constante durante su gestión. Si se sostuvo en su cargo, fue en buena medida por el respaldo que tuvo de parte de la intendenta Graciela Rosso.

La salida del capitán Hermida (hoy al frente de la Distrital de Esteban Echeverría) y el nombramiento del inspector Luis Correale, la contuvieron en su puesto aunque sólo por unas semanas.

Por ahora, la capitana Cavallero cumplirá funciones en la Policía Distrital junto al inspector Correale pero aspira a ser asignada al frente de una Distrital de la zona como pueden ser Navarro o San Andrés de Giles, cuyos titulares están por pasar a retiro.

Este ascenso depende de muchos factores, entre los cuales juega también el compromiso asumido por el comisionado Guillermo Britos con Cavallero cuando semanas atrás volvieron a verse las caras después de 24 años.

Cavallero no sabe con certeza -nadie lo informó oficialmente- las causas que precipitaron el cambio de mando. Una pista podría ser la falta de respaldo de la intendenta. Al parecer, luego de un violento asalto sufrido por una familia del barrio Lanusse consideró que era hora de cambios en la principal seccional.

Pocos supieron que ese asalto (uno más de los muchos que suelen haber en Luján) disparó una nueva crisis entre el Poder Ejecutivo y la cúpula policial local.

Otro motivo que podría explicar la salida de Cavallero obedecería a cierto desgaste lógico de su gestión, alimentado por el incremento de algunos hechos delictivos como así también de los reclamos de vecinos que cuestionaban la falta de atención y de respuestas rápidas de la Comisaría Primera.

El relevo de Cavallero y el presunto arribo de López en su lugar había empezado a escucharse a principios de marzo. El sábado 8 el portal Bragado Virtual, un sitio de internet que se dedica casi exclusivamente a difundir noticias policiales y hechos delictivos de la región, anticipó el traslado de Cavallero y lo relacionó con la falta de apoyo de Rosso a raíz de un asalto en el barrio Lanusse.

Dos días después desmintió la información de una forma curiosa. “Tal como lo anticipó BV.COM el sábado pasado, el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires no dispuso -por ahora- el relevo de la Capitán Nora Cavallero como titular de la Comisaría Luján Primera, informó hoy otra fuente policial. Se decía que en su lugar, en las próximas horas, asumirá el Capitán Walter López, que se desempeñaba en la Comisaría Primera de Marcos Paz y que hasta hace pocos meses tuvo a cargo la patrulla Rural de Luján”.

Desde la Departamental Mercedes, el comisionado Britos le dijo a EL CIVISMO que López no venía para estos pagos y que la aparición del nombre en la prensa tuvo el efecto contrario. Su traslado a Luján se había congelado.

VERSIONES

Independientemente de la capacidad como policía del capitán Walter López –tiene los mejores conceptos entre la gente de campo por su paso al frente del Destacamento Rural de Cañada de Arias-, la versión oficial indica que al haber tomado estado público el nombramiento inmediatamente quedó sin efecto.

Otros comentarios, en cambio, señalan que Rosso le habría bajado el pulgar en el Ministerio de Seguridad por el sólo hecho de saber que López es hijo de una referente justicialista que hoy milita en el espacio de su adversaria política María Inés Fernández. Al menos, así lo creen en el entorno de la ex legisladora. En el gobierno desmienten esta versión y señalan que el nombramiento de Rossi se debe a la buena relación que tiene el flamante capitán de Luján Primera con un viejo conocido y oriundo –al igual que Rossi y Cavallero- de Chivilcoy como es el comisionado Britos.

Sin entrar en mayores detalles, el comisionado Britos había señalado a este medio que “la capitana Cavallero va ir a un lugar mejor del que está pero que hasta que no está confirmado quiénes se van a retirar; no puedo decir los cambios que voy a hacer. Lo que puedo decir es que en Luján va a haber cambios y van a ser muy beneficiosos para la ciudad”, había puntualizando semanas atrás.

Para tener en cuenta

- Con el reemplazo de Cavallero ya son tres los jefes policiales que se fueron de Luján Primera en los 15 meses que lleva Rosso (Oberti y Fiore pasaron por una situación parecida) como intendenta.

Luján sigue siendo un dolor de cabeza para la Departamental Mercedes en virtud de las crisis casi permanentes que mantiene el poder político con la fuerza policial.

Llegaron patrullas, motos y hasta bicicletas pero siguen faltando tripulantes.

El refuerzo de efectivos sigue siendo escaso. Hasta ahora se sumó al plantel un solo uniformado.

Los vecinos que manifestaron el miércoles reclamaron la presencia de al menos 40 efectivos más.

El comisionado Britos sostuvo que lo ideal para Luján es contar con 350 efectivos. Hoy hay cerca de 80 policías en todo el distrito.

Comentá la nota