La capital de Venezuela, la ciudad más insegura de Latinoamérica

Un estudio reveló que la inseguridad en Caracas es el problema que más preocupa a los venezolanos. Además, afirma que se triplicó desde 1998 tasa de homicidios. Destaca que cada 38 minutos muere un venezolano en manos del hampa
En las encuestas, la inseguridad aparece como la primera preocupación de los venezolanos. Tanto es así que la Mesa de Unidad Demócratica -un grupo opositor que reúne a partidos de izquierda con otros de la derecha más feroz- salió a denunciar que Venezuela tiene la mayor tasa de homicidios de América latina.

Pedro Bénitez -el coordinador de esta alianza- presentó estudios de varias organizaciones no gubernamentales y advierte que desde febrero del año 2005 no hay cifras oficiales sobre homicidios y secuestros en el país.

Estudios privados revelan que cada 38 minutos muere un venezolano a manos del hampa y que todos los días un joven venezolano debuta de una u otra manera en el delito.

Y la preocupación por la violencia no es sólo territorio de la oposición sino también lo es de los partidarios de Hugo Chávez.

El 4 de agosto, el presidente bolivariano lanzó el plan "Guardia del Pueblo" para disminuir los altos índices de inseguridad y violencia. Pero la oposición recordó que en 1998, antes de que Chávez comenzara su primera campaña presidencial, hubo un total de 4.550 homicidios y, en el 2008, esa cifra fue de 14.589 muertes.

El mismo Benítez señaló que en estos 10 años de chavismo, la tasa de homicidio se triplicó", remarcó Benítez. Estas estadísticas -aseguró- ubican a Venezuela con la tasa más alta de homicidios en América latina por encima de México, Brasil y Colombia. En Caracas viven 4 millones y medio de personas y, en toda Venezuela, 27 millones.

La violencia surge de la impunidad y de una crisis institucional porque el gobierno no asegura el funcionamiento de la justicia y decidió no desarmar a la población y a los delicuentes. Cuando el gobierno hace elogio de los violentos tiene un sentido político, pero que impacta en lo social. Además de la falta de respeto a la ley ante la sensación de impunidad, aparecen los linchamientos según informa el diario Clarín.

En cuanto a los sicarios remarca que tiene que no confías ni en la justicia y ni en la policía, por lo que se busca a alguien para que mate y así se malentiende que se hace justicia.

Comentá la nota