Capital reconoce que los planes sociales no atacan la exclusión.

Por eso impulsa la capacitación laboral y la educación. En el municipio afirman que hay 3.500 beneficiarios. A través del Programa Único Municipal de Inserción Social, la comuna tiene a 161 personas afectadas al barrido de calles.
A través de estimular la libertad individual y generar el deseo de cambio en el otro, la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza trabaja en el bienestar de aquellos vecinos que intentan salir del asistencialismo estatal a través de una serie de programas que promueven estos valores y fomentan la educación.

Desde la comuna sostienen que una de las maneras de lograr el progreso de los vecinos no es a través de los planes sociales, aunque los consideran necesarios, sino que se debe promover además "la libertad y la autonomía" de la persona, explicó Sandra Gómez, secretaria de Gobierno.

La Ciudad de Mendoza cuenta con alrededor de 3.500 beneficiario de los planes sociales nacionales y provinciales. Los receptores de algunos de ellos como el Jefes y Jefas de Hogar y/o el Plan Familia reciben el impulso comunal para poder capacitarse a través de diversos cursos o tener la oportunidad de finalizar sus estudios. El municipio explicó que se realiza un seguimiento domiciliario a los receptores para certificar el cumplimiento y la asistencia a las capacitaciones. En caso de que no cumplan, se revisa la situación y el beneficiario puede perder el plan.

Gómez sostuvo que la labor efectuada no es exclusiva del área de Acción Social del municipio, sino que se apunta a trabajar en conjunto con otras como Salud y Deportes, por ejemplo.

Programas municipales

A través del Programa Único Municipal de Inserción Social, la comuna capitalina tiene en la actualidad a 161 personas afectadas al programa de barrido. Cada uno de estos receptores tienen la oportunidad de ir a la escuela o capacitarse en algún oficio, como por ejemplo pintura, albañilería o la producción de un vivero.

El espacio para niños y adolescentes se da en los 7 jardines maternales de la comuna y los 9 municentros. Según explicaron, a través del Centro de Oportunidades para Jóvenes se ofrece apoyo escolar, además de tratar de incluir a los mismos en proyectos culturales o deportivos. Además, desde la comuna hicieron hincapié en que las meriendas que reciben los niños y los ancianos están realizadas por nutricionistas.

Con respecto a la labor en conjunto, Gómez explicó que en programas como el de Nutrición (se realiza un seguimiento y se entrega un bolsón con alimentos especiales, además de capacitar a las madres con cursos de cocina), Veo Veo o Ayudando a Nacer, se conjuga la labor de los responsables de salud de la comuna y de Acción Social.

Además, pretenden facilitar el acceso al centro de salud, para que el vecino se acerque y reciba un tratamiento adecuado.

Un trabajo puerta a puerta

Si bien la comuna reconoció el gran esfuerzo que representa el trabajo en pos de lograr la inclusión social, aseguraron que la única manera de que esta sea efectiva es acercándose a los vecinos para que tengan la oportunidad de presentar sus ideas e inquietudes.

"Ellos tienen que tener conciencia de que son el motor de cambio" sostuvieron desde la comuna.

A través de reuniones con los vecinos de los barrios San Martín, la Favorita, Flores, Olivares o de la Cuarta Sección, se articula una serie de programas para incentivar la participación en la comunidad, mantener limpias las calles, y fortalecer el crecimiento y el desarrollo de niños y adolescentes con la participación torneos deportivos.

Por otra parte, explicaron que mucha de la ayuda que brinda la comuna no se traduce en valores monetarios, "acá no se regala nada", sentenciaron, y agregaron: "podemos facilitar algún medio, pero el esfuerzo, la labor y el reconocimiento es para los vecinos".

Comentá la nota