En Capital, el 21,5% recibe ayuda social

Entre las cinco ciudades más importantes de la provincia, es la que mayor porcentaje de beneficiarios de planes nacionales tiene. Sin datos de Villa María. Quejas por supuesta discriminación política y por demoras en el envío de ese tipo de fondos.
Sin datos aportados por la Municipalidad de Villa María, ciudad gobernada por el kirchnerista Eduardo Accastello, la presencia de los planes sociales del Gobierno nacional se hace notoria en los principales municipios de la provincia. Sin embargo, hay quejas por el atraso en los pagos y funcionarios que plantean que existen premios y castigos, según la extracción política del intendente de cada ciudad.

Los cuatro intendentes que conforman la denominada Mesa K, que gobiernan las ciudades de Córdoba, Villa María, Río Cuarto y Villa Carlos Paz, están entre los que muestran conformidad con la marcha de los planes sociales de la Nación.

En tanto, desde San Francisco, la cuarta ciudad de la provincia, hay otra opinión y se expresan quejas por la demora en la llegada de los fondos.

Un relevamiento realizado por este diario constató que la Nación gasta sólo en la ciudad de Córdoba alrededor de 29,5 millones de pesos mensuales.

En Río Cuarto, segunda ciudad de la provincia, la inversión en planes sociales asciende a 1.167.000 pesos cada 30 días. Otro caso es el de Villa Carlos Paz, donde la suma mensual es de 147 mil pesos, mientras que en San Francisco (gobernada por el schiarettista Martín Llaryora) ronda los 168 mil pesos mensuales.

El único dato al que pudo acceder este diario de lo que llega a Villa María en concepto de planes sociales es que en el plan Familia, que vino a reemplazar al Jefas y Jefes de Hogar, el municipio recibe alrededor de 100 mil pesos mensuales.

Sin embargo, el incremento presupuestario para obras de infraestructura con fondos nacionales tuvo un incremento del 18 por ciento en el último cálculo de ingresos y egresos del municipio.

En concreto, los planes sociales que bajan desde la Nación son los siguientes: el plan Familia, que consiste en asignaciones mensuales para grupos familiares cuyos montos dependen de la cantidad de hijos; el plan Jefas y Jefes, que todavía sobrevive en algunos municipios; las pensiones no contributivas; el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria (el Vale lo Nuestro cordobés) y algunos otros programas que están dirigidos a capacitación en oficios y a jóvenes de áreas vulnerables.

Números. Los niveles de pobreza difundidos en los últimos meses señalan que en el país hablan de un crecimiento de la indigencia. Estudios que se dieron a conocer en agosto pasado reflejan que, por ejemplo, en el Gran Córdoba hay unas 400 mil personas por debajo de la línea de la pobreza, cifra que refleja al 29 por ciento de la población.

Así las cosas, el plan Jefas y Jefes, instaurado tras la crisis de 2001, le dio paso al plan Familia, que propone el reparto de fondos a los hogares de acuerdo a la cantidad de hijos de cada núcleo familiar.

En Córdoba capital este plan tiene 182 mil beneficiarios que cobran un promedio de 180 pesos mensuales.

Además, quedan unos 17 mil beneficiarios del plan Jefas y Jefes que demandan una inversión de cuatro millones de pesos por mes.

En total, la ayuda social que llega de la Nación a Córdoba cubre a unas 275 mil personas, que representan el 21,5 por ciento de la población de la Capital.

Si se tiene en cuenta que todos los meses el municipio recibe 29,5 millones de pesos, el gasto social por habitante asciende a 22,6 pesos.

En Río Cuarto esa cifra trepa a 7,4 pesos mientras que en San Francisco es de 2,7 pesos y en Carlos Paz llega a 2,5 pesos.

Cuenta propia. Horacio Viqueira, secretario de Desarrollo Social de Córdoba, apuntó que el municipio gasta por su cuenta unos 10 millones de pesos por año en concepto de acción social. "Tenemos también mucho gasto social en salud y educación", aseguró el funcionario.

Los problemas con el cobro de los programas sólo fueron planteados por los responsables del área de Acción Social de San Francisco, ciudad que no está bajo el manto del kirchnerismo.

"Hay muchos problemas que no tenemos en la ciudad y que sí están en Villa María", se quejó el director de Desarrollo Social Jorge Borgognoni.

"En realidad, no tenemos cabida y se nos hace más fácil gestionar muchas cosas por la provincia", recalcó.

En Villa María, donde el intendente Accastello aparece como el principal dirigente kirchnerista de la provincia, el gasto social es palpable en las obras públicas y en los programas de salud que se vienen desarrollando. Sin embargo, el hermetismo es casi total y se hace imposible conseguir los datos con los montos de los fondos que la Nación destina a esta ciudad en este concepto.

En Río Cuarto, en tanto, Guillermo Aón, titular del área social, sostuvo que la situación económica de la ciudad se deterioró. "Tenemos en la ciudad mil empleos menos en la construcción que hoy están con el seguro de desempleo que dentro de unos meses dejarán de cobrar", dijo el funcionario que apuntó que, generalmente, los pagos llegan en tiempo y en forma desde la Nación.

Comentá la nota