Capital: La pelea UPCN-SUOEM paralizó casi todo el municipio

No hubo recolección de residuos ni limpieza de la ciudad. Lima analiza descontar el día no trabajado
La pelea por mayor espacio de poder en la Municipalidad de la Capital que mantienen desde hace años los gremios de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y el Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (SUOEM), tuvo ayer un nuevo capítulo que arrojó como resultado la paralización de casi todos los servicios municipales porque buena parte de los empleados -de SUOEM- no concurrieron a trabajar. Y la amenaza del intendente Marcelo Lima de tomar medidas como el descuento del día a los que no se presentaron a trabajar (ver Seis preguntas).

La pelea afectó servicios esenciales, como recolección de residuos, limpieza de las calles y la faena de animales en el matadero. Y tuvo un índice de ausentismo que el intendente estimó en el orden del 70 por ciento.

El origen fue la decisión de UPCN de convocar a elección de 20 delegados municipales, que son el nexo entre la comuna y el gremio, que se iba a realizar ayer de 7 a 13 con urnas instaladas en el edificio municipal.

Pero, según Enrique Funes, secretario gremial de UPCN, cuando llegaron a las 7 con las urnas se encontraron "con el municipio tomado por autoridades del Sindicato Municipal y con las puertas cerradas".

El gremialista dijo que no los dejaron ingresar para realizar el acto comicial y habló de "actitud patoteril de los señores del gremio municipal" y de "permisividad de las autoridades del municipio de permitir que las puertas no estén abiertas".

De esos hechos labraron un acta con una escribana y Funes dijo que no descartan hacer denuncias en la Justicia por "práctica desleal".

A pocos metros de donde Funes hablaba con la prensa, en la explanada del municipio, se encontraba Pascual Manchineles, secretario general del SUOEM, acompañado de varios dirigentes. Pero fue Antonio D'Amico, secretario de Asuntos Institucionales de la Confederación de Trabajadores Municipales, quien llevó la voz del sector.

D'Amico negó que hubieran tenido intervención en la decisión de no permitir el ingreso a la gente de UPCN y en la actitud de paralizar los servicios. "La gente no ha venido porque no quiere. Ya eligieron a sus delegados, que son de la casa, y no gente de afuera", dijo el dirigente.

UPCN y el SUOEM mantienen una vieja batalla por la representación gremial en los municipios, y sobre todo en Capital, porque significa lograr un mayor espacio de poder en la comuna más grande de la provincia. Y en esa disputa han mantenido varios enfrentamiento y hasta UPCN logró que en la gestión de Enrique Conti se aprobara una ordenanza que autorizó al gremio a ingresar con representantes a la paritaria, donde se discuten salarios, pero nunca logró llevar a la práctica esa conquista.

Comentá la nota