La capital necesita 4 cuarteles más

Lo aseguró el jefe del área, Jorge Serrano, quien señaló que deberían estar ubicados en los barrios Sapere, Valentina Sur, Confluencia y Parque Industrial.

Además advirtió que hace falta redoblar la cantidad de agentes, ante el crecimiento demográfico que presenta la ciudad.

Neuquén > El dos de noviembre pasado un incendio en la empresa Indarsa de Parque Industrial puso nuevamente en el ojo de la tormenta la carencia y precariedad de los elementos con los que cuenta Bomberos de la Policía para actuar ante una emergencia.

En esa oportunidad, las llamas ardieron durante más de un cuarto de hora antes de que las dotaciones llegaran al lugar. Dieciséis minutos más tarde de lo estipulado por las normas internacionales para actuar de manera eficiente. Entonces, el fuego ya había alcanzado a destruir unos 30 contenedores con deshechos químicos.

La presencia en tiempo y forma de una autobomba en esa zona hubiera podido aligerar la espera y de ser peor aún, evitar cualquier pérdida humana. Afortunadamente, el siniestro no pasó a mayores.

Al no contar con un móvil en condiciones de ser utilizado en ese sector, se debió requerir la intervención del Cuartel Central de Bomberos de la calle Libertad al 50. Una urgencia; 15 kilómetros para llegar; y minutos al acecho de cobrarse vidas o más materiales.

Faltan cuarteles

Falencias como ésta se agigantan con el crecimiento demográfico que experimenta la ciudad. Según estimaciones del jefe de Bomberos de la Policía de la provincia, Jorge Serrano, "hacen falta al menos cuatro cuarteles más en los barrios Sapere, Confluencia, Valentina Sur y Parque Industrial para cubrir las emergencias".

También, manifestó que se deben sumar alrededor de 150 agentes en los puntos estratégicos de la ciudad. "Actualmente tenemos entre 157 y 163 efectivos y conforme a las normas internacionales estamos en un coeficiente bastante bajo", denunció.

Además de los tres cuarteles en el área capital, aclaró que dependen de Bomberos de la Jefatura de la Policía: el aeropuerto Chapelco y Presidente Perón, Bomberos de Zapala y San Patricio del Chañar.

Ante cada gran incendio que se sucede en Neuquén, surge, como de las cenizas, la preocupación por la crítica situación que atraviesa esta división para enfrentar esta clase de siniestros. Y la certeza de que el dinero para el área que se desprende del presupuesto asignado a la Policía, no es suficiente para equipar al personal con los elementos de trabajo necesarios.

Autobombas en baja

A esto se suma que de las seis autobombas que debieran funcionar en el sector urbano de la capital, cuatro están fuera de servicio hace meses, debido a fallas en el sistema mecánico.

Parque Industrial y Villa Hipódromo (Cuartel Nº 6) son los sectores más afectados por estas bajas, que ante un siniestro como el sucedido días atrás deben depender del auxilio de autobombas desde el Cuartel Central o Nº 2 de Gregorio Álvarez. En estos últimos, la pérdida de vehículos por falta de mantenimiento o reparación, también representa un serio riesgo a la hora de cubrir una emergencia o varias a la vez. Es que de las cuatro autobombas que debe tener a disposición el Cuartel Central, sólo funciona una Ford F-100 Duty con capacidad para 800 litros de agua y una con escalera hidráulica para 2.000 lts. En tanto, Gregorio Álvarez se maneja sólo con una Iveco de 3.800 lts.

Además, desde hace un mes aproximadamente el cuartel Nº 6 de Villa Hipódromo, perdió la única autobomba destinada a esa zona. Una Mercedes 1.521, por una rotura en la caja de dirección y tren delantero.

En tanto, en Parque Industrial se espera por la llegada de una Ford Puma que estuvo dos años sin prestar servicio por fallas en el motor. Pero ante la escasez de unidades disponibles, hace seis meses se decidió repararla para ponerla otra vez en uso.

A pesar de las limitaciones, Serrano aclaró que desde la Jefatura de la Policía se está haciendo lo posible para poder revertir este problema. "Sabemos que no es facil porque es una situación que Bomberos arrastra desde siempre. Históricamente se ha ido detrás del siniestro y no se trabaja en la prevención. Todas las obras que se han iniciado nunca se culminaron. O no hay una política de Estado para el área o bien no hay recursos o presupuesto suficiente", señaló.

También destacó el importante trabajo que se está haciendo con Defensa Civil provincial, municipal, Bomberos Voluntarios de Plottier y Centenario y Emergencias sanitarias para afrontar cada urgencia que se presenta.

Proyectos para mejorar la actividad

Neuquén > El primer proyecto de ley que ingresó a la Legislatura provincial durante esta gestión es el que redactó la Federación Neuquina de Bomberos Voluntarios para regular su actividad. La extensa propuesta tiene 73 artículos y busca jerarquizar y apoyar la formación, desarrollo y efectividad de los denominados "servicios públicos voluntarios".

En sus argumentos el proyecto señala que hay 22 asociaciones de bomberos voluntarios en la provincia con más de 600 personas dedicadas a su servicio.

El objetivo de este proyecto es el de mantener y desarrollar el servicio público imprescindible, voluntario y gratuito. También establece que es indispensable y obligatorio el aporte estatal para el equipamiento.

Además está el proyecto que presentaron los funcionarios de Defensa Civil para crear el Sistema Provincial de Gestión de Riesgos y de Emergencias (Sipgre), el cual ya obtuvo su sanción en general por la Cámara provincial.

Esta ley plantea necesidad de unificar criterios y coordinar entre todos los estamentos estatales que estén relacionados a la prevención y acción contra emergencias y catástrofes.

La iniciativa concentra a todos los organismos que brindan servicio a la comunidad contra emergencias y, en el caso de los bomberos, los subordinan a la Policía provincial.

Equipar a un bombero cuesta u$s 5.000

El alto costo que significa el arreglo de una autobomba, en especial si se trata de una marca importada, representa un desembolso de dinero que tarda meses o años en llegar, para poder ponerla en funcionamiento nuevamente. Este es el caso de la unidad JP 273 Pierce (estadounidense), cuya reparación ronda los 50 mil dólares y hace 9 meses que está fuera de uso por roturas en la campana de freno y en el motor.

El costo del móvil varía de acuerdo a la marca, el uso y la capacidad de almacenamiento de líquido. De esta manera, una autobomba aeroportuaria importada ronda entre los 500 y 900 mil dólares. Mientras que una nacional puede ir desde los 600 mil pesos a un millón según sea urbana o de intervención rápida.

Por su parte para equipar a un agente con los equipos estructurales y autónomos correspondientes se necesita destinar 5 mil dólares por bombero. «Se trata de trajes y elementos especiales que son fabricados en el exterior y por ende son caros. Pero además no pueden ser compartidos», indicó el jefe de Bomberos de la Policía, Jorge Serrano.

La última compra se hizo después del incendio de la Asociación Española (2006). En esa oportunidad también se compró una autobomba. Según informó Serrano, para antes de fin de año podrían contar con la compra de unos 20 equipos. Además se podría concretar un cuartel entre Parque Industrial y barrio Gama Alta Barda.

Comentá la nota