En Capital se extinguieron los productos de la línea blanca anunciados por Cristina Kirchner

En Capital se extinguieron los productos de la línea blanca anunciados por Cristina Kirchner
Como consecuencia de la crisis internacional, el Gobierno lanzó políticas para reavivar la inversión y el consumo, con el objetivo de aminorar el impacto local. Después de anunciar el plan canje de autos y heladeras, el 29 de enero llegó el turno de renovar la línea blanca.
Diez días después del anuncio, el plan canje de Cristina Fernández de Kirchner es insuficiente. Perfil.com salió a la calle para ver cómo respondía la gente a la propuesta del Gobierno. Heladeras, cocinas, lavarropas, calefones y termo tanques, deberían ofrecerse a un precio preferencial, según señaló la Presidenta en Olivos.

Sin embargo, conseguir un producto nuevo, plan canje mediante, no es tarea sencilla; en Garbarino, sólo estaba a disposición el plan de heladeras, donde el precio de una Patric se reducía de $1800 a $1440, pero en el momento de pensar en adquirirlas estaban agotadas. "La gente viene mucho y pregunta todo el tiempo por los productos, a veces logramos convencerlos que se lleven otra cosa", dijo uno de los vendedores consultados.

En Rodo, donde el plan sí estaba en vigencia, sólo había disponibles una marca de cocinas, una de calefones y una de termo tanques, muy poco para elegir y los productos ofrecidos eran de baja calidad, según le manifiestan los compradores a los vendedores. En este local, la compra debía ser en efectivo o en cuotas, pero con la obligación de adquirir la tarjeta de crédito del negocio. “Tenemos casi todos los productos del plan canje, la gente pregunta mucho por ellos, sólo falta recibir los lavarropas”, dijo Marcelo Chiachio, gerente de una de las siete sucursales que tiene la cadena.

Pero la sorpresa más grande fue al entrar al local de Frávega de la calle Florida, donde los productos que estaban a disposición del Plan se habían agotado la misma tarde del lanzamiento: sólo disponían de 14 cocinas por sucursal y de 1000 cocinas entre 70 sedes, según informaron fuentes de la empresa.

Francisco Viltes, empleado de la sucursal de electrodomésticos Ribeiro, en Almagro, coincidió con el resto de los consultados y dijo que esperan recibir sólo 4 cocinas por local.

Según anunció la Presidenta en Olivos la semana pasada, serían colocados en los comercios 100.000 lavarropas, 80.000 cocinas, 50.000 calefones y termo tanques que tendrían descuentos entre un 20% y un 50 %. "Es para que las amas de casa tengan en cuenta el presupuesto completo. Lo importante es cerrar la ecuación con los instaladores", dijo Cristina, y agregó que el pago sería de 12 cuotas consecutivas, con una taza de interés del 11 % anual.

Sin embargo, el plan es todavía es un sueño para muchos, no alcanza a satisfacer las necesidades de la gente y la promesa del cambio, no deja de ser otra deuda.

Comentá la nota